Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Claudio Orrego: “No todo lo que hoy brilla en una encuesta se termina imponiendo”

– Precandidato presidencial de la DC dijo “hay algunos en la Concertación que están más preocupados de ver cómo regresan lo más rápido posible al poder, sin preguntarse qué queremos hacer cuando lleguemos al poder y cómo recuperamos la confianza de la ciudadanía”.

Por La Prensa Austral Domingo 2 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
3
Visitas


El precandidato presidencial de la Democracia Cristiana, Claudio Orrego, fundamentó que las primarias que realizará la DC, al señalar que no porque hoy Michelle Bachelet aparezca con las mayores preferencias ciudadanas quiere decir que tenga la carrera ganada.

“No todo lo que hoy brilla en una encuesta se termina imponiendo. De hecho, hubo hartos que se apresuraron –en las pasadas municipales- en celebrar en un balcón y perdieron, porque no fueron capaces de hacer el trabajo”, sostuvo.
Señaló que, en todo caso, las primarias de la Concertación no se convertirán en un ring de box, pues sus verdaderos adversarios son Laurence Golborne y Andrés Allamand, que “quieren prolongar esta nueva forma de gobernar que, nosotros creemos, le ha hecho mal a Chile”.

Orrego llegó invitado por la Asociación Chilena de Municipalidades y para sostener reuniones de trabajo con el alcalde de Punta Arenas, Emilio Boccazzi.

El precandidato presidencial de la DC deja el cargo de alcalde de Peñalolén esta semana, cuando entregue el sillón consistorial a Carolina Leitao, quien formó parte de su propio equipo de gobierno comunal desde el primer día hace ocho años.

Orrego enfrentará en primarias abiertas a la senadora Ximena Rincón, el 19 de enero, oportunidad en que podrá elegir al candidato presidencial de la DC tanto las personas mayores de 18 años que militan en dicho referente como las que no figuran en algún otro registro partidario.

Esto será la antesala de la gran primaria de la Concertación, fijada para el 30 de junio.

-El Presidente Piñera promulgó la ley que establece las primarias. ¿Qué le parece?
-“Me parece un gran paso. Es una gran oportunidad de mejorar nuestra democracia. Creo que la clase política tiene que mirar con humildad los resultados del 28 de octubre, cuando la gente no vota, hay muchas razones detrás de ello. Pero, una de ellas es que, quizás, siente que puede influir menos, que no hay una oferta que la esté convocando, alguien que la inspire. En ese sentido, pasar de las negociaciones de los partidos y de acuerdos más bien cupulares a primarias abiertas en las cuales la ciudadanía pueda expresarse, me parece que lo que hace es oxigenar la política, permitir más debate, que liderazgos que no están consagrados –como el mío- puedan tener una chance y puedan disputar la aspiración de ser Presidente de Chile.

“Obviamente ahora es misión de los partidos aprovechar esta ley, porque ella no es obligatoria, es una facultad y yo espero que los partidos de la Concertación hemos aprendido la lección de la última municipal y que, especialmente donde hubo primarias, generalmente las personas que la ganaron terminaron imponiéndose en las elecciones. ¿Por qué? Porque eso da legitimidad, permite conectarse con la ciudadanía”.

-Quedan dos meses para que la DC prepare sus primarias. Para el electorado regional, ¿cuál es la gran diferencia de su candidatura con la de la senadora Rincón?
-“Creo que hay trayectorias distintas. Soy una persona que en la vida me ha gustado estar con los pies bien en la calle. He sido concejal cuatro años; alcalde, ocho; he sido ministro de Estado. Tengo una experiencia en la cual he podido combinar cercanía con la ciudadanía, innovación y capacidad de realización, porque el camino al infierno está pavimentado de buenas ideas y acá lo que hay que hacer es que las cosas pasen. Segundo, me he definido claramente como una persona socialcristiana, que entiende que el Estado debe tener un rol en la economía, que hay valores que son intransables como el respeto irrestricto a los Derechos Humanos, la unidad de la familia. Yo quiero defender esos valores y esos principios a lo largo del país. Y, en tercer lugar, en el caso particular mío por mi experiencia como alcalde, el tema de la descentralización es fundamental. Eso para, por un lado, por medidas como la elección directa de intendentes, y también mayor poder a los municipios. No podemos seguir gobernando Chile desde Santiago ni tampoco las regiones sólo de la capital regional. Se requiere potenciar las otras localidades. Mi imagen es que Chile es un país como lo construimos desde las comunas hacia La Moneda y no al revés”.

-¿Su candidatura es más popular respecto a la de la senadora Rincón, que aparece más ligada a las cúpulas tradicionales de la DC?
-“Más que calificarla a ella –a quien respeto mucho-, sí te puedo decir que gran parte de los alcaldes y concejales del partido me apoya a mí. Me han visto recorrer, me han visto tener que lidiar con los problemas. Tú sabes que siempre los problemas de políticas públicas llegan a la comuna; los temas sociales, los temas de vivienda, de salud, de educación no parte de la cúspide, parten ahí donde se está viviendo. Si bien gobernar un país es mucho más que gobernar una comuna, es el país real, donde están los temas de narcotráfico, de salud y las listas de espera, los temas de cómo ha decaído la educación municipal y la angustia de los padres porque sus hijos logren llegar a la universidad. Bueno, todo eso se ve ahí, en la calle, en contacto con la ciudadanía. Allí está ese sentido de urgencia y también de indignación frente a las desigualdades que tenemos en Chile, es algo que yo pretendo aportar. No digo que sea el único exponente, pero creo que para la gente que me conoce, que me ha escuchado y que me ha visto actuar en política, se da cuenta que la mía es una candidatura que va más allá que sólo la probabilidad de éxito o no; tiene que ver hoy día con defender principios y proponer ideas”.

-Algunos se cuestionan las primarias de la DC frente a la fortaleza de la ex Presidenta Bachelet. ¿Cuál es el sentido de este proceso?
-“Primero, los partidos existimos porque aspiramos a gobernar. Un partido que renuncia a priori a querer gobernar un país está condenado a terminar irremediablemente en el tiempo y, en ese sentido, que la DC quiera competir es mantener fiel a su propósito como partido político. Segundo, nosotros no sólo queremos llegar al gobierno, queremos tener un proyecto país y ese proyecto no se hace dando un cheque en blanco a nadie en particular. Se hace compartiendo y debatiendo ideas. En algunas estaremos de acuerdo; en otras, no. Y, tercero, si algo aprendimos de las últimas elecciones, es que las encuestas hoy día son un termómetro que está bastante cuestionado. No todo lo que hoy brilla en una encuesta se termina imponiendo. De hecho, hubo hartos que se apresuraron en celebrar en un balcón y perdieron, porque no fueron capaces de hacer el trabajo. Entonces, si bien las probabilidades que tú señalas son las que hoy día dicen las encuestas, hoy día estamos menos preocupados de las encuestas y más preocupados de representar a Chile y entendemos que una primaria no es un ring de box, no vamos a ir a destruirnos entre nosotros. Nuestro adversario son los candidatos de la derecha, son los señores Golborne y Allamand que quieren prolongar esta nueva forma de gobernar que, nosotros creemos, le ha hecho daño a Chile”.

-O sea, ¿este proceso de la DC es más que testimonial, como se ha calificado peyorativamente?
-“Sí. Y también hay que entender el término testimonial y no hay que mirarlo en menos. De hecho, mi partido se hizo en base a gente que dio testimonio durante muchos años ganaran o perdieran las elecciones. Eso lo tengo en un muy alto concepto, así es que no lo considero una descalificación. Pero tú tienes razón: nosotros vamos a competir para poder influir con nuestras ideas y poner nuestros liderazgos al servicio de un proyecto más amplio que es el de la oposición. Si aspiramos, obviamente, a ganar: y, si no lo logramos, vamos a ponernos detrás de la candidatura de quien legítimamente gane las primarias. Pero, la DC no está por entregar un cheque en blanco a nadie a priori y, mucho menos, va a sucumbir al síndrome del balcón, de quienes celebran antes de haber ganado nada. Hay algunos en la Concertación que están más preocupados de ver cómo regresan lo más rápido posible al poder sin preguntarse, uno, qué queremos hacer cuando lleguemos al poder y, dos, cómo recuperamos la confianza de la ciudadanía. Aquí tenemos que hacer un trabajo político. Por eso es que la ley de primarias es tan importante, porque permite, con debate, reencantar a la gente”.

-En las últimas elecciones, se criticó la falta de propuestas y el excesivo acento en el marketing.
-“La única manera de combatir el desprestigio de la política y el desinterés con la política es con buena política. El marketing es un medio, pero no un fin. El fin de la política es tener un país distinto, mejor. En las últimas municipales –tal como tú dices- se llegó al paroxismo del abuso del marketing electoral, con mucho dinero invertido y con cero debate. Si queremos reencantar al 60% de los chilenos a los que les dio lata ir a votar ese día, bueno, para eso tenemos que proponer ideas, decir lo que pensamos, discrepar –eso no es grave-, para que la gente sepa lo que uno piensa. Te pongo un ejemplo, el ex ministro Golborne tuvo un discurso muy antipartidos y hoy es el candidato presidencial del principal partido del país. Se declaró muy partidario del acuerdo de vida en pareja y, sin embargo, su partido, aunque no es militante, está vetando la discusión por la vía de recurrir al Tribunal Constitucional. Entonces, sería interesante saber si el señor Golborne está con la Udi o con qué ideas. Ese tipo de debate le hace bien a Chile”.