Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Al calor del fuego, el Quincho Lomas de Leñadura se suma a la opción gastronómica en la ruta sur

– Su dueño es Filiberto Aguilar Knopke, el ex propietario del desaparecido y recordado “Rokapizza”. Hoy está radicado en Australia pero volvió a Punta Arenas para darle la partida a este nuevo negocio junto a sus hijos.

Por La Prensa Austral Viernes 16 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
273
Visitas


A comienzos de noviembre abrió sus puertas al público el restaurante“Quincho Lomas de Leñadura” en el kilómetro siete y medio sur de Punta Arenas, con la idea de ofrecer una alternativa gastronómica distinta en las afueras de la ciudad.

Funciona de martes a domingo desde las 11,30 horas en adelante con todas las comidas, vale decir, almuerzo, once y cena.
De martes a jueves las puertas se cierran a la medianoche, mientras que el viernes y sábado la atención se extiende hasta las 5 de la madrugada, ya que hay cena bailable, desde las 21 horas con música envasada mezclada por DJ.

En cuanto a la oferta gastronómica la especialidad es la parrillada completa, sumándose también la cazuela, los bifes, los lomos a lo pobre, las pastas y pescados, entre otros. Los precios van de $5.000 en adelante.

Para la once hay sopaipillas, panqueques australianos, pasteles, sandwiches, pizzas, alfajores al valor de $4.500.
Las consultas se pueden hacer a los números telefónicos 699729 y 693838 o al email tiorico@entelchile.net

Ex dueño del Rokapizza
Filiberto Aguilar Knopke es el propietario de este nuevo local en un negocio que está realizando junto a sus hijos Tenzing y Rinzi. De origen magallánico, fue dueño hace varios años del recordado “Rokapizza” que estaba en la calle Bories.

En 1990 emigró del país y estuvo en varios países, radicándose finalmente en Australia, específicamente en la ciudad Gold Coast, en el estado de Queensland, donde ha trabajado en diversos restaurantes y complejos turísticos.

Este año decidió volver a Magallanes en septiembre y emprender este negocio, con la idea de venir frecuentemente, ya que seguirá radicado en Australia.

“Volví porque amo mi ciudad y porque acá tengo hijos y amigos y además uno siempre vuelve donde hay amor”, señaló a este medio Filiberto Aguilar.

Sobre la idea de abrir un quincho restaurante, explicó que “es algo que le gusta a la gente, porque donde hay un fuego todo es más cálido y más ameno. Además es un punto de encuentro para la comunidad magallánica e internacional, con una vista fabulosa hacia el estrecho de Magallanes.

Comentó que la respuesta de la gente ha sido satisfactoria. “Ha estado súper bien, la gente está llegando todos los días, y además la gente vuelve, demostrando de alguna forma que esperaban un lugar así en la ciudad”.

Adelantó que para este sábado -previo a la fiesta bailable- va a haber declamación poética en la cena con el Zorzal Patagón.