Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

Concejal Mario Pascual: “Acá hubo irregularidades administrativas, y situaciones penales y civiles que nunca fueron investigadas”

El edil sostiene que la Umag, dueña de los terrenos donde fueron encontrados los animales,
nunca contó con autorización para albergarlos.

Por La Prensa Austral Martes 22 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
14
Visitas


El concejal Mario Pascual Prado se encuentra indignado por el resultado de las pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI), donde el Juzgado de Garantía de Punta Arenas dictó fallo condenatorio, por maltrato animal, contra Jaime Valderas Velásquez, patrón de lancha pesquera que capturó a crías de lobos marinos, hace más de tres años, quien tendrá que pagar una multa de dos unidades tributarias mensuales, es decir, unos $84.000.
Los animales murieron por falta de alimentación y cuidados, siendo enterrados en el sector de bahía Laredo, a unos 25 kilómetros al norte de Punta Arenas, en terrenos del Centro de Cultivos Marinos de la Universidad de Magallanes (Umag).
Las crías iban a ser llevadas a zoológicos y circos en Moscú.
“Obviamente, existe indignación no solamente de mi persona sino que también de todas las que estuvieron detrás de esta denuncia. Yo hice esta denuncia en su momento, hace tres años, precisamente a raíz de terceros que me informaron de situaciones extrañas que estaban ocurriendo en la Universidad de Magallanes. Yo hice la denuncia a la PDI y se inició esta investigación”, señaló el concejal.
Pascual planteó que las crías de lobos marinos fueron enterradas ilegalmente en terrenos de la Universidad de Magallanes (Umag), incluso, sostuvo, se habría intentado quemar a algunos para hacer desaparecer cualquier rastro.
Irregularidades
“Acá hay una serie de irregularidades que no se investigaron”, agregó.
“Hubo una contratación de una empresa internacional a una empresa chilena, que es la empresa Melinka, que no reunía las condiciones para la captura de este tipo de animales. En segundo lugar, esta empresa hace la solicitud a Subpesca, en Valparaíso. Y dentro de esa solicitud, pone como sitio de almacenamiento de estos animales en cautiverio vivos, un lugar, que es una casa particular, que no cumplía con ninguna de las condiciones que requieren estos animales para mantenerse vivos. Ya es una irregularidad que Subpesca (Subsecretaría de Pesca) no haya fiscalizado adecuadamente cuál era la empresa, cuál era el giro y dónde iban a ser depositados estos animales, una vez capturados”, explicó Pascual.
“No obstante aquello, había una solicitud contraria a este tipo de capturas por parte del agente zonal de Pesca de la época, que fue pasado a llevar por Subpesca en su momento. Hizo caso omiso a la solicitud del director zonal de Pesca. En tercer lugar, cuando se autoriza a una empresa a hacer este tipo de captura, tiene que ir con fiscalización de distinto tipo. Y acá, a lo menos, debería haber estado Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca) fiscalizando todo el proceso, desde el inicio hasta la entrega al último dueño. Y de eso, no hubo nada. Es más, hubo un juicio que Sernapesca le hace a la empresa Melinka, desde mi punto de vista, como una forma de deslindar responsabilidades, porque ellos deberían haber estado en todo momento en la fiscalización, ellos deberían haber acompañado a estos buques o a este pescador que hizo esta maniobra. Porque, evidentemente, fueron capturados en tierra (crías de lobos marinos), eran especies muy pequeñas, en una época en que está prohibido cazar, porque era época de apareamiento”, afirmó el integrante del Concejo Municipal.
Finalmente, Pascual destacó que la Umag nunca contó con ninguna autorización para mantener a estos animales bajo su alero, y que el sumario interno que supuestamente se instruyó para investigar esta situación, nunca arrojó resultados.
Por lo mismo, Pascual destacó a la opinión pública que en este caso hubo irregularidades administrativas, y situaciones civiles y penales que no fueron investigadas.