Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Apedrearon bus de Movigas en la villa Lorca

Los autores, dos jóvenes de 20 años, huyeron antes que llegaran carabineros.

Por La Prensa Austral Sábado 8 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
26
Visitas


Habían cesado los apedreamientos en contra de los buses de la empresa Movigas. Así lo reconoce el jefe de operaciones de la compañía. No obstante, un nuevo ataque experimentó ayer el móvil 27 de la línea 2, acto que tuvo ribetes afortunados, ya que una pasajera salvó por centímetros de ser alcanzada por una piedra de grandes dimensiones.

El atentado ocurrió cerca de las 8,15 horas mientras el bus de pasajeros viraba desde Rómulo Correa hacia el norte en Avenida Circunvalación, en el sector de la villa Alfredo Lorca. De pronto, una piedra de aproximadamente 10 centímetros de diámetro ingresó por uno de los cristales del costado izquierdo de la máquina, quedando a menos de 50 centímetros de una mujer que viajaba en la parte posterior.

El conductor, al percatarse de lo ocurrido, detuvo su marcha de inmediato, divisando a dos sujetos, de aproximadamente 20 años, que se daban a la fuga hacia calle Capitán Guillermos.

De lo ocurrido se informó a Carabineros, no lográndose dar con el paradero de los autores del hecho vandálico.

Al respecto, el jefe de operaciones de la empresa de transporte de locomoción, Ricardo Mac-Namara, repudió el ataque, indicando que durante el año, sólo por hechos de esta naturaleza, la empresa ha sufrido pérdidas que bordean los dos millones de pesos. Sin embargo, recalcó que hace meses una serie de hechos similares ocurrían en el sector sur de la ciudad, pero que con la judicialización de las denuncias, se ha conseguido poner atajo a los apedreamientos, ya que se han cursado multas a los familiares de los menores que normalmente cometen estos ilícitos.

Los daños provocados durante este nuevo acto vandálico, bordean los 150 mil pesos según informó el encargado, destacando que felizmente al momento de ingresar la piedra no viajara ningún menor en el asiento donde se detuvo el proyectil.