Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Alertan a pasos fronterizos en Tierra del Fuego por fuga de tres peligrosos presos desde Río Grande

El escape se produjo luego de limar los barrotes de una celda y pese a los intensos operativos desplegados
tanto en Río Grande como en Ushuaia no han sido recapturados.

Por La Prensa Austral Lunes 22 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
43
Visitas


Una verdadera “cacería humana” es la que viene desplegando la policía argentina de Tierra del Fuego para capturar a tres peligrosos presos que se fugaron en la noche del miércoles pasado desde la cárcel de la vecina ciudad de Río Grande. Se teme que hayan ingresado a territorio chileno en forma clandestina, de allí que los destacamentos fronterizos a cargo de Carabineros, emplazados en San Sebastián, Cerro Sombrero y Pampa Guanacos, fueron alertados oportunamente en el marco de una “operación candado”.

Los tres presidiarios enfrentan condenas por homicidio y dos de ellos cumplen cadena perpetua.
Originalmente fueron los cuatro los evadidos, sin embargo al día siguiente fue recapturado David Emanuel Ojeda, apodado “La Muerte”, condenado también a presidio perpetuo, mientras deambulaba por el centro de Río Grande.
Los actuales prófugos, Claudio Fabián Bórquez Cárdenas, alias “Mandinga”, de 38 años; Daniel Eduardo Villegas (26) y José Cancino Saldivia (27), se escaparon pasada la medianoche del miércoles 17 de octubre, luego de limar los barrotes de una celda (o cortarlos con una hoja de sierra) y de saltar tres muros sin ser vistos por los guardias.

Cancino Saldivia estaba preso por el crimen de Rubén Alvarado, asesinado de 11 puñaladas en el barrio Perón, en junio de 2005. Estaba condenado a 16 años de cárcel.

Claudio Bórquez y Daniel Eduardo Villegas habían sido trasladados a Río Grande desde Ushuaia tras ser sentenciados a presidio perpetuo por ser coautores del crimen a golpes de Héctor Nenén, sereno de la Pesquera del Beagle, ocurrido el 27 de febrero de 2010.

El diario del Fin del Mundo, de Ushuaia, informó que tras la fuga del cuarteto en la noche del miércoles, la policía montó dispositivos en todo el territorio provincial que incluyeron controles en los pasos fronterizos a Chile y en los vehículos que circulan por la Ruta Nacional 3 entre Ushuaia y Río Grande.

Por su parte la justicia ordenó varios allanamientos en domicilios de ambas ciudades que se llevaron a cabo en forma simultánea para lograr dar con los reclusos.

La fuga de los peligrosos reclusos adquirió otra dimensión ante la sospecha de que los internos podrían haberse escapado con “ayuda interna”, y que ello podría tener relación con el malestar que existe dentro del Servicio Penitenciario por los casos de condenas y procesamientos a efectivos de ese organismo en causas de torturas. También se desnudaron graves falencias de seguridad: la cárcel no tiene cámaras ni guardias suficientes.

Hacia Chile

Tanto Carabineros de la Tenencia de San Sebastián como el personal de la PDI como del Servicio de Aduanas que se desempeñan en la avanzada fronteriza de San Sebastián, cuenta con el encargo respectivo por parte de la policía provincial de Tierra del Fuego.

En dicho control fronterizo se dispone de los antecedentes y las fotografías de cada uno de los evadidos. La Tercera Comisaría de Carabineros en Porvenir también tiene el encargo.

Frente a la posibilidad de que los prófugos hayan cruzado hacia territorio chileno, un carabinero afirmó que es una alternativa plenamente viable, considerando las altas penas que estaban purgando los delincuentes argentinos. Sólo la Tenencia de San Sebastián tiene bajo su control 91 kilómetros del límite político internacional.