Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Bochornoso episodio protagonizaron en la alcaldía dirigenta de cesantes y artesano

Dora Ojeda y Pedro Delgado, en un confuso incidente, se acusan mutuamente de agresión física y
verbal. Motivos se esclarecerán a través de los Tribunales.

Por La Prensa Austral Viernes 15 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
185
Visitas


Con el fin de reunirse con el alcalde Emilio Boccazzi para preguntarle sobre la continuidad del plan de absorción de cesantía, así como el futuro de los integrantes del Sindicato de Pintura, Aseo y Ornato que no cuentan con Ficha de Protección Social y de, además, plantearle la conformación de una comisión revisadora de los sueldos de los funcionarios, en la mañana de ayer llegaron hasta el edificio municipal integrantes del Sindicato de Pintura, Aseo y Ornato, presidido por Dora Ojeda Acuña.

Sin embargo, todas estas inquietudes pasaron a segundo plano cuando se produjo un confuso altercado entre la dirigenta vecinal y Pedro Delgado, artesano y ayudante del escultor del muñeco Pinocho (Alejandro Parra), quien se sintió provocada por éste último.

Finalmente, irrumpió en el Palacio Montes personal de Carabineros para calmar los ánimos. No se reportaron detenidos, pero los antecedentes del hecho serían entregados a los Tribunales.

Al ser consultado sobre lo ocurrido, el comisario de Carabineros, mayor Christian Gutiérrez, señaló: “Un grupo de vecinos, pertenecientes a los planes de empleo de la municipalidad, llegó hasta la alcaldía, con la intención de demandar una reunión urgente con la primera autoridad para plantear una serie de demandas. Al parecer, hubo intercambio de palabras entre una persona que se encontraba en la alcaldía y el grupo. Esto provocó una situación bastante tensa, en la que habría, eventualmente, resultado una persona del grupo lesionada”.

Antecedentes en Tribunales

Por su parte, el alcalde Emilio Boccazzi comentó: “Tuvimos que recurrir a la fuerza policial para que viniera a poner orden. Nosotros, en estos momentos, nos encontramos haciendo la denuncia, porque no puede ser que en un espacio público, donde se presta un servicio, vengan personas a agredir, además, personas que han estado trabajando con el municipio, el cual ha sido muy solidario respecto de su situación desmedrada, en términos de empleo, y durante muchos años”.

“Por lo tanto, estamos tomando todas las medidas judiciales que corresponden. Ya tenemos trabajando a nuestros abogados que están en los tribunales y vamos a perseguir las responsabilidades que correspondan, porque este espacio tiene que respetarse. Además, a través del administrador municipal (Claudio Flores), habíamos informado que el martes (19 de agosto) vamos a tener una reunión con ellos sobre cuándo podría haber reinicio de un nuevo trabajo con estas personas, que el día viernes (8 de agosto), recién, terminaron de trabajar, después de varios meses. Sin embargo, estos son factores que no solamente maneja el municipio, pero eso no puede dar pie a que una persona venga y agreda acá, en esta antesala de la alcaldía, a terceros”, agregó.
Sobre las medidas a tomar para evitar que se vuelva repetir una situación bochornosa como la acontecida, el jefe comunal indicó: “Vamos a tener mayor precaución en el municipio, pero también si nosotros pusiésemos guardias, se va a alegar que acá se coarta la libertad de las personas a acceder. Entonces, es un tema delicado. Acá tiene que haber mayor respeto por parte de los usuarios, independiente de su situación”.
“El martes (19 de agosto) vamos a reunirnos con las personas que legítimamente tienen el deseo y la necesidad de trabajar, pero no podemos por una persona, meter ‘en el mismo saco’ a todos, a menos que se compruebe, fehacientemente, que más personas participaron en las eventuales agresiones, de las cuales he sido informado”, añadió.
Versiones opuestas
de los protagonistas
La persona lesionada a la que se refería el mayor de Carabineros es precisamente Dora Ojeda, quien afirmó a este medio, en la tarde de ayer, que Pedro Delgado le propinó un “rodillazo” en una de sus rodillas, causándole dolor y, posteriormente, inflamación, por lo que concurrió al hospital.
La dirigenta sindical agregó que no conocía a Pedro Delgado y que casualmente se topó con él en la alcaldía.
“Se sentó y empezó a hablar mal de las mujeres, y lo dejé nomás. (…) Nos empezó a provocar y yo me paré para preguntarle por qué nos estaba provocando, pero nunca le pegué. Me pegó con su rodilla. Ahí quedó la escoba, porque subieron los chicos y él seguía provocando y riéndose”.

El otro protagonista del hecho, Pedro Delgado, afirmó, por su parte, que “en ningún momento fui yo quien la agredió. Yo fui por el término de la Invernada. Las encontré sentadas allá. En algún momento me senté cerca de ellos y hubo un diálogo en que me di cuenta que estaban por la reivindicación de los programas de empleo municipales. De ahí me paré, conversé con funcionarios municipales y fui encarado por ella, no entiendo por qué; empecé a ser insultado, fui golpeado en reiteradas ocasiones, no solamente en el segundo piso, también fui empujado en la escalera”.
“Cuando ya estaba abajo, fui golpeado y tuve que salir por la puerta trasera para no seguir aumentando el incidente”, agregó.

El artesano aseguró no saber el motivo de la supuesta agresión por parte de Ojeda, y al indicársele que ella también fue a constatar lesiones, respondió: “Bueno, si tú quieres denunciar a un hombre por violación, puedes ir y decirlo, pero que sea verdad es otra cosa, ¿o no? Todo el mundo tiene derecho ‘a pataleta’, el tema es que sea verdad. Aquí hubo testigos y se va a iniciar un sumario interno”.

Motivo de presencia en alcaldía

En horas de la tarde, Dora Ojeda se encontraba en el domicilio de una de las integrantes del Sindicato de Pintura, Aseo y Ornato, en la villa Alfredo Lorca.

La conocida dirigenta relató su versión del lamentable hecho ocurrido en la mañana de ayer, en el Palacio Montes.
“Fuimos hoy día (ayer) a preguntarle al alcalde cuándo íbamos a cobrar el pago restante que nos queda de los ocho días de agosto -ya pasaron los cinco días hábiles-, y cuándo empezaba el plan. Y otra cosa que teníamos que hablar con el alcalde, que yo fui a hablar (antes) con el intendente subrogante (Baldovino Gómez), sobre lo que estaba pasando en la municipalidad, que la Contraloría no sé qué cosa, que iban a empezar a ‘cortar cabeza’ a los que estábamos trabajando, todos asuntos que tendríamos que haber tratado con él (Boccazzi)”, afirmó.

“El señor Claudio Flores (administrador municipal) quedó en llamarme el miércoles (antes de ayer), pero no llamó. Entonces, hoy día (ayer) nosotros bajamos”, agregó.

“Ibamos a preguntarles específicamente al alcalde qué va a pasar con la gente que no tiene Ficha de Protección Social”, sostuvo, más adelante, Ojeda, quien manifestó su molestia por la supuesta intervención de Contraloría, pues, dijo, en su agrupación “no manejamos plata”.

Asimismo, la presidenta del Sindicato de Pintura, Aseo y Ornato destacó que su intención es conformar una especie de comisión revisadora de los sueldos de los funcionarios municipales.

“¿Quién le revisa al gobierno cuánta plata entra en su hogar?”, inquirió, manifestando su malestar por el cuestionamiento que se hace de su gestión, donde le da trabajo a familiares directos o a gente que percibe una pensión. En este sentido, Ojeda resaltó el bajo sueldo que perciben a través de los programas de empleo municipal ($200 mil mensuales).

“La municipalidad está llena de porquería, porque tienen a sus hijos, a su suegra, a su cuñada, a la mamá, pero nosotros no podemos tener a un hijo trabajando con nosotros, ¡porque es mucho sueldo! (200 mil pesos mensuales). Es hora que el pueblo diga: ‘¡Basta!’”, se quejó.

Finalmente, la dirigenta señaló que esperaba que las autoridades los dejaran “trabajar en paz” y que “el pueblo tiene que empezar a empoderarse”.