Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Angustiada madre reclama que la Fiscalía archivó proceso sin saber de qué murió su hijo

Martín Ojeda fue hospitalizado a raíz de un severo cuadro febril, dejando de existir cuatro días después.
Sin embargo, su madre cree que su muerte no se debió a causas naturales.

Por La Prensa Austral Miércoles 3 de Agosto del 2011

Compartir esta noticia
17
Visitas


Tan sólo 596 días alcanzó a vivir Martín Ojeda Guzmán. Nació el 16 de mayo de 2009 y murió el 2 de enero de 2011. Según el certificado de defunción, su muerte fue atribuible a una falla orgánica múltiple de etiología indeterminada.

Sin embargo, su atribulada madre María Luisa Guzmán no aceptó dicha causal y es la razón porque en su oportunidad interpuso una denuncia ante la Fiscalía de Punta Arenas, la que para su sorpresa con fecha 19 de julio de 2011 resolvió archivar provisionalmente la causa dado que “de los antecedentes disponibles no es posible desarrollar actividades conducentes al esclarecimiento de los hechos y a la determinación de responsabilidades en los mismos”.

Un año y siete meses tenía Martín cuando a causa de un simple resfrío, que se complicó a raíz de un medicamento que le produjo reacción alérgica (enronchamiento) y un severo cuadro febril, según la mamá, cayó al Hospital Clínico. Esto ocurrió el 29 de diciembre de 2010, tras lo cual el menor terminó en la Uci. “Ningún médico supo qué era lo que tenía Martín”, afirmó su madre.

El fallecimiento del pequeño ocurrió el 2 de enero de 2011, a las 19,50 horas. “A mi hijo lo interné sanito y me lo entregaron en un cajón”, remarcó visiblemente consternada María Luisa Guzmán tras visitar La Prensa Austral.

Martín era el menor de cuatro hermanos y a dos meses de su nacimiento había sido intervenido de una cardiopatía congénita en el Hospital Luis Calvo Mackenna. “Fue dado de alta y estaba súper bien”, explica su hermana mayor Macarena Ojeda, de 22 años, además que “el único órgano que quedó bueno fue su corazón”, precisó.

A solicitud de sus padres el cadáver fue sometido a una autopsia médico legal con el único propósito de despejar cualquier tipo de duda acerca de la causa de su fallecimiento. Paralelamente se interpuso una denuncia ante la Fiscalía Local. La necropsia estableció como causa de muerte una falla orgánica múltiple de etiología indeterminada, lo que obligó a enviar a Santiago muestras externas para su análisis. Debido a la autopsia y a los análisis practicados los restos de este niño recién fueron cremados 13 días después en el Cementerio Municipal.

A poco más de 6 meses de presentada la denuncia, la familia manifestó su desconcierto e impotencia frente a lo resuelto por la Fiscalía. La suspensión de la investigación criminal con fecha 19 de julio provocó una fuerte desazón en esta familia que tiene su domicilio en el Loteo El Ovejero.

A pesar de todo, la madre señaló que todavía confía en la justicia y que por ello pedirá hoy al fiscal a cargo (a quien solicitó una audiencia) la reapertura de la investigación. “Lo único que pido que se sepa la verdad de qué murió Martín. Yo no estoy pidiendo plata”, subrayó.

“Yo tengo pruebas que mi hijo no murió por causa natural”, concluyó María Luisa Guzmán.