Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

“Carrete” universitario termina con cuatro heridos y varios contusos en el hospital

Estudiante de Santo Tomás recibió un golpe en la cabeza con una botella.

Por La Prensa Austral Lunes 9 de Enero del 2012

Compartir esta noticia
65
Visitas


Con un lamentable episodio de violencia terminó una de las actividades más atractivas para los estudiantes de la Universidad de Magallanes (Umag), denominada “La Fogata”, y que dio la bienvenida al año 2012. Según testigos, alrededor de las 4 de la mañana un grupo de jóvenes ubicado en uno de los sectores más apartados del área habilitada para la fiesta, comenzó a discutir y a lanzarse botellas.

En una verdadera batalla campal, algunos alumnos resultaron levemente heridos y con sangramiento en el rostro. Sin embargo, la estudiante de Educación Especial de Corporación Santo Tomás, Camila Cárcamo Zerán, de 19 años, no corrió la misma suerte y tuvo que ser derivada en ambulancia hasta el Hospital Clínico Magallanes, donde permanece con lesiones de gravedad.

El organizador del evento, Jonathan Cofré, estudiante de la Umag, confirmó el hecho y agregó algunos antecedentes: “Ya había parado la música y escuché gritos y discusiones entre hinchas del Colo Colo y la U”, relató, señalando que desconoce las circunstancias de la agresión, pero que la joven de 19 años se encontraba tendida con un golpe en la cabeza. Los mismos asistentes llamaron a la ambulancia.

La estudiante herida en su Facebook señala que trabaja en “Alentar a Colo Colo hasta romper la voz”, por lo que es abiertamente hincha del Cacique.

“Cada uno es responsable”

El organizador lamentó el accidente que afectó a la joven, pero dijo que en una actividad tan masiva como “La Fogata” es, prácticamente, “imposible controlar a cerca de cuatro mil personas”. Cofré aseguró que se habían tomado medidas de seguridad, como control en el acceso de personas y ocho guardias de la universidad vigilando el lugar.
“La actividad es abierta al público de la Umag y la responsabilidad es de cada uno, ya que no podemos estar pendientes de todas las personas que asisten”, expresó. El joven confesó que siempre llegan personas externas porque es muy difícil controlar el ingreso a todas horas, pese a que la instrucción era pedir documentación que acreditara ser alumno de la Umag.

“Nosotros sabemos que nuestros compañeros cuidan su universidad y que no fue la gente de la U. Incluso, ellos sacaron a muchos estudiantes para evitar problemas”, dijo Cofré.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Umag (Feum), Manuel Gallardo, no estaba al tanto del incidente, ya que se encontraba participando de una reunión de la Confederación de Estudiantes; sin embargo, expresó que todos los años se realizan esfuerzos para que no ocurran episodios de violencia.

Lo cierto, es que en el Facebook de la Federación algunos de los asistentes manifestaron su preocupación por el ingreso de personas ajenas a la casa de estudios y menores de edad; los daños que ocasionaron a un árbol y se refieren abiertamente a “la guerra de botellas”.