Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Alcalde Mimica: “Me voy sin ninguna herida del municipio”

Al ser un tema que no concita una mayoría, el jefe comunal saliente se abstuvo de proponer el cambio
de nombre para la calle Boliviana, dejando el tema para una nueva administración.

Por La Prensa Austral Jueves 15 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
52
Visitas


“Me voy con la frente en alto, me voy por la puerta ancha, como entré hace casi cuatro años, el 6 de diciembre de 2008”. Así lo expresó Vladimiro Mimica, en una emotiva sesión ordinaria de Concejo, la que finalizó con aplausos y marcó su despedida como alcalde, lo cual ya había anunciado que el 14 de noviembre entregaría su cargo alcaldicio para asumir una eventual postulación parlamentaria.

Durante dicha sesión sólo se aprobaron materias ya encaminadas en anteriores sesiones, como un anticipo de 465 millones de pesos para el retiro de 59 docentes, y la aprobación del traspaso de 165 millones a la Corporación Municipal para el pago de imposiciones.

En tanto, Mimica se abstuvo de proponer el cambio de nombre para la calle Boliviana, campaña que proponía rebautizarla como Padre Evaristo Passone, y de la cual él era cogestor. Entre las razones, expuso que “el padre Passone fue un gran articulador y que aunó voluntades, él siempre predicó con la palabra, la paz, el cariño, la fraternidad, el amor, la unidad de todos los vecinos. Entonces yo no quiero que el nombre del padre Passone hoy sea motivo de desunión entre los unidos y viejos vecinos del barrio San Miguel”.

Al creer que habrá una nueva posibilidad cuando la junta de vecinos se reúna con la parroquia y lleguen entre ambos a plantear este común deseo, espera que sea la nueva administración la que recoja esta aspiración que a él le hubiera gustado plantear, “por todo lo que significó para la Región de Magallanes y su querido barrio”.

Reconocimientos

Entre sus pares coincidirían en que la obra del Plano regulador fue la más grande de su período. José Saldivia también mencionaría la infraestructura cultural como parte importante de esta gestión, “que la comunidad seguirá evaluando en términos positivos”.

De parte del concejal Antonio Ríspoli, hubo buenos deseos al alcalde y una valoración positiva de su gestión. Destacó que con el Secplan formaron un equipo y lograron concretar varios proyectos para la comunidad.

“Debo decirle que no ha habido animadversión de mi parte, y lo que hice prevalecer fueron los más altos intereses del municipio, cautelando con seriedad y objetividad el patrimonio municipal”, expresaría el concejal Vicente Karelovic.
Este de paso le pidió disculpas y le deseó lo mejor al edil saliente, junto con señalarle que cuidará de su hijo Andro en el Concejo: “Sé que tu chico va a hacer una buena labor aquí dentro del municipio, estaré apoyándolo, siempre que no se enchueque”.

Despedida

En sus últimas palabras, Mimica indicó como grandes temas pendientes una Arena para Punta Arenas y el edificio consistorial, a la vez que reconoció que no pudo tener una mejor relación con los funcionarios como hubiera querido. Ante todos los errores y acciones que pudieran haber molestado a otros pidió perdón.

Asimismo, les deseó lo mejor a sus ex colegas que seguirán sirviendo en el Concejo, y el más rotundo éxito a quienes vendrán como alcalde y concejales. “Si fui capaz de superar heridas del alma hace 30 años, hoy me voy sin ninguna herida del municipio de Punta Arenas, muchísimas gracias”.

En medio de los saludos y las emociones que afloraban de muchas personas que querían despedirse de él, el saliente edil fue homenajeado con los acordes del Himno a Punta Arenas, de José Bohr, a cargo de la orquesta de bronces de la Escuela Padre Alberto Hurtado. También se hizo presente, en las afueras del edificio la batucada municipal. Y a la salida del edificio, Alicia Valderrama, presidenta de la Liga Popular, le leería un sencillo discurso escrito agradeciéndole todo lo hecho.

Antes de salir por aquella misma puerta por la que ingresó hace casi cuatro años, con la frente en alto, con toda tranquilidad y las manos limpias, el ciudadano Mimica se mostró disponible a lo que Magallanes quiera de él, sin expresar nada en concreto todavía. Pero con toda la disposición de dar pelea, desde la tribuna donde esté, para seguir luchando contra la descentralización y ayudar a esta región que a él le ha dado tanto.