Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

Cidip: dos años aportando a la inclusión de inmigrantes

Sobre el convencimiento que el desarrollo de una región está vinculado con la cantidad de personas migrantes que alberga, el Centro de Integración y Desarrollo para el Inmigrante de la Patagonia (Cidip) ha llevado adelante desde hace dos años una iniciativa de educación no formal destinada a extranjeros que provienen de otras regiones del mundo y que han llegado a vivir a Magallanes, proyecto que a futuro espera extender un trabajo de apoyo en reforzamiento pedagógico destinado a menores migrantes de diversos establecimientos municipales.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 27 de Octubre del 2014

Compartir esta noticia
559
Visitas


Sobre el convencimiento que el desarrollo de una región está vinculado con la cantidad de personas migrantes que alberga, el Centro de Integración y Desarrollo para el Inmigrante de la Patagonia (Cidip) ha llevado adelante desde hace dos años una iniciativa de educación no formal destinada a extranjeros que provienen de otras regiones del mundo y que han llegado a vivir a Magallanes, proyecto que a futuro espera extender un trabajo de apoyo en reforzamiento pedagógico destinado a menores migrantes de diversos establecimientos municipales.
En el marco del proyecto “Patagonia sin fronteras. Escuela para Migrantes”, desarrollado por el Cidip, se busca “otorgar herramientas para que los inmigrantes que vienen a la región, mejoren sus condiciones laborales a fin de aportar a que ellos nivelen sus estudios, algo que hacerlo por otra vía, les generaría altos costos de tramitación”, afirma Elizabeth Verdugo, directora del Cidip.
Actualmente el proyecto pedagógico funciona en la Biblioteca Nº6, gracias al apoyo de Isabel López, directora de la Dibam (Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos), según asegura Verdugo.
Otras de las líneas que está fortaleciendo el Cidip, es el rescate del patrimonio cultural. “Hemos añadido un taller de danza afrolatinoamericana, como una forma de dar valor a las tradiciones que traen los migrantes, para no caer en el error de la aculturación que es fomentar la pérdida de la propia identidad, asumiendo la nueva”, concluyó Verdugo.