Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

200 personas con obesidad y sobrepeso esperan una cirugía

El doctor Francisco Berger, asegura que la técnica de manga con cruce duodenal, podría reemplazar en el futuro al bypass gástrico.

Por La Prensa Austral Martes 31 de Mayo del 2011

Compartir esta noticia
167
Visitas


Que los magallánicos tengan problemas de sobrepeso y obesidad no es ninguna novedad, pero lo que sí llama la atención es que 200 personas en Magallanes estén a la espera de una cirugía para revertir su condición, y que más de mil, estén ingresando al Policlínico de Obesidad para algún día ser evaluados.

El cirujano Francisco Berger, explica que en la Unidad Bariátrica del Hospital Clínico de Magallanes (que está reconocida a nivel ministerial) han sido operados alrededor de 1.200 pacientes con problemas de peso. Algunos con más índice de masa corporal que otros, pero al fin y al cabo, la mayoría tiene sobrepeso u obesidad.

“Este problema es una llave que no tiene término, es la realidad de la región, pero hay grupos de pacientes que si son evaluados a tiempo, pueden revertir su condición”, señala Berger.

Es el caso de quienes padecen diabetes. El profesional asegura que la cirugía donde se utiliza la técnica “manga con cruce duodenal” permite que quienes sufren la enfermedad, puedan tener un resultado favorable si se les evalúa antes de los cinco años desde que fue diagnosticada.

No sólo mejora los trastornos metabólicos como triglicéridos, colesterol, hígado graso, sino también hace bajar de peso a los pacientes de forma importante y con seguridad, y la calidad de vida es muy superior al bypass.

“Somos una de las tres Unidades Bariátricas reconocidas por el ministerio y de ahí que nos asignaran la labor de seleccionar 35 pacientes para operar sin costo. Estamos evaluando a quienes vamos a intervenir, porque la lista de espera es larga y debemos adoptar ciertos criterios para escoger a los beneficiarios”, dijo Berger.

Bypass gástrico v/s
manga con cruce duodenal

El médico participó hace unas semanas en el Quinto Congreso Internacional de Cirugía Bariátrica y Metabólica que se realizó en Mendoza, Argentina.

Ahí expuso un trabajo sobre los 100 primeros casos en los que utilizó la técnica de “manga con cruce duodenal”, la que ha realizado desde el año 2007 y que no se efectúa en ninguna otra región.

“El objetivo es evaluar a posterior qué técnica es la más precisa, pero demostramos que ésta es la más fácil de realizar y que los resultados son mejores al bypass gástrico sobre todo en ítems como calidad de vida”, dijo.

Otro tema no menor, es la reganancia de peso. Mucho se habla que los pacientes que se someten a este tipo de cirugías no logran manejar la ansiedad y al paso de algunos años, vuelven a recuperar esos kilos que perdieron al operarse.

Berger explica que ha quedado demostrado que a cuatro años de haber sido operados con la técnica de manga con cruce duodenal, sólo el 7 por ciento de los pacientes regana peso, mientras que con el bypass gástrico, más del 30 por ciento vuelve a engordar después de la cirugía.

“A los pacientes se les hace un seguimiento para controlar el peso, que llega al 97 por ciento. Además, la diferencia es importante entre ambas técnicas y hay que evaluar los próximos tres o cuatro años más, ya que podría reemplazar en el futuro al bypass gástrico”, asegura el cirujano.

El profesional califica como un éxito rotundo el bajo porcentaje de reganancia de peso, sobre todo, porque son muchos los adolescentes que se han sometido a la intervención que en el caso de ellos es mucho más complejo.

En relación a quienes vuelven a ganar “kilitos”, Berger es un convencido de que la razón es que no corrigen sus hábitos alimentarios. “Una persona que come poquito todo el día, se come una vaca, pero nunca regana el peso que tenía antes de operarse”.

330 procedimientos

Debido a los exitosos resultados en la Unidad Bariátrica del Hospital Clínico se realiza la técnica de manga sola o con cruce duodenal, y optaron por no efectuar más procedimientos de bypass gástrico, los que llegaron a 700.

“Nos dimos cuenta que esta técnica es superior a los bypass. Los pacientes comen de todo, se restringen menos, y estamos operando a personas con índice de masa corporal de 50 ó 60, es decir, hasta con más de 100 kilos”, sostuvo.

La baja de peso es más lenta que el bypass, pero le da más seguridad al paciente de no tener daño hepático, y los tejidos se sueltan menos.

“Hemos realizado 330 cirugías con manga con cruce, y no tenemos mortalidad, lo que es muy bueno. Eso nos da seguridad de que lo estamos haciendo bien”, enfatizó el cirujano.