Necrológicas
  • Susana Barría Vigna

Agustín Edwards Eastman: “Hay que luchar para mantener el caballo chileno”

Ayer se inició Consultivo Nacional de Criaderos de Caballos Chilenos en el Hotel Casino Dreams.

Por La Prensa Austral Viernes 1 de Julio del 2011

Compartir esta noticia
53
Visitas


El caballo chileno es una raza única, que hoy es defendido incluso como factor de chilenidad, por muchos que otros países busquen identificar hoy un caballo americano.

Esta es una de las temáticas que apasiona a Agustín Edwards Eastman, presidente de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos y propietario del Criadero Santa Isabel, toda una institución a nivel nacional. El directivo se encuentra en la región participando del Consultivo Nacional de Criadores de Caballos Chilenos, junto a su directorio nacional y presidentes de las asociaciones nacionales de criadores.

El evento se desarrollará hoy y mañana en el Hotel Casino Dreams, y como actividad previa ayer contó con un día de campo con exposiciones del médico veterinario José Luis Pinochet, lo cual se repetirá el domingo 3, en Cerro Castillo.
Al ser el caballar nacional el más antiguo de América del Sur, Edwards destaca que su registro incluso data de 40 ó 50 años antes del más próximo, “y eso hay que defenderlo”.

Además señala que a nivel nacional el caballo es usado para una finalidad distinta como es el arreo del ganado, y cuya expresión deportiva es mucho más sofisticada, a través de la paleteada del novillo en el rodeo.
Caballo valioso

En el año ‘70, cuando se hizo el registro del ejemplar chileno, se tenía la misma discusión de hoy, “de traer animales de otras razas para formar cierta característica, tener mayor alzada, más movilidad. Pero llegaron y dijeron: no, paremos, no empecemos a traer de todas partes para que se convierta en un mestizo”.

Es por ello que a nivel sudamericano, el caballo chileno es un poco distinto, no es que sea mejor o peor, pero destaca que hay que luchar para que esa diferencia se mantenga. Esta se produce en el campo, no en la ciudad, ya que “en la parte rural es donde está el alma del país, aquí se conservan esas diferencias”.

Aun cuando rehuyó mencionar cuánto puede costar un caballar fino chileno, se sabe que por un ejemplar se pagó hace algún tiempo la nada despreciable suma de 80 millones de pesos, más 20 yeguas adicionales.

Dentro de sus características, Edwards valora que el caballo chileno es mucho mejor para apartar ganado que ningún caballar importado. Por ello, insta a luchar para mantener el caballo chileno, así como al rodeo, que “era un deporte en el campo y era el segundo espectáculo en asistencia después del fútbol. Ahora se mantiene, pero no está tan firme, y hay que luchar para mantener esta característica”.

En esto algo tendrá que ver la decisión que tomará el Consultivo Nacional sobre la permanencia en Chile en la Federación Internacional de Criadores de Caballos Criollos (que conforman también Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil). Esta exigiría abrir los registros de caballos americanos para que éstos puedan ser mezclados.