Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Con gran alegría y agradecimiento los niños de la Escuela de Barranco Amarillo recibieron implementación tecnológica

Ayer se puso en marcha la primera iniciativa, en su tipo, entre la compañía nacional y un diario regional, que beneficia a más de cincuenta escolares de la zona rural. Se trata de un laboratorio de computación, notebook para profesores, conectividad a Internet y capacitación en nuevas tecnologías.

Por La Prensa Austral Viernes 2 de Septiembre del 2011

Compartir esta noticia
17
Visitas


Con enormes sonrisas en sus rostros y una alegre demostración de agradecimiento, la comunidad educativa de la Escuela Dellamira Rebeca Aguilar de Barranco Amarillo inauguró ayer una nueva implementación tecnológica que beneficiará a más de cincuenta niños de dicha localidad rural.

Se trata de un inédito proyecto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) entre Entel y La Prensa Austral que permitirá a los alumnos y profesores contar, por primera vez, con un laboratorio de computación equipado con siete PC de escritorio, una impresora, un data show con telón y un subwoofer. Sumado a esto, se donaron siete notebooks para uso docente y de aula; y se está llevando a cabo una capacitación en nuevas tecnologías para entregar las herramientas necesarias para el buen manejo de los usuarios.

La apertura a este nuevo mundo era una necesidad patente de la “escuelita” -como le llaman con cariño -, ya que era uno de los pocos establecimientos educacionales de la región que no contaba ni siquiera con un computador. Este colegio funciona en el kilómetro 8,5 norte.

Su directora, Irma Bahamonde, contó que de los 54 estudiantes (de kinder a sexto básico), tan sólo un diez por ciento cuenta con un PC en su casa; mientras que los restantes nunca habían tenido contacto con estos equipos.

El alumno de quinto básico, Damián Aguilar, es uno de ellos. “No tenía computador y ahora estoy aprendiendo a usarlo. Lo que más me cuesta es escribir porque no sé dónde están las letras y lo que más me gusta es ver videos de la materia. Creo que ahora vamos a aprender más”, aseguró.

La capacitadora del grupo educativo, María Luisa Vicuña, destacó la facilidad con que están aprendiendo los estudiantes y la motivación que logra Internet. “Teníamos niños y profesores que jamás habían prendido un computador y no conocían las redes sociales; y habían otros con herramientas básicas”, contó, señalando que los notebook en aula permitirán un mejor trabajo en salas multigrado (dos cursos en una sala).

“Es un regalo caído del cielo. Permitirá desarrollar nuevas posibilidades de aprendizaje, nuestros niños podrán navegar por Internet y dar respuesta a sus inquietudes, conociendo un mundo antes desconocido”, afirmó la docente, manifestando que “este gesto lo llevaremos siempre en el corazón”.

La ceremonia de inauguración se realizó ayer en dependencias del establecimiento y contó con la presencia del seremi de Educación, Raúl Muñoz; seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Gustavo Faraldo; jefa área educación de la Corporación Municipal, Nieves Raín; el gerente de La Prensa Austral, Francisco Karelovic; el director de La Prensa Austral, Alejandro Toro; y la gerenta de RSE Entel, Marlen Velásquez.

Génesis del proyecto

“Es increíble cómo una idea puede cambiar una historia”, comenzó diciendo el director de La Prensa Austral, Alejandro Toro, en su discurso. Y así, fue. Luego de un encuentro de directores de medios de comunicación efectuado en abril en Viña del Mar, el periodista propuso a la gerenta de RSE Entel, Marlen Velásquez, beneficiar a una escuela de Punta Arenas que presentara necesidades tecnológicas para cambiar esa realidad. Ella aceptó y junto a la Corporación Municipal de Punta Arenas surgió el nombre de la Escuela Dellamira Rebeca Aguilar, un establecimiento que estuvo a punto de desaparecer, pero que ha logrado superarse notablemente. La idea de este proyecto es que sea sustentable en el tiempo y acompañe el proceso de aprendizaje de los niños.

“Yo le digo a todos los papás que no pierdan nunca los sueños ni la esperanza, porque el día que dejamos de soñar matamos la vida de nuestros hijos”, expresó Velásquez ante los asistentes a la ceremonia.