Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Benjamín Cárcamo Morales, profesor en el Centro de Rehabilitación “Los preparamos para el mundo”

Que estén preparados para el mundo y que sean capaces de relacionarse con personas ajenas a su círculo cercano, son parte de los objetivos que motivan el trabajo que Benjamín Cárcamo Morales, encargado del Taller de Carpintería que desarrolla en el Taller Laboral del Centro de Rehabilitación Cruz del Sur.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 24 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
70
Visitas


Que estén preparados para el mundo y que sean capaces de relacionarse con personas ajenas a su círculo cercano, son parte de los objetivos que motivan el trabajo que Benjamín Cárcamo Morales, encargado del Taller de Carpintería que desarrolla en el Taller Laboral del Centro de Rehabilitación Cruz del Sur.
Cárcamo Morales, de 34 años, es técnico en educación especial y llegó al centro en agosto de 2005, debido a que necesitaban un apoyo para el taller. “Comencé a perfeccionarme, a trabajar en carpintería, porque yo tenía otra especialización. Al final, englobé todo: la educación especial y la carpintería, ya que dentro del curso creamos actividades sociolaborales, para la vida laboral de las personas con discapacidad”.
Actualmente, el taller trabaja con 30 personas, que están divididas en tres equipos de 10. En el “A”, están quienes sufren retardo mental leve; en el “B”, alumnos que tienen un retardo moderado y que tienen más de complejidad; y el grupo “C” lo integran quienes sufren más problemas cognitivos. “Con ellos trabajamos con plantillas, ellos son los que dibujan y que decoran productos de otros alumnos. Es un trabajo sistematizado”, dijo Benjamín Cárcamo Morales.
“Para mí, es muy especial trabajar dentro del Centro de Rehabilitación, me cambió el sistema de vida. Trabajar con personas con discapacidad me ha servido para que pueda criar a mis hijos de buena forma. Esta institución me abrió muchas puertas para conocer distintos síndromes, entendí la importancia de sensibilización, la cantidad de oportunidades que faltan, las habilidades que pueden aprender”
Explicó: “Los preparamos para el mundo… Yo valido mi trabajo cuando vienen personas que no han visto en su vida y siguen con su trabajo normal. Puedes tener un margen de error con productos, pero yo no puedo tener errores con mis alumnos. Por eso, es una política de vida, es lo que elegí”
Aprovechó la instancia para llamar a apoyar a las jornadas señalando: “La vida cambia en un segundo, en un minuto se puede entregar un aporte y, al siguiente, puedes volver siendo paciente. Las jornadas significan mucho trabajo y yo creo que la idea es demostrar a la comunidad la labor que se realiza en el centro. Es tener la cercanía con la región, es crear lazos mostrar lo que confeccionamos y dando a conocer cuáles son los servicios que entregamos”.
Alumnos del Grupo C
Al ser consultado por sus alumnos del Grupo C y lo que están aprendiendo, el encargado del Taller de Carpintería presentó a Enérico Díaz, que tiene Síndrome de Down.
“Enérico comenzará a trabajar el tallado en madera. La idea es que pueda escribir su nombre y, posteriormente, va a seguir un patrón. Como tienen problemas de motricidad, usa el clavo más grande”. A este alumno esperan pasarlo al grupo “B” ya que tiene mayores capacidades.
Otra alumna que trabaja en el taller es Lisette Barrientos, que tiene Síndrome de Down. Sobre su trabajo en el centro, su profesor dijo que “es toda una artista y además es bailarina en la Casa Azul del Arte”.
Benjamín Cárcamo destacó los avances que ha tenido “Daniel Wohlenberg, quien tiene Asperger, una variante del autismo, presenta un lenguaje ecolálico (es la repetición como parlantes de frases y palabras) y él grafica todo en papel. Logramos que interactúe con el entorno y con todos. A diferencia de muchos artistas, está normalizado”.
Otro de los alumnos que fue presentado por su profesor fue Alan Celmo, que tiene poco lenguaje. “Con él, estamos trabajando la parte cognitiva que es el Método Ives, que se trabaja en base a imágenes, donde se plantea el entorno del alumno para tratar de tener un nexo comunicativo con él”, explicó.