Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Autoridad marítima se compromete a que el ecosistema quedará libre de hidrocarburos

Mañana lunes se determinará la empresa que realizará la extracción del combustible del Amadeo I – que se encuentra varado a 50 kilómetros al suroeste de Puerto Natales- proceso que podría demorar hasta cinco semanas.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 24 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
37
Visitas


Mañana lunes se determinará la empresa que realizará la extracción del combustible del Amadeo I – que se encuentra varado a 50 kilómetros al suroeste de Puerto Natales- proceso que podría demorar hasta cinco semanas.
El lugar fue visitado ayer sábado por el gobernador marítimo de Punta Arenas, capitán de Navío LT, Jorge Imhoff Leyton, junto al gerente de operaciones de Navimag, Jorge Biott. Con ellos llegaron al lugar diversos medios de comunicación invitados por la autoridad marítima para contar con testimonios gráficos del accidente, ocurrido el lunes 18 de agosto, cuando el transbordador, que se dirigía desde Puerto Natales a Puerto Montt, tocó fondo en el islote Merino, ubicado en el paso Kirke.
Proceso de limpieza
El plan de trabajo contempla tres etapas, la primera de ellas está dirigida a la contención y limpieza de los hidrocarburos, la segunda al retiro del combustible de la nave y la tercera al salvataje o retiro del buque de la caleta Agüada de la isla Diego Portales.
En el lugar son visibles trazas de hidrocarburos fuera del área protegida con barreras de contención. Al respecto la autoridad marítima dijo que lo anterior se debía a que estaban aflorando los productos contenidos en la sentina de la nave (espacio en la parte más baja de la sala de máquinas, donde se recolectan los líquidos aceitosos) y los hidrocarburos de los camiones.
Se trataría de hidrocarburos livianos que han creado una delgada capa en la superficie del agua. Aunque gran parte del combustible está siendo contenido por las barreras, éstas no han sido totalmente eficientes por las fuertes corrientes que hay en el sector.
El hidrocarburo estaría concentrado en la bahía donde se encuentra la nave, aunque no se descartó que se haya expandido a otros lugares, lo que se determinará con sobrevuelos que se realizarán en los próximos días.
El gobernador marítimo dijo que “esto sigue siendo un derrame que se califica de menor. Un derrame menor es de un litro a cinco metros cúbicos de hidrocarburo”.
Añadió que la empresa Litoral, especialistas en derrames y contaminaciones, se encuentra trabajando en el sector y que existe el compromiso que “el borde costero y todo lo que atañe al ecosistema va a quedar absolutamente limpio y libre de hidrocarburo”.
Experto internacional
Al lugar también llegó el especialista en siniestros para Sudamérica y ejecutivo de The Standard Club de las asociaciones de protección e indemnización (P&I) y de International Group, Constantino Salivaras.
El profesional informó que un robot ya realizó un estudio submarino del casco, cuyos resultados tendrá en sus manos en los próximos días. Indicó que el barco, por el momento, no corre peligro de desestabilizarse o que el casco sufra alguna rotura.
Informó que mañana lunes se contará con las propuestas por parte de cinco empresas interesadas en remover el combustible de los estanques del buque. Ese mismo día se determinará quién se hará cargo de esta labor, que normalmente podría llevar tres semanas, pero por los cuidados que se deben adoptar para no contaminar el medio ambiente, el proceso podría alcanzar entre cuatro a cinco semanas.
El buque siniestrado tiene en sus estanques 89 metros cúbicos de petróleo diésel y 120 toneladas de IFO–180. Este último es un combustible de alta densidad que con las bajas temperaturas se condensa, transformándose en una especie de gelatina.
Mientras se realiza la extracción del combustible, se trabajará en un plan para extraer la carga del buque.
La última etapa estará destinada a analizar si se rescata el transbordador o se califica como restos náufragos. En cualquiera de las dos opciones no quedarán rastros de la nave en el lugar. Lo último podría llevar más de cuatro meses.
Salivaras manifestó que como aseguradora han calificado lo ocurrido como pérdida total del buque y como representante del seguro de la nave, se contemplará el pago a terceros del daño que se haya provocado.
Finalmente el gobernador marítimo informó que, por un tema de seguridad, no se permitirá que embarcaciones menores ingresen a la bahía donde se está trabajando.