Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Buzo mariscador: “Nunca imaginé que sería víctima de la marea roja”

– Bastó con probar una pequeña porción de caracol cocido para la aparición de los síntomas producidos por la toxina paralizante.

Por La Prensa Austral Domingo 18 de Septiembre del 2011

Compartir esta noticia
21
Visitas


No era la primera vez que consumía productos de mar, pero “seguro será la última” dice.

Juan Velásquez Caucao permanece internado en la unidad de Medicina del Hospital Clínico de Punta Arenas, luego que el viernes llegara de urgencia con síntomas que en ese momento presumía estaban ligados a la llamada marea roja.

Su temor y el diagnóstico preliminar lo hacían estar en lo cierto. El buzo que cumplía faenas de pesca en el canal Jerónimo, orientadas a la extracción del caracol, asegura haber consumido una cantidad ínfima del recurso, bien lavado y cocido. Sin embargo, “pese a todas las medidas de seguridad” el destino le jugó una mala pasada. “Fue un descuido, en realidad. Sé bien de qué se trata la marea roja y por eso siempre tomé todas las providencias. Aún así, parece que no fueron suficientes”.

El trabajador de 35 años recuerda que ya en Punta Arenas, cerca de las 17 horas del jueves, se dirigió a su domicilio. Recién al día siguiente, alrededor de las 10 de la mañana, “le di una pequeña probadita” que -agrega- no alcanzó ni para sentarse a la mesa. “Era un día de harto movimiento. Mi hija bailaba en la Plaza de Armas y tenía que ir a buscar a mi sobrino”, recuerda. Y fue esa pequeña “probadita” lo que lo llevó a los síntomas y al hospital.

“Comencé a sentir los labios acalambrados y los brazos como pesados”. Sumado a esto el decaimiento, optó por buscar atención médica. El diagnóstico fue inmediato. ¿Qué comió? Caracoles fue la respuesta.

Velásquez dice que inmediatamente se comunicó con sus compañeros de faenas, quienes también habían mostrado intenciones de consumir el recurso. “Tienen que botarlo, no lo vayan a comer, porque yo estoy internado con marea roja”, les diría. Añade que seguro alguien más comió “porque al principio no me creían lo de estar hospitalizado”. Pero, al menos, no existen reportes que den cuenta de otras personas intoxicadas.

Dice que la lección está aprendida: “nunca más comer sin tener la certeza de que el producto se encuentra libre de la toxina”. La única seguridad la entrega un producto que ha sido analizado por el Servicio de Salud.

Velásquez Caucao permanece estable y espera el alta para el próximo martes.