Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Condenan a pagar $3,8 millones a empresaria por muerte de veinte crías de lobos marino

Animales fueron capturados con la intención de ser exportados a zoológicos y circos acuáticos de Rusia.

Por La Prensa Austral Sábado 27 de Agosto del 2011

Compartir esta noticia
98
Visitas


A seis meses de que quedara al descubierto el entierro de veinte crías de lobos marino, cuya captura había sido autorizada por la Subsecretaría de Pesca con miras a ser vendidas a un parque zoológico en Rusia, el Segundo Juzgado de Letras de Punta Arenas falló la causa civil, imponiendo una multa de 3 millones 800 mil pesos a la empresaria identificada como responsable del negocio.

El caso estalló en febrero pasado cuando se denunció que en un terreno de Bahía Laredo, perteneciente a la Umag, habían sido enterrados una veintena de lobos marino.

La denuncia ante el Segundo Juzgado de Letras fue interpuesta por el Servicio Nacional de Pesca, acusando una infracción a la Ley de Pesca en contra de la Sociedad Comercial Melinka y Cía. Ltda, representada legalmente por Teresa Saldivia Moraga.

La empresaria obtuvo con fecha 2 de diciembre de 2010 una autorización por parte de la Subsecretaría de Pesca para que capturara 30 ejemplares juveniles de la especie lobo común, los que estaban destinados a un acuario en el extranjero (Rusia), para lo cual era necesario capturar los ejemplares y luego someterlos a un proceso de acondicionamiento o adaptación, previo a su envío al exterior. Por tal motivo, la Sociedad Comercial Melinka, habilitó algunas instalaciones en dependencias del Centro Experimental de la Universidad de Magallanes, en Bahía Laredo.

De acuerdo a la narración de los hechos que hace Sernapesca, el 14 de febrero de 2011, la empresa Melinka informó vía fax a dicho servicio, que a partir de las 15 horas de ese día comenzarían a llegar a las dependencias de Bahía Laredo, con 20 ejemplares de la mencionada especie, los cuales habían sido capturados por la embarcación “Magallanes III”, en el sector de isla Agnes. Durante esa tarde, inspectores de Sernapesca pudieron apreciar que la mayoría de los ejemplares eran muy pequeños y no correspondían a “juveniles”, como señalaba la resolución administrativa, sino que se trataban de ejemplares lactantes de lobo de mar. Esto fue cuestionado por la empresa. La controversia planteada fue resuelta por el médico veterinario, especialista en mamíferos marinos, Anelio Aguayo, quien concluyó que las especies correspondían a lactantes.

Las crías evidenciaban múltiples lesiones, debido a lo cual, con el pasar de los días, fueron muriendo paulatinamente.

La muerte de los ejemplares provocó un fuerte impacto en la comunidad y generó también el repudio público de algunos sectores.

Durante la causa civil abierta en el Segundo Juzgado de Letras declararon funcionarios de la Universidad de Magallanes, de Sernapesca, de la Pesquera Melinka y expertos en mamíferos marinos.

Incumplimiento a resolución de Pesca

Ponderadas las pruebas reunidas durante el proceso, el juez Claudio Jara arribó a la convicción que “las personas encargadas del manejo en cautiverio de los ejemplares de lobos capturados, no dieron cumplimiento cabal a lo ordenado por la resolución exenta Nº3640 de la subsecretaría de Pesca, pues, por una parte, no se efectuó un registro o ficha que detallara la información requerida para cada uno, y por otra, de los datos proporcionados no aparece anotada la condición sanitaria, cuestión relevante si se considera el desenlace final del proceso, constituyendo los registros simples anotaciones genéricas, como se ve de los documentos aportados por una testigo”.

La mencionada resolución administrativa hace responsable al solicitante (Pesquera Melinka) de las actuaciones que realicen terceros a quienes encargue las labores que se autorizan.

Frente a ésta y otras consideraciones, el magistrado a cargo concluyó que “la denunciada no dio cumplimiento de forma estricta a la resolución de 2 de diciembre de 2010, de la Subsecretaría de Pesca, de modo que debe acogerse la denuncia y condenarla al pago de una multa, según lo dispone el artículo 116 de la Ley de Pesca, por tratarse de una infracción que no tiene señalada en la ley una sanción especial”.

De acuerdo a lo resuelto, el juez Claudio Jara decretó condenar, con costas a Teresa Saldivia Moraga, representante de Pesquera Melinka, a pagar una multa equivalente a 100 unidades tributarias mensuales (3 millones 800 mil pesos), por incumplimiento de la resolución de la Subsecretaría de Pesca.

En el evento que la denunciada decida interponer un recurso de apelación en contra de la sentencia, deberá consignar el 50 por ciento de la multa impuesta.

Paralelamente a esta causa civil, la Fiscalía de Punta Arenas instruye una investigación criminal a cargo del fiscal Eugenio Campos Lucero, la cual hasta la fecha no se ha judicializado.