Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Con 1.460 vehículos almacenados, Maestranza Municipal ya no da para más

Con vehículos retenidos desde 1988, la Maestranza Municipal atraviesa hoy el peor colapso que pudiera afrontar en su historia, pese a que sus dependencias actuales son significativamente más espaciosas que las que durante décadas ocupó en su anterior ubicación en calle Pérez de Arce.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 30 de Septiembre del 2012

Compartir esta noticia
89
Visitas


Con vehículos retenidos desde 1988, la Maestranza Municipal atraviesa hoy el peor colapso que pudiera afrontar en su historia, pese a que sus dependencias actuales son significativamente más espaciosas que las que durante décadas ocupó en su anterior ubicación en calle Pérez de Arce.

Hoy ya son alrededor de 1.460 vehículos que ya colapsan las 2 hectáreas y media de sus terrenos en el sector norte, sin espacio prácticamente para ningún vehículo más.

Si bien hay automóviles que fácilmente se podrían rematar por abandono en un lugar municipal, Sergio Becerra, director de Operaciones del municipio, indicó que la cosa no es tan sencilla y que hay que agotar instancias legales para determinar si acaso corresponde o no su subasta.

El tema ya se complica al determinarse que fue un tribunal el que decretó la retención de cada automóvil y, en un momento determinado, puede aparecer un propietario y decir que si los tribunales nunca le dieron la orden, “porqué el municipio los remata”.
Sin embargo, el funcionario expresó que pueden actuar como lo hace el Cementerio Municipal en algunas oportunidades, publicar patentes y, “bajo esas condiciones, difundir que vamos a proceder al remate. Además hay algunos vehículos muy antiguos que por sus características no tienen ningún valor comercial, como los Opala, los Pony y otros que ya cumplieron su vida útil y que como modelos están obsoletos, por lo que sale muy caro ponerlos en circulación”.

Asimismo, Becerra advirtió que además hay que tomar en cuenta que de partida los vehículos ingresan al corral por orden de un tribunal, no porque el municipio los quiera llevar.

Segundo, el automóvil ingresa al corral municipal generalmente con un servicio de grúa, “y en este minuto el remate no da como para que se puedan liquidar las grúas, por lo que el gran perdedor aquí va a ser el prestador del servicio, Porque si bien es cierto son excesivos los costos que cobra el servicio de grúa (40 mil pesos), imagínate que yo le remate a un servicio 20 vehículos nomás, ya está con 800 mil pesos en contra”.

Los primeros 300

En noviembre próximo, Becerra señaló que los 300 automóviles más antiguos serán subastados por el municipio, al ser insostenibles su situación actual de falta de espacio.

Estos 300 vehículos que saldrán a remate en noviembre también significan un costo adicional: “Nosotros tenemos estos vehículos en el corral municipal, pero para poderlos sacar de ahí y ponerlos en exhibición tenemos que arrendar un recinto para poderlos exhibir, porque dentro del corral no lo podemos hacer. Debemos arrendar un servicio de guardia para que vigile mientras tenemos los vehículos afuera”.
Como municipio además deberán difundir esta subasta y, cuando hagan el remate, si apareciera algún propietario interesado en saber cuánto dinero recuperará vería que la cifra está en contra “por hartos pesos”.

Si bien el director de Operaciones señaló que “como municipio pensamos que no vamos a recuperar ni un 20 de lo que vamos a gastar, lo único será que al limpiar tendremos un mayor espacio. Y no sabemos si va a haber oferentes o no, porque una chatarra en este minuto no tiene valor comercial. La gente no quiere llevar una chatarra a un local, porque exige que le saques los asientos y todo, y llevarse solamente el fierro. Y si hablamos del fierro, un Pony está costando como 10 mil pesos. Entonces siempre vas quedando con cachureos”.