Necrológicas
  • Hugo Hernán Maureira Menghini
  • María Victoria Zúñiga Cid

Atenciones a mayores de 70 años predominaron en nueva base sur del Samu

Para la institución, la mala utilización de la línea de emergencia sigue siendo factor preocupante.

Por La Prensa Austral Sábado 30 de Julio del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
40
Visitas


Un positivo impacto para el Sistema de Atención Médica de Urgencia (Samu) ha tenido la apertura de una nueva base en el sector sur de la ciudad, la cual entró en funcionamiento a mediados de mayo pasado, justo coincidiendo con los 10 años que cumplió dicho organismo en Punta Arenas.

Más allá de una mejora en los tiempos de reacción para atender los requerimientos del sector sur, la incorporación de la nueva unidad con su respectivo vehículo también ha redundado en una mejor organización y uso del recurso humano.
El enfermero Alexis Millalonco, jefe (s) de Base Punta Arenas del Samu, señaló que su centro regulador disponía antes de dos ambulancias operativas las 24 horas del día: una ambulancia básica (chofer y paramédico) y otra de avanzada (chofer, paramédico y reanimador). A ellas se sumó la mencionada ambulancia básica que mantienen en horario restringido (desde las 16 a las 24 horas) en el centro de corta estadía Miraflores.

Señaló que la disponibilidad de esta unidad, al no tener un uso intensivo según los requerimientos diarios, les permite incluso sacarla momentáneamente de aquella ubicación para mejorar los tiempos en otras partes de la ciudad. Ello implica, además, un desgaste menor para el personal que antes se rotaba en funciones distintas, gracias a este servicio descentralizado.

Del mismo modo, Millalonco señaló que la ubicación que mantiene su centro regulador, alejada del nuevo hospital, representa una enorme ventaja dada la expedita conectividad que ofrece Avenida Bulnes para concurrir a algún traslado.

En junio pasado, el 58 por ciento de las llamadas que recibió aquella sub-base correspondieron a atenciones básicas (no urgencias vitales) hechas en el sector sur, predominando casos de dificultad respiratoria, dolor abdominal y dolores no especificados. Los grupos predominantes de pacientes son mayores de 70 años en un amplio porcentaje.

A todo esto se suma la coordinación diaria que efectúa el Samu con Bomberos, clínicas, hospitales e instituciones de la región que cuentan con ambulancias, para responder de manera multi institucional a una urgencia grave que pudiera exceder, en cualquier momento de la jornada, las dos ambulancias disponibles

Línea mal usada

Por otro lado, el profesional lamentó la mala utilización que la comunidad sigue haciendo de la línea de urgencia telefónica (131), en especial durante junio y julio, época en que aumentan significativamente los llamados telefónicos (800 llamadas mensuales versus las 650 de otros meses). A esta mala utilización de la línea se le denominan “llamadas no competentes”, en las cuales hay personas que solicitan móviles para el traslado de pacientes sin ningún criterio.
Bajo esta categoría cae toda patología que puede ser vista en su respectivo sector (Sapu) como dolores a la espalda o resfríos mal tratados (que duran ya dos a tres semanas). Estos llamados retrasan y desproveen del recurso y soporte de atención a quienes lo necesitan en forma urgente.

Incluso en algunas oportunidades hay usuarios que llaman enmascarando una situación y agravándola más, para así ingresar más rápido un paciente que si fueran al hospital por sus propios medios.

Sin embargo, lo peor son aquellas personas que llaman para hacer pitanzas o dejan la línea tomada para que nadie más use el teléfono (de hecho, un joven llamó más de 100 veces en una noche). En estos casos, se ha localizado el número y han hablado con el dueño para dar cuenta de esta grave situación.

Tampoco falta el que llama para pedir el número de la farmacia de turno, los teléfonos de servicio del hospital e incluso aquel que quiere recargar su celular.

Todo esto hace que de 650 llamadas mensuales promedio, sólo 25 a 35 realmente impliquen algún riesgo vital inmediato o su derivación al Sapu respectivo, vale decir, una urgencia grave al día o cuando mucho dos. Pero si ello implica salvar una vida, ojalá en ese minuto nadie estuviera haciendo mal uso del servicio.