Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

A 1,60 metro de profundidad afloran aguas subterráneas en el Cementerio Cruz del Froward

La etapa I del camposanto se encuentra con prohibición de funcionamiento debido a la detección de un deficiente sistema de drenajes.

Por La Prensa Austral Lunes 22 de Agosto del 2011

Compartir esta noticia
83
Visitas


A partir de 1,60 metro de profundidad es posible detectar aguas subterráneas en algunos sectores de la etapa I del Parque Cementerio Cruz de Froward, según arrojan las mediciones que se vienen realizando con motivo del sumario sanitario instruido por la seremi de Salud tras la denuncia por la inundación de tumbas.

Así al menos aparece consignado en una de las planillas que contiene los registros de los niveles de agua testeados. La profundidad del agua subterránea fluctúa entre 1,60 a 2,55 metros dependiendo del lugar medido.

Las mediciones con piezómetros se realizan desde el pasado mes de marzo luego que una madre encontrara el cuerpo de su pequeño hijo flotando dentro de su urna. Esta periódica inspección ha permitido certificar la real magnitud del problema, que de paso ha dejado al descubierto el deficiente sistema de drenajes con que cuenta el camposanto privado que funciona a la entrada norte de Punta Arenas.

Dentro de este conflicto, la Inmobiliaria Parque Cruz de Froward consiguió el pasado 20 de mayo que la autoridad sanitaria alzara la prohibición de funcionamiento de inhumar en la etapa II, asumiendo el compromiso de llevar un registro permanente de revisión de los niveles de agua y con la recomendación de sólo inhumar en los primeros dos niveles del terreno, o sea, hasta los 2,30 metros de profundidad, debido a que bajo este nivel se han observado y constatado los mayores problemas en el suelo existente (mazacote). La medida conlleva el uso de criptas perforadas en su fondo para facilitar la salida del agua que pudiese ingresar a ella; la no utilización de manga plástica para envolver las urnas, y el uso de una capa de gravilla bajo las criptas de al menos 20 centímetros de espesor, para mejorar la permeabilidad del terreno bajo ella y así facilitar la salida a través de las perforaciones del agua que pudiese ingresar a la cripta.

Sector más crítico

La etapa I sigue siendo el sector más crítico debido a que la infraestructura del sistema de drenajes hace imposible manejar los niveles de agua subterránea. El informe técnico evacuado por el ingeniero civil Claudio Sáez González, de la dirección de Obras Hidráulicas de Magallanes del Ministerio de Obras Públicas, es lapidario cuando menciona que debido a la actual ubicación del Parque Cementerio Cruz de Froward, se “prevé que los niveles de agua subterránea se verán fuertemente influenciados por las variaciones del eje hidráulico del río Llau-Llau y estero Bisch, los cuales impedirán una descarga completa del agua subterránea bajo el cementerio, al constante escurrir de las mismas a ambos lados del parque”.

El otro grave problema de salud se manifiesta a través de la contaminación de las aguas de ambos cauces como resultado de las descargas a través de los drenes instalados en el cementerio.

En tal sentido el departamento de Acción Sanitaria de la seremi realizó una serie de muestra de agua del lugar. Al analizarse la Norma Chilena Oficial (NCh) 1333 sobre requisitos de calidad del agua para diferentes usos, los resultados arrojan elevados parámetros que se encuentran sobre la norma respecto a riego, sobre todo en cuanto al contenido de coliformes fecales en agua de riego destinadas al cultivo de verduras y frutas que se desarrollan a ras de suelo. El límite máximo de coliformes fecales es de 1000 NMP (número más probable), sin embargo la muestra obtenida del agua de la etapa 2 del cementerio que escurre hacia el río Llau-Llau, el parámetro analizado fue de 1.700 NMP por 100 ml (mililitro).

Sanciones

El sumario sanitario concluyó imponiendo una multa de 250 UTM (9,6 millones de pesos) a Inmobiliaria Parque Cruz de Froward por infringir el artículo 17 del Decreto Supremo 357/70 sobre Reglamento General de Cementerios, al no contar con un sistema adecuado de drenajes, sumado a la falta de mantención de las redes de drenaje del camposanto. Esta sanción dio lugar a la presentación de un recurso de reposición administrativa por la parte de la empresa sumariada. No obstante, la autoridad sanitaria denegó el recurso y mantuvo a firme la multa, a la vez que tampoco accedió a lo solicitado por la Inmobiliaria Cruz de Froward, en el sentido de permitir inhumar en la etapa Uno del Parque Cementerio, hasta que no se dé total cumplimiento al cronograma de obras a realizar en dicho lugar, señalado en la carta Gantt.

Ante ello la empresa aludida interpuso un recurso de reclamación ante el Tercer Juzgado de Letras, causa que quedó en manos del juez Marcos Kusanovic.

Sandra Muñoz Concha, la principal afectada con la inundación de tumbas, expresó su preocupación porque a la fecha se mantienen los niveles de agua subterránea en el cementerio privado, sin que haya funcionado el sistema de drenajes. Más allá de las críticas que en su oportunidad enfrentó la seremi de Salud, María Isabel Iduya, por su actuación en este caso, Muñoz manifestó su conformidad por la acuciosidad y transparencia con que la autoridad sanitaria y sus colaboradores han llevado adelante este sumario.