Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Bombero de 17 años muere combatiendo incendio en su cuartel

Fuego destruyó ayer en la tarde el recinto de la 2ª Compañía “Bomba Chile”, en Puerto Natales.

Por La Prensa Austral Miércoles 5 de Noviembre del 2014

Compartir esta noticia
145
Visitas


Un joven voluntario del Cuerpo de Bomberos de Puerto Natales, identificado como Marcelo Alvarado Saldivia, de tan sólo 17 años, pereció mientras combatía el incendio de su cuartel, la 2ª Compañía de Bomberos, “Bomba Chile” en la capital de la provincia de Ultima Esperanza.
Ayer, aproximadamente las 16,15 horas, se inició el siniestro que afectó al recinto bomberil de calle Bulnes Nº474, ubicado a un costado de la Casa Juvenil y oficina parroquial y del cuartel de la 2ª Comisaría de Carabineros.
El comandante del Cuerpo de Bomberos, Erick Hahne, informó que “el incendio estructural se inició en el primer nivel, aparentemente en una dependencia que estaba arrendada como cocinería. Desconocemos las causas basales”.
Al momento del siniestro se encontraban en el primer piso, específicamente en la sala de guardia, entre 4 a 5 voluntarios. Junto a ellos en el patio de estacionamiento había tres carros, entre ellos, un moderno carro escala recientemente adquirido.
En el segundo nivel de material ligero, donde se ubican la casa del cuartelero, oficinas y el salón de reuniones se encontraba el cuartelero, Jorge Morano, junto a su esposa, su hija y sus dos nietas.

Avance voraz del fuego

El fuego se propagó rápidamente por la vieja estructura de material ligero, abarcando todo el segundo piso. En escasos minutos el humo cubría el segundo nivel. Hasta allí subió el joven Marcelo Alvarado Saldivia, quien ayudó a la hija del cuartelero, Pamela Morano, y a una de sus pequeñas hijas que se encontraba en sus brazos, a salir del lugar. Tras ello retornó para seguir ayudando o para intentar salvar algunos de los enseres. En eso se encontraba cuando colapsó parte de la techumbre del recinto. Al parecer, el joven habría sido golpeado por el material desprendido y habría perdido el conocimiento. La investigación policial establecerá si la muerte del menor se debió al impacto recibido sobre su cuerpo o si correponde a una muerte por asfixia.
Mientras tanto en las afueras del cuartel, los restantes voluntarios intentaban sofocar el fuego e impedir que alcanzara a los recintos contiguos, en especial la Casa Juvenil. Otros, por su parte, se subían a los carros y los sacaban en medio del humo que cubría al cuartel.
Hasta el lugar llegaron los carros de la Primera Compañía de Bomberos de Puerto Natales y sus voluntarios, quienes se sumaron a la faena de combatir las llamas. Tras una hora de trabajo se logró controlar el fuego.

Escenas de profundo dolor

En tanto, en las afueras del cuartel siniestrado se reunía un alto números de curiosos.
También llegaron hasta allí, la madre y la hermana del infortunado joven, quienes debieron ser contenidas por familiares para que no ingresaran al lugar de la tragedia. Las escenas de profundo dolor y desesperación conmovieron a todos los presentes. También se veía derramar lágrimas a los voluntarios bomberiles, quienes siguieron cumpliendo su misión pese al visible dolor que les aquejaba.
A las 18 horas el fiscal Daniel Soto ordenó el levantamiento del cuerpo del infortunado menor que fue sacado desde el segundo piso por parte de funcionarios del Servicio Médico Legal y bomberos.
En las afueras los voluntarios de ambas compañías formaron en hilera para rendir los honores al primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Puerto Natales y los carros bombas tocaron sus sirenas.
En el lugar permanecían los familiares del joven voluntario, entre ellos su madre, Carmela Saldivia, quien llamaba a su hijo en forma desgarradora.
Ante la formación de voluntarios, el comandante del Cuerpo de Bomberos, Erick Hahne manifestó conmovido que “daría mi vida para que esto no hubiese ocurrido nunca. Les quiero pedir en este momento que apoyemos con todas nuestras fuerzas a la familia, a esa madre que está sufriendo. Es un dolor que va a llevar por siempre, al igual que nosotros que perdimos a nuestra compañero, tan joven”.

El primer mártir bomberil

Erick Hahne dijo que el cuerpo de Bomberos de Puerto Natales había sufrido una enorme tragedia, como fue perder a uno de sus voluntarios, en este caso a un joven brigadier.
Dijo que ante la desgracia había que tratar de ponerse de pie y ver la forma de apoyar a los familiares del joven, como asimismo velar para que siga funcionado la 2ª Compañía de Bomberos, fundada el 5 de agosto de 1932.
Con respecto a los carros bombas dijo que “el material mayor está a resguardo. La comunidad puede estar tranquila, que las unidades están operando”. Ayer mismo se contemplaba organizar una reunión de emergencia del directorio general del Cuerpo de Bomberos para ver los paso a seguir.
En la ocasión, el comandante confirmó el comportamiento heroico que tuvo el joven Marcelo Alvarado Saldivia al indicar que “efectivamente él estaba acá (en el cuartel) y brindó las primeras atenciones y eso habla de su espíritu y lo deja en la categoría de héroe, y así lo vamos a recordar”.
El incendio destruyó todo el segundo piso del recinto, donde se encontraba almacenados los archivos históricos de la compañía, las actas desde su creación, entre otros documentos importantes, todo lo cual se perdió. También el cuartelero perdió todos sus pertenencias y enseres, quedando prácticamente en la calle, aunque parte de sus bienes muebles se encontraban asegurados.

“Era un chico alegre, siempre
tenía dibujada la risa en la boca”

“Para nosotros es muy doloroso porque lo vimos crecer y compartíamos todas las tardes” dijo el director de la 2ª Compañía del Cuerpo de Bomberos, José Soto España, al recordar al joven Marcelo Alvarado Saldivia.
Calificó como lamentable la pérdida de una vida tan joven que “uno lo vio ingresar de muy pequeño al cuartel con esas ansias, con ese cariño por vestir la casaca de bomberos y por entregarse a la comunidad”.
Indicó que los jóvenes llegan en las tardes a compartir, y escuchar las experiencias y anécdotas de los mayores.
“El entregó su vida de forma muy heroica, muy valiente. Sacó a una persona del segundo piso con una guagüita y eso a nosotros nos enorgullece”.
Manifestó que había que seguir adelante y perfeccionando a los voluntarios para que no se vuelvan a cometer errores, aunque no aclaró a que errores se refería.
Sobre los daños, se perdió el segundo piso y todo el patrimonio histórico de la compañía.
También existía preocupación sobre el lugar en que quedarían a resguardo los carros, que deben mantenerse bajo techo y con determinada temperatura, aun cuando posteriormente se informó que quedarían a resguardo en dependencias de la 1ª Compañia de Bomberos.
La 2ª compañía de Bomberos, cuenta con 44 voluntarios, considerando a aspirantes y brigadieres. De ellos están en actividad 35 personas.
En el caso de Marcelo Alvarado, era brigadier y llevaba como tres a cuatro años en la compañía. “El era alto pero muy joven. Era un chico alegre, siempre tenía dibujada la risa en la boca. Todo el día conectado a Internet, buscando información sobre los bomberos. Muy extrovertido, un buen amigo, un buen hermano y un buen bombero”.
Agradeció el apoyo recibido por parte de diversas cuerpos de Bomberos del país y la región y de instituciones cercanas como el Rotary Club, el Club de Leones y el Club Deportivo Natales. Un agradecimiento especial tuvo para el Cuerpo de Bomberos de Río Turbio, quienes se comprometieron a estar presentes en el funeral del joven mártir.

Fiscalía investigará muerte

Por tratarse de un menor de edad, la investigación por la muerte del joven bombero, Marcelo Alvarado Saldivia, es compleja e implica una serie de aristas, no descartándose incluso un cuasidelito, en el caso de haber sido inducido por un adulto a estar en la primera línea de combate del incendio de la 2ª compañía de Bomberos.
Ayer, tras la extinción total de las llamas, por orden del fiscal Daniel Soto, trabajaron en el sitio del suceso los expertos del Laboratorio de Criminalística de Carabineros que llegaron desde Punta Arenas y los funcionarios de la Sección de Investigación Policial, Sip, de Puerto Natales.
A lo anterior se sumará el informe del Departamento de Estudios Técnicos de Bomberos, y las declaraciones que recojan los entes policíales.
Al respecto, el fiscal Daniel Soto manifestó que “este procedimiento tiene protocolos tremendamente estrictos y tenemos que hacer este trabajo que sabemos que es complejo para ellos (los familiares), pero es parte del protocolo y tiene por objeto confirmar o descartar responsabilidades de terceras personas en esto”.
En el caso de descartarse lo anterior, agregó que “por tratarse de un menor de edad es relevante determinar si las actuaciones que realizó fueron autónomas, por propia iniciativa o hubo la inducción de algún adulto en la conducta que él desplegó”.
Por lo anterior es vital la relevancia del análisis del sitio del suceso, porque las responsabilidades pueden variar. Dentro del proceso de la investigación también está el análisis del reglamento que rige para los voluntarios del Cuerpo de Bomberos en materia de extinción de incendios. En este caso específico, si un menor de edad puede o no actuar en este tipo de incendios; si debe o no estar en primera línea del combate; sí puede ingresar a este tipo de lugares con respiración autónoma o no o estar en el combate de primera línea en un incendio de la gravedad y característica del que destruyó el cuartel de la 2ª Compañía de Bomberos.

Propietaria de cocinería Dog’s

“Lo que nos sucedió a nosotros no podemos compararlo con lo que le pasó a ese niño”, fueron las sentidas palabras de la propietaria de la cocinería Dog’s, Daysi Gómez. El mencionado establecimiento funcionaba en el primer piso del cuartel de la 2ª Compañía de Bomberos, el cual arrendaban desde hace aproximadamente un año.
En el lugar se vendían comidas rápidas y supuestamente desde allí se habrían originado las llamas.
Consultada sobre sus pérdidas, Daysi Gómez expresó que “a nadie le va a importar el tema del local, además es lo menos relevante frente a la desgracia humana”.
Manifestó que en el incendio habían perdido todo lo que tenían y la actividad con la cual sustentaban su familia.

Mañana serán los funerales

En tanto, ya pasadas lagunas horas de la tragedia, se informó que mañana se realizarán los funerales del joven Marcelo Alvarado. Ayer a la medianoche sus familiares estaban esperando que les entregarán los restos, tras la autopsia practicada en el Servicio Médico Legal.
Su cuerpo serán velados en su casa habitación de calle Abraham Lincoln Nº1498.
El concejal José Cuyul, tío del infortunado joven voluntario del Cuerpo de Bomberos, informó que una delegación de dicha institución se acercó hasta los deudos para informarles que el joven tendrá un funeral destinado a los mártires de Bomberos.
Ello implica que su féretro será trasladado hasta la comandancia de la institución, donde recibirá los honores de rigor. Además se esperan delegaciones provenientes de Punta Arenas y de Río Turbio, Argentina, para participar en las exequias.
Marcelo Alvarado era alumno de segundo año medio del Liceo Politécnico Luis Cruz Martínez, y fue recordado por su tío como “un niño travieso, juguetón, amigo de sus amigos y fanático del club Universidad de Chile”.
Los restos descansarán en el cementerio Padre Pedro María Rossa de Puerto Natales.