Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Buses Pacheco acusa nula transparencia en procesos licitatorios de Enap

Una nueva compañía regional decidió salir a la luz pública para presentar sus aprensiones contra la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) y su forma de llevar, históricamente, los procesos de licitación, en particular, tratándose de firmas locales.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 13 de Septiembre del 2014

Compartir esta noticia
37
Visitas


Una nueva compañía regional decidió salir a la luz pública para presentar sus aprensiones contra la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) y su forma de llevar, históricamente, los procesos de licitación, en particular, tratándose de firmas locales.
Esta vez se trata de Buses Pacheco, empresa que demostró su apoyo a Dap por el impasse vivido esta semana con la estatal en relación al proceso de licitación del contrato de helicópteros, señalando su molestia por lo ocurrido y solidarizando con la firma aérea, tras reconocer haber vivido la misma experiencia hace poco tiempo.
En 2004, Buses Pacheco se hizo parte de un primer proceso de licitación para aspirar a proveer a la petrolera de un servicio de transportes de tipo nacional, más que regional, según explica René Vásquez Clemens, administrador de proyectos de Buses Pacheco.
En sus palabras: “Se trató de una licitación a la que accedimos, más bien a modo de prueba, porque el llamado era para llevar todo el servicio a nivel nacional –desde Viña a Magallanes- y el que tuviera esa capacidad, se llevaba la mejor ponderación; por tanto, era difícil que una empresa regional entrara, pero necesitábamos medirnos y perdimos por muy poco”.
Con una mejor preparación, el año pasado, la empresa decidió involucrarse en un segundo proceso licitatorio para el servicio de transporte regional, esta vez con una perspectiva y oferta más aterrizada y difícil de rebatir, según la compañía.
A juicio del administrador: “Pienso que habríamos ganado esa licitación si no fuera por el famoso párrafo que permite dejar desiertas las propuestas –que es lo mismo que le sucedió a Dap- permitiendo la negociación directa. Simplemente estábamos en mucha mejor posición en cuanto a máquinas y en dinero”.
Al proceso accedieron otras dos empresas, una local y otra de Santiago, sin embargo, el problema se inició en la jornada de apertura de sobres, con una supuesta falla del servicio de videoconferencia, lo que impidió que las firmas regionales visaran la apertura de las ofertas económicas, tras lo cual, la licitación se declaró desierta y comenzó la renegociación con las empresas.
“El problema es que la negociación fue totalmente fuera de base… Enap siempre dijo que ellos podían repartir el contrato o negociar con quien llegara con la oferta más económica, pero, curiosamente eso no se respetó, pues se realizaron varios movimientos internos”, relató Vásquez.
En una nueva negociación y con presencia de la gerencia, se le ofreció a Pacheco el 12% del contrato, que implicaba la compra de buses, además del acondicionamiento y mantención de, al menos, cinco máquinas dispuestas para operar tres días a la semana con toda la inversión que ello implicaba.
Según Vásquez: “Era irrisorio aceptar esto, lo que la empresa estaba haciendo era echarnos y orillarnos a salir para entregar el contrato a la otra empresa, pero decidimos aceptar, lo que nos causó un perjuicio enorme. Si bien el contrato debía sancionarse a fines de noviembre, nos dijeron que compráramos el bus que estaba asegurado, pero el contrato nunca se sancionó. Nunca supimos el motivo por el cual Enap volvió a declarar desierta la propuesta e incluso se declaró la salida del gerente encargado en ese momento, según supimos”.
A raíz de esto, Enap volvió a llamar a una nueva licitación durante este año a la que Buses Pacheco declinó postular: “El contrato nunca se hizo efectivo, a pesar que compramos los buses y teníamos preparada la mejor flota, ése fue el dolor, pero decidimos no participar, porque en este nuevo proceso pidieron cosas imposibles de cumplir”.
Esto llevó a la empresa local a cuestionar fuertemente los procesos internos de Enap y su proceder a la hora de involucrarse organizaciones regionales, manifestando que hay una falta “total” de transparencia por parte de la petrolera y una especie de rechazo constante hacia las compañías locales.
“Aquí hay evidencias graves de que no hay transparencia, ni equidad al momento de evaluar. Falta una mayor fuerza regionalista, más instituciones y autoridades que pidan explicaciones, porque Enap es de todos los chilenos y tiene que haber transparencia”, añadió Vásquez.
Al respecto, el administrador exigió una mejora de las bases de Enap desde el inicio del proceso de cada licitación hasta que concluye con el llamado a las empresas, el cual, “debería ser abierto. El hecho que se hable con una empresa en una oficina, habiendo 5 oponentes más, es no ser transparente y eso tiene que cambiar ahora”, zanjó.
Al consultar a Enap sobre esta nueva interpelación de una empresa local, la estatal respondió que tras declararse desierta la licitación de 2013, actualmente, hay un proceso de licitación pública a nivel nacional, en curso, que está en evaluación técnica.
Agregó que en este proceso, donde se establecieron “nuevos estándares de seguridad y comodidad que se consultaron a los trabajadores de Enap, a la cual ocho empresas solicitaron bases, Buses Pacheco no se presentó, pudiendo hacerlo, la cual debiera resolverse a fines de octubre de este año, para entrar en servicio en abril de 2015”.