Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Cuestionan uso de millonarias transferencias de recursos sólo con finalidad de gastar presupuesto regional

– Miguel Sierpe dijo que no tiene memoria de que en otros gobiernos se haya transferido $3.500 millones a servicios en pocas semanas y reparó en que no hay claridad en qué se van a ocupar.

Por La Prensa Austral Domingo 30 de Octubre del 2011

Compartir esta noticia
20
Visitas


El consejero regional y presidente comunal de la DC, Miguel Sierpe, expresó ayer su preocupación por la estrategia adoptada por la intendencia para poder gastar el 100% del presupuesto regional de este año, haciendo ver que las millonarias transferencias de recursos a servicios y organizaciones son la forma más fácil para llegar a tal meta, pero presentan un serio problema de eficacia en el uso de los fondos de Magallanes.
“Así es bien fácil llegar a la meta, pero –reitero- el problema es la eficiencia”.
Sierpe es el miembro más antiguo del Consejo Regional, pues lo ha integrado ininterrumpidamente desde que se creó dicho cuerpo colegiado.
El denominado “l’enfant terrible” negó terminantemente que hoy salga a cuestionar el manejo presupuestario del intendente Arturo Storaker como una suerte de represalia por la medida adoptada recientemente en contra de la ex seremi de Agricultura, María Elisabeth Muñoz.
“¡Para nada! No tiene absolutamente nada que ver con eso. Estas mismas críticas las hice durante los gobiernos de la Concertación porque creo que es lo que tengo que hacer y que en esto hay que ser objetivo”, planteó.

¿Cuál es su evaluación del tema presupuestario?
“Resulta evidente que hay un tema bastante serio con el presupuesto de la región. Estamos frente a una situación muy compleja porque, al 30 de septiembre, sólo teníamos ejecutado un 48% y en octubre no ha habido gran avance”.

Pero, la intendencia ha generado transferencias de recursos.
“Sí, pero estas transferencias fundamentalmente están orientadas a diferentes ámbitos en que el Consejo Regional y el Gobierno Regional pierden el control de los recursos”.

Sin embargo, hay algunos que defienden la transferencia de recursos como un mecanismo válido y que se ha usado siempre para lograr eficiencia presupuestaria.
“Yo no recuerdo que haya habido alguna transferencia como las que hemos asistido en estas últimas semanas. Según recuerdo, sólo en la última semana fueron dos mil 700 millones de pesos y hace unas cuatro o cinco semanas aprobamos una cantidad de proyectos para micro emprendimientos para el Fosis del orden de 800 millones de pesos”.

¿En un mes se han transferido ya unos tres mil 500 millones de pesos?
“Sí, y, en el caso del Fosis, eso tiene como usuarios a microempresarios y cada microempresario va a poder optar a alrededor de un millón de pesos, situación que –creo- no va a arreglar en nada ninguna situación de ningún microempresario. Por lo tanto, en el fondo de los proyectos, cuando a uno le dicen para qué son los recursos, se puede encontrar teóricamente justificación, pero las transferencias se justifican cuando existen temas importantes.
“Si queremos justificar transferencias y si son tantos los recursos que sobran, entonces, hay temas sociales importantes en la región que podríamos atacar, como, por ejemplo, las condiciones deplorables en que se encuentran varias organizaciones sociales de servicio como el caso del Hogar de Cristo. También se podrían haber traspasado recursos para los Bomberos, a las instituciones del voluntariado”.

El encargado de la Dac dijo que una de las falencias de la región es el fomento productivo y que estas transferencias apuntan, precisamente, a suplir en parte tal problema, como es el caso de las platas a Sercotec y al Fosis.
“A mí me gustaría que, en vez de decir eso, se pudiera decir cuál es específicamente el programa. Creo que hoy día la verdad -y es una opinión personal- es que la transferencia se hizo sin saber efectivamente cuáles van a ser los programas y cuáles sus características.
“Hoy día se transfieren fondos con el discurso de ayudar a los microempresarios, pero a mí me gustaría saber fehacientemente cuáles son los mecanismos que se van a usar y ahí perdemos nosotros el control de cómo se van a usar estos recursos”.

¿Usted pidió al intendente que el Core pudiera tener alguna supervisión sobre este gasto?
“Lo solicité formalmente. A mí me parece que el Gobierno Regional debiera tener una participación que hoy día los asesores legales del Consejo han planteado que el Consejo Regional no puede tener gente en las comisiones evaluadoras ni en los comités que distribuyen finalmente estos recursos”.

Si existe este resquemor, ¿por qué el Core dio su venia a tales transferencias?
– “Yo tuve una actuación particular porque algunas transferencias las aprobé y otras no. Tampoco estoy de acuerdo con algunas personas que discriminan por grupos, como fue el caso de los recursos dados para el Agro. Debemos fijarnos que, si transferimos recursos al sector ganadero, los beneficiarios de eso nos muestren también lo que es su comportamiento con sus trabajadores. A mí me gustaría que los ganaderos que reciban recursos sean los que paguen sueldos justos y dignos, que tengan en condiciones humanas a sus trabajadores, con recursos y adelantos de hoy día”.
¿Subsidiando los
presupuestos sectoriales?

¿Se puede correr el riesgo de que la tendencia subsidiaria a los sectores que ha primado en el gasto del presupuesto regional e, incluso, estas últimas millonarias transferencias terminen por impactar negativamente en los presupuestos ministeriales para la región?
“Ese es el punto. Tú has dado en lo que, por lo menos para mí, es una situación que es preocupante. Es cosa de ver la cantidad de proyectos que se aprueban y a quién se les aprueba. O sea, hoy día tenemos un financiamiento muy paliativo respecto al déficit de financiamiento a nivel nacional. Es cosa de verificar. Existen muchos servicios que no reciben recursos del Estado y, finalmente, es el Gobierno Regional el que, con recursos regionales, tiene que subsidiar esto”.

Sierpe pone como ejemplo el caso de Salud, planteando que, a través del convenio de programación, se dotó de infraestructura hospitalaria de primer nivel, pero el sector no ha provisto de los especialistas necesarios para que la gente no tenga que seguir viajando a Santiago a atenderse.
Determinaciones
a nivel central
El consejero planteó que, independiente de la tendencia política de la actual administración, él ha tenido una actitud cooperadora. “Pero, lamentablemente, uno ve que una cosa es la confianza que se puede tener en una persona y otra lo que ésta termina haciendo. Es evidente la reforma política que hace falta en el país, porque la gente llega a la intendencia con un discurso y, a poco andar, uno ve como se va cambiando el lineamiento producto de las exigencias que se hacen a nivel central y terminamos opinando bastante diferente sobre lo que hay que hacer con la región y la gente va cambiando diametralmente sus puntos de vista”.

¿Está planteando que eso le pasó al intendente Storaker?
“Yo, primero, me alegré cuando fue su nombramiento porque a él lo conocí hace veinte años con un discurso absolutamente regionalista y bastante parecido a lo que uno piensa, en términos globales. El siempre ha tenido sus puntos de vista más empresariales y es legítimo que así sea. Sin embargo, yo confiaba –y sigo haciéndolo- en que él pueda hacer prevalecer eso. Pero, es complejo porque, finalmente, es la autoridad central la que se impone y determina qué es lo que hay que hacer”.

Sierpe alude a la reciente visita del asesor presidencial Cristián Barra, “quien vino -aparentemente- a exigir que se hagan cambios profundos y de eso ya se están viendo los primeros resultados de que hay gente que, de alguna manera, no tenía vinculación con los partidos políticos y tenemos algunas personas que han dejado la administración”.
Otro punto que hizo ver es que actualmente todo el manejo presupuestario está en manos de una sola persona, el jefe de la División de Análisis y Control. Reparó en todos los cambios que se han producido en la Dac y en otras divisiones como la Daf y al propia Unidad de Desarrollo Regional.
Un tercer reparo es que el gobierno de Piñera en Magallanes se ha limitado a administrar la línea de financiamiento e inversión que dejó la Concertación. “Estamos hasta reinaugurando las obras que fueron creadas durante el gobierno de la Concertación. Y, a casi la mitad de su período, uno hoy día echa de menos lo que se llamó las grandes inversiones que se iban a hacer con el Plan Magallanes, con inversión estatal y que hoy día todavía no vemos. Me gustaría ver decisiones de inversión nuevas, como el tema de Tres Morros, los caminos hacia la Península de Brunswick, generar otros hitos turísticos en la región, etc.”, señaló.

La Cámara Chilena de la Construcción expresó su inquietud por la calidad de los proyectos que está financiando el gobierno y reparó en que no hay nuevos convenios de programación.
“No tengo ningún vínculo con la Cámara de la Construcción ni con la CPC, pero parece que ellos tienen una opinión coincidente con la mía. De verdad, me hace falta escuchar por parte del Ejecutivo del Gobierno Regional los nuevos lineamientos en inversiones. La gran deuda también está en que ya estamos a 2012 y nuestra Estrategia de Desarrollo Regional terminó al 2010”.

¿Dónde estuvo la gran falencia en el tema presupuestario? ¿En la forma en que se estructuró y programó el gasto, en que las grandes licitaciones se concentraron en el último semestre, en que –como acusa el Gobierno- las constructoras no tienen capacidad?
“Creo que lo que ha sucedido acá es que, a pesar de que se nos viene anunciando desde 2010 que la inversión de 2011 iba a ser histórica, parece que, en realidad, no estábamos preparados para eso. Porque, en realidad, lo que hay que decir claramente es que nunca en el programa de 2011 se hablaron de estas transferencias. Hoy día estas transferencias se están haciendo única y exclusivamente porque tenemos alrededor de 28 a 30 mil millones de pesos que gastar y lo tenemos que gastar antes del 30 de diciembre. La única manera de generar gasto es recurrir a dichas transferencias, porque éstas se aprueban un día lunes y ya el martes aparece como gasto que tú puedes sumar. Entonces, así es bien fácil llegar a la meta, pero –reitero- el problema es la eficiencia”.
Para Sierpe, existen otras formas de enfrentar el problema y, si se debe gastar, que el Ejecutivo reconsidere en qué va a invertir esos dineros.

¿La salida de la jefa de la Unidad de Desarrollo Regional ayuda o no a superar esta situación?
“Creo que no vamos a saber de esta situación hasta no saber quién la va a reemplazar… Me parece que el manejo de esa unidad no ha sido el adecuado y espero que llegue una persona allí que pueda, de alguna manera, generar las competencias que se necesitan y que pueda revertir el nivel de la inversión y de las preocupaciones que tiene esa unidad tan trascendente”.