Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia

Al borde de la muerte quedan jóvenes tras violenta colisión

Ambos se mantienen internados en la Unidad de Paciente Crítico, en coma inducido y con ventilación mecánica

Por La Prensa Austral Lunes 4 de Abril del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
66
Visitas


Alrededor de las 7,45 de la mañana, la Central de Comunicaciones de Carabineros de Chile fue alertada con un llamado al nivel 133, que alertaba de la ocurrencia de un accidente automovilístico de alto impacto en la Avenida Costanera 21 de Mayo, al llegar a calle Bellavista. Al constituirse en el sector, la policía se encontró allí con el vehículo Hyundai Elantra, patente XN-4815, estrellado contra un poste metálico y sus dos ocupantes aún en su interior.

El automóvil venía de sur a norte y, presumiblemente por su alta velocidad, la lluvia y el viento, el conductor perdió el control del volante subiéndose al bandejón central. Su trayectoria quedaría marcada en el pasto.

En forma inmediata se hicieron presentes en el lugar la ambulancia del Samu y el carro de rescate del Cuerpo de Bomberos. El capitán Sandro Goic, de la 1ª Compañía de Bomberos, se vio enfrentado a que las puertas del móvil se habían trabado y no podían sacarlas. Al encontrarse ambas personas aprisionadas, debieron abrir un tercer acceso mediante herramientas hidráulicas para ingresar al vehículo y extraerlos.

Ambos estaban inconscientes tras recibir todo el impacto por el lado izquierdo del automóvil. Fueron identificados como Javier F. Barría Barrientos y Diego S. Ayaquintuy Cayumán, de 21 y 20 años respectivamente. El segundo de ellos debió ser estabilizado durante algunos minutos, siendo ambos derivados al Hospital Clínico de Magallanes.

Pese a la temprana hora, este hecho no estuvo ajeno a la morbosidad de algunos que tomaban fotografías y grababan algún video como si se tratara de una película.

La Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito (Siat) realizó diversas diligencias en el sitio del suceso para determinar la causa basal del accidente. Del mismo modo, se buscó verificar si hubo participación de un segundo vehículo, ya que según un vecino ambos habrían estado haciendo carreras con otro móvil. Incluso existía la versión de que el vehículo iba con cuatro ocupantes, dos de los cuales habrían salido pasando al otro automóvil.

Preliminarmente tampoco se pudo precisar si los jóvenes se encontraban o no en estado de ebriedad.

Estado crítico

El cirujano Marcelo Ross, médico de turno de la Asistencia Pública del Hospital Clínico, confirmó que los dos pacientes están en condición crítica y con riesgo vital. Ambos se mantienen internados en la Unidad de Paciente Crítico, en coma inducido y con ventilación mecánica.

Diego Ayanquintuy (quien conducía) resultó con traumatismo encéfalo craneano y fractura de cráneo, viéndose afectado por una hemorragia intracraneal. Ello obligó a que fuera intervenido durante la mañana por el neurocirujano Francisco Muñoz, a poco de ser diagnosticado. Ayer en la tarde fue sometido a un nuevo escáner de control, para ver cómo había evolucionado en estas horas. De ambos, anoche mantenía la condición más severa.

A Javier Barría, su acompañante, se le diagnosticó una fractura de cráneo y una fractura del macizo facial, que es extremadamente compleja y también lo tiene con riesgo vital. El paciente se mantenía evaluado con el neurocirujano y el cirujano máxilo facial para ver el momento operatorio más indicado.

El especialista agregó que en el caso de Ayaquintuy tienen la esperanza que no se dé una rehemorragia del paciente operado y el edema cerebral, que no se puede controlar. En el otro accidentado, las infecciones de cerebro y la gran fractura que tuvo en el cráneo encierran el mayor cuidado.

Amigos y familiares se mantuvieron durante toda la jornada de ayer en el centro asistencial, expectantes por la evolución de ambos jóvenes y con bastante preocupación en sus semblantes. En uno de los casos, se habría solicitado la presencia de un sacerdote para impartir un sacramento a uno de ellos.