Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Alumnos del Liceo Nobelius realizaron una “contra toma” y desalojaron a sus compañeros

La acción se llevó a cabo entre unos veinte jóvenes, apoyados por decenas de apoderados apostados
en las afueras del colegio exigiendo clases para sus hijos.

Por La Prensa Austral Lunes 15 de Agosto del 2011

Compartir esta noticia
90
Visitas


“Este es un triunfo de los apoderados”, expresó una de las mamás del Liceo Nobelius, Claudia Sepúlveda, luego de que los alumnos que estaban en contra de la “toma” ingresaran al establecimiento y desalojaran a sus compañeros que permanecían al interior manifestándose por el mejoramiento de la educación pública.

El hecho ocurrió cerca de las 17 horas de ayer, luego de una extensa jornada de vigilia por parte de los padres que resguardaron el recinto desde el día sábado, sin dormir, para impedir que más jóvenes se sumaran a la instancia y presionar la salida de los ocupantes.

Fueron alrededor de veinte alumnos los que se agruparon e ingresaron al colegio por el portón de calle Arturo Merino Benítez. Una vez dentro, procedieron a desalojar a los tres estudiantes, que se retiraron de manera pacífica, y se instalaron en las dependencias para impedir una nueva “toma”, asegurando así, la continuidad de las clases. Todo fue registrado en una filmación captada por los padres, para dejar constancia del momento.

La situación se produjo ante un gran marco de apoderados y alumnos de básica, quienes aplaudieron la decisión de hacer justicia por sus propios medios. “Estamos defendiendo el derecho de la educación de nuestros hijos”, destacó Sepúlveda.

Los mismos apoderados llamaron al plan cuadrante de Carabineros, quienes concurrieron al lugar para constatar los acontecimientos y poner orden. A los pocos minutos también se hizo presente la directora del establecimiento, Lucy Buljevic, y la inspectora general, Patricia Bórquez; ingresando al recinto junto a los alumnos y algunos padres.
Las últimas informaciones daban cuenta de una gran preocupación por una posible nueva “toma”, apoyados por personas externas, por lo que decidieron permanecer en el interior del recinto educacional en sistema de turnos hasta el retorno a clases.

“Sabíamos las consecuencias”

A un costado del tumulto, se encontraban los tres alumnos desalojados y un grupo de estudiantes de otros liceos que concurrieron a manifestar su apoyo. “Teníamos sentimientos encontrados: por un lado la presión de los papás era razón para deponer la ‘toma’, pero por otra nos tenían de rehenes y eso nos daba fuerza para luchar y permanecer adentro”, declaró el dirigente del Nobelius, Javier Obando, señalando que les habían cortado el suministro de gas, dejándolos sin calefacción, y acusando que algunos padres habían reaccionado “violentamente” con sus pares que intentaron en horas de la madrugada ingresar comida.

Ante la situación que deben enfrentar ahora, con tranquilidad dijo que “sabíamos las consecuencias”; pero aún no tienen claro cuál será la sanción. “No hemos hablado con la directora, incluso habíamos ofrecido la posibilidad de que la básica tuviera clases, pero no se pronunció”, aseguró.

Momentos de tensión

Durante toda la jornada de ayer, la situación era sumamente compleja en las afueras del Liceo Nobelius. Los apoderados se apostaron en el lugar con un solo objetivo: revertir la “toma”.

Pasaron toda la noche alrededor del fuego de una parrilla para sortear el frío, mientras ideaban las medidas a seguir. Pensaron en interponer una demanda ante el Juzgado de Familia en contra de los padres de los ocupantes; pero no era suficiente. Impacientes ante la espera de las acciones legales del establecimiento, un grupo de alumnos, liderados por Sofía Chiesa, organizó la “contra toma”, respaldados por sus padres.

El hecho provocó fuertes discusiones con los otros estudiantes del movimiento que llegaron hasta el lugar; en un ambiente hostil donde cualquier cosa podía pasar.

Finalmente, los estudiantes se dirigieron al Colegio Punta Arenas, donde los ocupantes también quieren ser desalojados y no cuentan con el apoyo de la comunidad educativa. De hecho, ayer también se reunió el Centro de Padres y equipo directivo para encontrar una salida a la “toma”, antes de comenzar las clases mañana.