Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Corte rechaza recurso por inicio de obras de construcción cercano al Humedal Tres Puentes

El pasado 17 de julio el alcalde Vladimiro Mimica, a nombre de la Municipalidad de Punta Arenas, recurrió de protección en contra de la empresa Bravo e Izquierdo por las obras de construcción iniciadas en las proximidades del Humedal Tres Puentes.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 22 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
52
Visitas


El pasado 17 de julio el alcalde Vladimiro Mimica, a nombre de la Municipalidad de Punta Arenas, recurrió de protección en contra de la empresa Bravo e Izquierdo por las obras de construcción iniciadas en las proximidades del Humedal Tres Puentes.

Posteriormente se hizo parte de la presentación judicial la Agrupación Ecológica Patagónica Humedal Tres Puentes, representada por Jaime Cárcamo.

Concretamente, los recurrentes solicitaban la paralización de los trabajos de movimiento de tierra en el sector, por estimar que las obras se ejecutaban sin existir un plan de protección de las aguas subterráneas que recorren dicho predio, las que sirven de afluentes alimentarios del humedal, realizando además canales que desvían los cursos naturales de agua, amenazando con ello la vida de las especies que viven en dicho sector, el ecosistema y el medio ambiente.

El Humedal Tres Puentes, corresponde a un humedal de tipo palustre, en el que se ha registrado un total histórico de 74 especies de aves, entre terrestres, rapaces y acuática. Entre las especies protegidas figura el canquén colorado.

La municipalidad acusó a la empresa Bravo e Izquierdo de haber actuado con arbitrariedad, dado “por la conducta caprichosa de los recurridos, por el abuso del derecho de propiedad, por cuanto, con sus actos afectan los derechos de terceros y en especial el medio ambiente”. Claramente, añadió, “con criterios meramente económicos, alteran el entorno, sin ningún interés y sin medir las consecuencias de sus actos”.

La sola presentación del recurso trajo como efecto la paralización de las obras, ello luego que la Corte de Apelaciones acogiera una orden de no innovar.

La respuesta de la constructora

La constructora al responder el recurso, expuso que los señores Matías Izquierdo y Luis Bravo, en su calidad de propietarios del terreno denominado Lote 3-A, ex mitad hijuela 16, Rol 5028-278, encomendaron a la empresa constructora Bravo e Izquierdo Ltda., y de la que son socios, que efectúe un movimiento de tierra a fin de prepararlo para construir viviendas, trabajos que son absolutamente legítimos, pues ocurren dentro de la propiedad de sus representados, ubicada en el sector G3 del Plano Regulador Comunal, que permite la construcción de viviendas.

Llamó la atención de la empresa que la municipalidad, conociendo dicho plano, haya omitido señalar la circunstancia en que funda el recurso de protección.

En razón de tales argumentos, la parte recurrida estima que la interposición del recurso resulta arbitraria, pues la imputación de que los trabajos pudiesen afectar al humedal carece de todo sentido si se tiene presente que en las cercanías se han construido obras de gran volumen y de alto impacto, como el Hospital Clínico, Avenida Eduardo Frei, Avenida Carlos Ibáñez del Campo, calle José Joaquín Pérez, que también rodea el humedal, y por la que se accede en especial a las Industrias Impa, Crosur, Servinaut, Indura, Ivago (empresa de máquinas y camiones) y las enormes instalaciones de la Dirección de Vialidad. Sin embargo, plantea que ni la municipalidad ni nadie jamás manifestó preocupación alguna por el humedal, nada se dijo sobre la protección del canquén colorado y demás especies referidas en el recurso.

Por lo mismo, su abogado representante, Juan Carlos Sharp, considera que “el recurso es temerario, pues no hay antecedentes de que exista afectación al humedal, a lo sumo hay una especulación o suposición en orden a que podría producirse una afectación, por tanto ni siquiera existe amenaza a los derechos invocados de contrario”.

Luego el abogado señala que el alcalde Mimica sorprende con su recurso acusando a sus representados de provocar una alteración al medio ambiente, de actuar con abuso del derecho, de que su conducta es “arbitraria e ilegal”, lo que ofende a aquéllos, la obra es lícita, se ejecuta a plena luz del día, a vista de todo el mundo, y dentro de los deslindes de un predio propio ubicado en un lugar que admite este tipo de trabajos es posible. De modo que, indica, sobre la base de aparecer “defendiendo” la naturaleza y de poder, para ello, armar un recurso de protección de viable apariencia, la autoridad ha cuestionado ofensivamente a los recurridos, con publicidad, convocando a los medios de comunicación para que presencien la presentación del recurso.

Transcurridos un poco más de tres meses de la presentación legal, el viernes 19 de octubre la Corte de Apelaciones dictó fallo, rechazando el recurso de protección del alcalde Mimica, el que se había interpuesto no sólo a favor de los vecinos del humedal, sino de toda la comunidad de Punta Arenas.

En conclusión de los ministros que analizaron los antecedentes del caso, “no se vislumbra un acto arbitrario o ilegal, en la forma que invoca el recurrente, más aún cuando queda de manifiesto que los recurridos no tienen obligación de someter sus trabajos a un previo informe de impacto ambiental y que el denominado humedal se emplaza en la Zona R8 del Plano Regulador de esta comuna, totalmente distinta y distanciada de la G3 donde se emplaza el predio de los recurridos. Por lo demás, resulta público y notorio que en las inmediaciones de este último, se destacan entre otras varias, recientes obras y construcciones de gran envergadura como son el Hospital Clínico y la Avenida Presidente Frei.

Este resultado judicial podría ser motivo de un eventual recurso de apelación ante la Corte Suprema por la parte recurrente.