Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Denuncian “matanza legal” de caballos salvajes en la estancia Yendegaia

La cacería se estaría realizando en los terrenos del predio, ubicado al sur de Tierra del Fuego, que el empresario
estadounidense Douglas Tompkins “donó” al Estado para hacer un parque nacional.
El Ministerio de Bienes Nacionales paralizó la recepción de las 38 mil hectáreas, cuyo traspaso simbólico se realizó
el 4 de enero de este año, en presencia del entonces Presidente Sebastián Piñera.

Por La Prensa Austral Viernes 4 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
82
Visitas


El Ministerio de Bienes Nacionales no descartó paralizar la recepción de los terrenos de la estancia Yendegaia, de 38 mil hectáreas y situada al sur de Tierra del Fuego. Todo esto hasta que los donantes del predio no aclaren la suerte de unos 600 caballos salvajes que estarían siendo brutalmente cazados.

Así se lo hizo saber anoche a “Chilevisión Noticias” el propio ministro de la cartera, Víctor Osorio, al ser consultado por el tema, del cual dijo no tener conocimiento.

El terreno era de la Fundación Yendegaia, ligada a la Fundación Pumalín, del empresario estadounidense Douglas Tompkins. Este último decidió donarla al Estado para crear un parque nacional y el 4 de enero de este año el ex Presidente Sebastián Piñera recibió simbólicamente los documentos del traspaso, y entre los documentos había uno que pasó colado: un contrato firmado en julio de 2013 entre la fundación y el cazador Miguel Serka Romero para que cacen y retiren del lugar a los “animales bravíos”.

La justificación es que los caballares y vacunos del lugar han perdido su característica de animales domésticos, generan daño en el ecosistema, dañan la flora y transmiten enfermedades a las especies propias del lugar.

El empresario y criador de equinos Andrés Cox denunció que no se está haciendo arreo “se está haciendo uso de lo que el contrato dice, cazándolos y cazándolos con medios que son inaceptables, enredándolos en mallas y redes de pesca”.
El ex cuidador del lugar, José Alvarado Machuca, ratificó la denuncia, señalando que les tiran dardos que traspasan por completos los caballos. “El hombre, creo, que hace más daño que el caballo”, reflexiona el baqueano.

Paralizan recepción de terrenos

El predio, pese al contrato de traspaso, aun no es oficialmente del Estado pues la tramitación dura varios meses y ahora está paralizado desde que el ministro Osorio se enteró de este dramático detalle.

“He tomado en conciencia la decisión de interrumpir los actos administrativos para consumar la firma del contrato de donación mientras no tengamos una respuesta de la Fundación Yendegaia en relación a esta materia que puede con razón ser causa de preocupación”, dijo el ministro Osorio.

Como aún no ha concluido el proceso de recepción de tierras, existe una confusión respecto de las responsabilidades en uno de los pocos lugares en el mundo donde habitan manadas de caballos salvajes hace más de 60 años.
El ministerio requirió información a la Fundación, pero las respuestas hasta el momento no han sido satisfactorias.

Exterminio brutal

Testigos que han visitado la zona de Tierra del Fuego cuentan que el cazador utiliza redes pescadoras, ballestas con dardos y hasta perros para atraparlos. Todo con el motivo de controlar la población de caballos. Es así como los animales quedan fracturados o mueren por sus graves heridas.

Chilevisión se contactó con la Fundación Yendegaia y la respuesta ante la denuncia fue que todo estaba en conocimiento del Servicio Agrícola y Ganadero y del Ministerio de Bienes Nacionales.