Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

Desde mañana estará a la venta “Blindland” el disco debut de Pusher

– Nueve canciones conforman esta placa que será presentada oficialmente el jueves 9 de junio a las 22 horas en el Pub Suizo (Croacia 624).

Por La Prensa Austral Domingo 24 de Abril del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
20
Visitas


Este es un disco que debe enorgullecer a la “metal militia” magallánica. Blindland -el álbum debut de Pusher- fue esperado más de un año luego de las prometedoras actuaciones de 2009, donde sorprendieron con una afiatada puesta en escena y un sonido speed y power metal, incorporando algunos elementos del metal progresivo.

Tanta convicción y oficio no deberían sorprender ya que figuran dos personajes conocidos de la escena local: Ricardo Navarrete Silva (Maledictis, Diadems) en voz y guitarra más Christian Vivar Flores en batería (Vástago, Destierro, Maledictis, Diadems) quienes forjaron a Pusher desde la mitad de los años 90, llamándose en aquel entonces Shine Within.

A ellos se sumaron en 2008 Jonathan Albornoz Hernández en guitarra principal y en 2009 Javier Campos Cárdenas en el bajo.

Fueron años de diversas alineaciones, frustraciones y circunstancias que no permitieron concretar el proyecto. Pero en 2008 el trabajo de Pusher comenzó a dar frutos tras la asociación con el técnico en sonido Carlos Meneses Caballero, pieza clave en la producción de Blindland.

La grabación partió en julio de 2009 en los estudios “2 on 2” -la sala de ensayos de Pusher- en un proceso que demandó mucho dinero y sacrificio para la construcción del estudio y su implementación con el apoyo y la asesoría de Meneses.
Seguros de la calidad de sus canciones, querían un sonido de nivel profesional, lo que se daría luego de conocer al ingeniero Javier Ratto Anduaga. Con el master de la grabación se fueron al estudio Ratto Pro en calle Maipú 978 donde trabajaron por seis meses haciendo la edición y la masterización.

El resultado es un álbum agresivo y técnico en la línea del trash, speed y power metal, con un sonido propio y una composición muy inspirada a lo largo de nueve cortes potentes, con líricas que abordan las luchas personales, las creencias y el abuso de poder.

Riffs enganchadores de guitarra, voz raspada, solos de guitarra intensos y vertiginosos, más una sección rítmica (batería y bajo) muy técnica son algunos de los atributos del disco, los que lograron resaltarse más aún con la post producción en el estudio Ratto Pro.

Tras la partida de Christian Vivar por motivos familiares, se incorporó el baterista Claudio Muñoz López quien lleva varios meses tocando con la banda.

Desde mañana el disco estará a la venta en la disquería Mad Music (Bories 593) al valor de $5.000, mientras que el concierto de presentación oficial se realizará el jueves 9 de junio a las 22 horas en el Pub Suizo (Croacia 624). Más información en www.facebook.com/pages/PUSHER/24978861606
Comentario tema por tema

Blindland: Da el nombre al disco y además lo abre con una melodía electrizante y potentes rítmicas en una introducción instrumental. Es una canción dura de medio tiempo y de fuerza en los coros, destacándose una parte progresiva con estrofas limpias sin distorsión, seguidas de una sección instrumental muy lograda.

See a dream beside me: El riff galopado y afilado lo dice todo: Prepárate a morir. Corte muy intenso que sorprende con otra intro que supera los dos minutos, evidenciando el oficio en la composición de este cuarteto. Los ritmos acelerados, el doble bombo y el riff sin piedad son protagonistas innegables en un tema oscuro hecho para azotar el cráneo.

Sharing all your fears: Comienza de forma notable al estilo de una metal ballad muy clásica (años 80) con cuerdas pulsadas y guitarras acústicas, que te hacen mirar el horizonte. Luego viene un riff con un palm mute electrizante (a lo “The call of Kthulu”) en una canción muy heavy con un coro enganchador de tinte más progresivo.

Forgetting words: Otro golpe directo a la cara con riffs brutales y una letra que ataca la manipulación de los que están en el poder, en una canción que va directo a los sesos. Acá se destaca una armonía doble o paralela en una parte instrumental al igual que la sección de solo que es muy técnica tanto en la guitarra principal como en el ritmo de acompañamiento.

The reasons of a new awakening: Volvemos al metal de medio tiempo con un corte muy poderoso y de características épicas reforzándose con una lírica centrada en las luchas personales. También hay un enfoque progresivo con un extenso solo seguido de una sección instrumental con armonías de guitarra.

The ancient gambler: Con esta canción Pusher anticipó hace un año lo que iba a ser su disco y fue como un machetazo en la cara, ya que éste -a mi juicio- es uno de los grandes temas del CD. Es la canción más rápida y asesina, contando la historia de un viejo y maldito apostador de cartas con el que no conviene jugar. Acelerados riffs de guitarra, una batería que no perdona y un coro enganchador son las ingredientes de este corte.

I knew about a tale…: Luego de la oscuridad viene la luz y así lo refleja este tema con arreglos más melódicos. Las líneas vocales son más alegres al igual que las guitarras, en un corte muy intenso y emotivo incorporando un mensaje esperanzador en las letras.

I stand by my faith: Una declaración de principios o un simple “ándate a la mierda” son la esencia de esta canción poderosa y dañina. Sus riffs son aplastantes al igual que la voz, sobresaliendo un gran trabajo en la batería con cortes y arreglos de mucha técnica.

A cycle of life (instrumental): Una canción importante que demuestra talento, oficio y convicción, ya que Pusher sabe incorporar elementos melódicos y técnicos a su música agresiva para lograr una progresión, sobre todo en este tema que comienza con una intro lenta y luego arremete con distintos riffs y secciones de armonías todo con melodías claras que te mantienen atento hasta el final.