Necrológicas
  • Susana Pérez D'Angello
  • Carlo de Gavardo Prohers
  • Matías Rudencindo Ulloa Bahamonde
  • René Avendaño
  • Alejandro Cárdenas Alarcón
  • Carlos René Santana Cárcamo
  • Juan Carlos Uribe García

4 años de cárcel efectiva para chofer ebrio que arrolló y causó muerte a mujer: no podrá manejar de por vida

El peritaje de la Siat estableció que el conductor circulaba a una velocidad de 120 kilómetros por hora.

Por La Prensa Austral Martes 16 de diciembre del 2014

Compartir esta noticia
264
Visitas


A cuatro años de cárcel efectiva, al pago de una multa de 5 UTM ($215.990) y a la prohibición de por vida de obtener licencia de conducir fue sentenciado Marco Antonio Miranda Ochoa, de 26 años, tras terminar el proceso judicial que lo condenó como autor del delito de conducir vehículo motorizado en manifiesto estado de ebriedad causando muerte, sumado al hecho que lo hacía sin tener licencia de conducir. El acusado aceptó los cargos presentados por la Fiscalía en su contra la semana pasada, y ayer se conoció la pena que deberá purgar, sin posibilidad de optar a beneficios extracarcelarios.

El proceso judicial abordó la muerte de Luz María Espinoza Coihuín, vecina del barrio 18 de Septiembre, quien cerca de la 6,30 horas del pasado 22 de junio, fue embestida por el vehículo Hyundai Excel que conducía el imputado, accidente ocurrido en la calzada poniente de Avenida Martínez de Aldunate, en la esquina con calle Ramón Freire.
Tras protagonizar la tragedia, el acusado continuó su marcha, sin que se haya detenido a prestar ayuda a la víctima, y trató de huir. Sin embargo, a pocas cuadras detuvo el auto, lo estacionó y se dirigió caminando hasta el cuartel de la Primera Comisaría de Carabineros donde procedió a entregarse.

Según arrojó el resultado de los peritajes de la Siat, Miranda Ochoa, conducía a cerca de 120 kilómetros por hora (pese a que esto fue fuertemente cuestionado por el abogado defensor Marcos Ibacache), en una zona urbana donde la velocidad máxima permitida es de 60 kilómetros, sumado a que lo hacía con 1,52 gramos de alcohol en la sangre, lo que habría disminuido su capacidad de reacción ante el cruce de la mujer por un lugar no habilitado para dicho efecto.

La familia de la víctima fatal se retiró en silencio del Juzgado de Garantía, donde el juez Juan Villa Martínez dio lectura a la sentencia. Los parientes pidieron la comprensión por su pesar que arrastran tras la trágica de Luz María Espinoza Coihuín.

Comenta esta noticia