Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Crisis internacional afectó actividad turística

Turoperadores locales no apreciaron un crecimiento en esta temporada de alta
2010-2011, aunque tampoco se disminuyó mucho en relación al año pasado

Por La Prensa Austral Sábado 2 de Abril del 2011

Compartir esta noticia
22
Visitas


Aunque entre operador y operador puede haber percepciones distintas porque los mercados y clientes son diferentes, en términos generales el sector turismo evaluó la temporada de alta 2010-2011 como un período en que no hubo crecimiento. Pero en el que tampoco incidió mayormente la paralización por el tema gas vivida en enero pasado.

Juan José Salas, gerente de Aventura Sur Turismo, indicó que la temporada de turismo receptivo fue inferior a años anteriores, con un flujo menor en cruceros y también en el área receptiva de larga distancia. Lo atribuyó a la crisis internacional que ha restado la demanda de países europeos como España y Francia, que tuvieron una baja importante y Alemania ha cambiado su estilo al hacer reservas más a última hora a diferencia de antes que era con un año de anticipación.

Respecto a las leves bajas estadísticas en Torres del Paine, indicó que un buen porcentaje de pasajeros que ingresan lo hace en “full day” desde Calafate (Argentina), flujos que serían ajenos a la captación de los operadores regionales.
Aunque aprecia una pequeña disminución en relación al período anterior, “si ello se compara al ritmo de crecimiento que había hace unos tres años, la baja es aún más considerable”.

Al considerar el paro del gas, hizo ver que al mes de enero se le debe quitar una semana en que prácticamente se vaciaron los hoteles del Paine y hubo cancelaciones, algunas de ellas se postergaron y se hicieron después pero hubo muchas que se eliminaron y perdieron.

Pudo ser mejor

Para Arturo Aliaga, gerente de Turismo Comapa, el tema del gas incidió fuertemente a todos los operadores en enero. De no haber tenido este problema, la temporada habría sido mejor.

Aun cuando febrero mejoró notablemente en relación al mismo mes del año anterior y marzo también, “ello se debió a que en 2010 tuvimos el terremoto”.

Si bien esta temporada alta partió tarde, se estimaba que podría terminar temprano pero no fue así y creen que debiera estar finalizando a mediados de abril”. Por ende, las cifras debieran ser más o menos similares al año pasado.

A nivel regional, el Paine sigue siendo muy fuerte y a nivel local la pingüinera de isla Magdalena mantiene un movimiento interesante identificado con esta provincia. Ahora, con el proyecto que va a salir pronto de Fuerte Bulnes, una vez terminado también adquirirá importancia.

Sin embargo, cree que “sobre todo Punta Arenas necesita copiar de lo que tiene Ushuaia, que vive fuerte en el verano pero tiene mayor demanda en invierno fuerte”. Aquí, el proyecto de Tres Morros con sus canchas de esquí sigue penando.

¿Y en invierno?

Una temporada regular en términos de afluencia de visitantes extranjeros, marcada por la crisis económica europea, reconoció Alejandra Meneses, socia de Turismo Pali Aike, al viajar sólo especialmente quienes tienen más dinero.
Si bien hace seis años que viene en baja la cifra de visitantes, señaló que el paro del gas durante una semana fue complicado para su sector, perdiendo muchas ventas e, incluso, debiendo anular una buena cantidad. Aunque, una vez finalizado, hubo un gran movimiento de tours y no tuvo un efecto negativo para la temporada completa.

La presencia de chilenos tampoco es tan importante como para salvar la temporada, en parte limitado por la situación económica.

La ejecutiva añadió que a esto se suma que a muchas agencias de turismo se les dificulta mantener sus locales abiertos durante la temporada baja. “Se ha dicho siempre que se va a promocionar el invierno, pero nunca se promociona, ni se trae gente”, expresó. La temporada de alta va desde mediados de noviembre hasta el 15 de abril, lo que implica trabajar cinco meses para mantener su aparataje todo el resto del año.

La única esperanza podrían darla los brasileños, y “algo habrá que inventar, quizá ponerle más cuento a la nieve”, además de generar más actividades típicas en invierno. Ello, al ser insuficiente el Carnaval y el Festival en la Patagonia. En el fondo, aún falta por hacer que Punta Arenas sea una ciudad entretenida en invierno, siguiendo el ejemplo de Ushuaia con la nieve y actividades anexas.