Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Damnificados por céntrico incendio:“Dios nos ayudó, éste fue un milagro”

Pese a que el fuego partió en la parte posterior del inmueble compartido con La Tabla Restobar, el establecimiento de
artículos de librería y regalos resultó con daños menores.

Por La Prensa Austral Miércoles 16 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
23
Visitas


Elizabeth Osorio lleva 10 años al frente de su local Betycel, de Bories Nº636, que da trabajo a cuatro personas, además de los negocios que tiene en las galerías Palace y Caracol Austral. Su negocio nunca había vivido un siniestro y esta vez resultó afectado por el humo y el agua, a raíz del voraz siniestro que el lunes se declaró en el pub La Tabla, cuyas instalaciones quedaron reducidas a escombros.

Esto ocurrió justo cuando se aprestaban a atender los pedidos para el próximo año escolar. El incendio partió en la parte posterior del inmueble compartido con La Tabla, y en cuya cocina se localizó la zona focal.

Ella da gracias a Dios que su tienda no resultó tan afectada, porque el fuego llegó hasta detrás de sus murallas: “Dios nos ayudó, éste fue un milagro, nos quedamos en una burbuja aquí”. Una chocolatería y una zapatería contiguas no registraron daños.

Gran parte de su mercadería era botada ayer a la basura, junto al encargado de la compañía de seguros. La propietaria de Betycel señaló que no existe ninguna preparación para afrontar un hecho de estas características: “Es una pena no más y a trabajar de nuevo, a salir adelante, a limpiar, a despejar, a cerrar, a sacar todo; hay mucho olor acá”.

Además de tener que reponer toda la mercadería perdida deberá hacer una reparación mayor al interior, al encontrarse todas las paredes afectadas por el agua. Ella espera que una vez resuelto el tema de los seguros puedan empezar a funcionar nuevamente.

Esto le tomará alrededor de un mes, en el cual deberá cerrar provisoriamente sus puertas, y ahí estarán las mayores pérdidas.

Lo que no se vio

La magnitud de este incendio afectó con mucha fuerza a Nelson López, propietario del inmueble que arrienda a diversos locatarios. En su segundo y tercer nivel, ubicados sobre el pub La Tabla, había un departamento antiguo de grandes dimensiones que el dueño había refaccionado recientemente. Este incluso estaba listo para ser arrendado por un abogado. Gracias a las facilidades dadas por Elizabeth Osorio, La Prensa Austral pudo constatar los daños causados por el fuego en dicho departamento.

En su caso, se mostró afortunada y sin palabras de agradecimiento para los bomberos, “porque gracias a ellos yo tengo mi local parado. Voy a poder seguir trabajando, yo tengo muchos gastos”, expresó.