Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Contraloría investigará uso de dineros adjudicados a juntas de vecinos para su remodelación

Dirigentes vecinales, en compañía del diputado Marinovic, solicitaron formalmente a la contralora su intervención,
debido a las falencias de construcción que presentan los recintos.

Por La Prensa Austral Sábado 13 de Agosto del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
35
Visitas


Una solicitud de investigar y fiscalizar la remodelación de más de 30 sedes vecinales, obras ejecutadas en los dos últimos años con los dineros de la privatización de Esmag, hoy Aguas Magallanes, ingresó ayer a la Contraloría Regional un grupo de dirigentes vecinales de Punta Arenas, en compañía del diputado independiente por Magallanes, Miodrag Marinovic Solo de Zaldívar.

A las 11 de la mañana la presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos “Punta Arenas”, Rosa Zúñiga, y el vicepresidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos “Hernando de Magallanes”, Carlos Aro, en compañía de los presidentes de las juntas vecinales “Eusebio Lillo”, Juan Loaiza; y “El Pingüino”, Norberto Catalán, y el mencionado parlamentario, llegaron hasta las dependencias de la Contraloría Regional de Magallanes para hacer la denuncia ante la contralora Verónica Orrego Ahumada.

“Hemos denunciado todas las falencias que ha habido dentro de las juntas de vecinos, donde la unidad técnica, responsable de ejecutar este proyecto, como es la municipalidad, no ha fiscalizado. Se han entregado sedes de juntas de vecinos con materiales usados, no se han entregado como corresponde. En estos días de nieve y lluvia, hemos encontrado nuestras juntas de vecinos totalmente inundadas, que supuestamente fueron remodeladas con materiales nuevos”, señaló Zúñiga.

La dirigenta vecinal sostuvo que las sedes vecinales más afectadas son, además de las mencionadas, las de las juntas Nº40 “21 de Mayo”, Nº27 “Don Bosco” y Nº48 “Manuel Bulnes”. Algunas de ellas fueron entregadas a fines del año pasado y las demás, a principios de este año.

Pagaron por la
mano de obra

Por su parte, el presidente de la junta de vecinos El Pingüino, Norberto Catalán, aseguró que la organización contaba con “22 millones de pesos en la Subdere (Subsecretaría de Desarrollo Regional) que no me han sido entregados. Por un trabajo mal hecho, que no terminaron, tuve que pedir una subvención de un millón 100 mil (pesos) y nosotros, como dirigentes vecinales, tuvimos que pagar 400 mil pesos en mano de obra. Teniendo 22 millones de pesos en la Subdere, ¿por qué tengo que estar pagando por la mano de obra, por qué tengo que pedir subvención? Hay tremendas anomalías en mi junta de vecinos, por eso estoy acá”.

“Según el jefe de la Subdere, la municipalidad tiene que hacerles llegar un documento y ahí recién se puede ver qué va a pasar con esa plata”, añadió Catalán. Asimismo, afirmó que tuvo que esperar tres meses para que le otorgaran la subvención de un millón de pesos para comprar cerámica.

El presidente de la junta vecinal “Eusebio Lillo”, en tanto, afirmó que “la junta no se puede usar. Es imposible caminar; es un pozón de agua las cerámicas, las paredes; los baños mal hechos… Es un trabajo demasiado mal hecho. Falta el control de los inspectores de la Dom (Dirección de Obras Municipales).

“La sede la entregaron en julio de 2010”, agregó Loaiza. “Voy a luchar hasta lo último para que mi sede quede como corresponde”.

En total, dicha junta se adjudicó $25 millones para remodelación. En una primera instancia se les entregaron $13 millones 200 mil para amoblar el recinto, con muebles aéreos, cocina, campana eléctrica y microondas. Luego se les asignaron $11 millones 800 mil más, “y no tengo nada de eso”, aseguró el dirigente.

Finalmente, indicó que, a través de un oficio al alcalde Vladimiro Mimica, y apelando a la Ley de Transparencia, solicitó que se le respondiera por esta situación, respuesta que hasta hoy no ha logrado obtener.

Por su parte, el diputado Marinovic señaló que se trata de “dineros muy sentidos para nosotros, los magallánicos, porque esa plata que quedó para arreglar nuestras sedes vecinales, nuestras juntas de vecinos, han quedado con una serie de falencias e irregularidades tremendamente graves, y es por eso que vemos que lo que se contrató para que se arreglen nuestras juntas de vecinos, no es, en definitiva, lo que se está entregando a los vecinos de nuestra ciudad”.

“Las juntas de vecinos tienen el mismo derecho que tiene cualquier chileno, cualquier privado, cualquier casa o edificio particular de ser entregado en las mejores condiciones y de acuerdo al contrato, con sus techos funcionando, con sus pisos funcionando y con todo aquello que corresponde. Aquí no hay chilenos de primera ni de segunda (categoría)”, añadió.

“Estoy muy contento de acompañar a los dirigentes vecinales para poder respaldar esta petición y la contralora ha sido muy clara. Ha acogido este tema, se va a investigar para verificar que estos recursos hayan sido bien utilizados”, concluyó.