Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Desórdenes juveniles inquietan a vecinos de plaza Progreso

Esta “invasión” nocturna se traduce en griteríos, insultos, botellas rotas,
desperdicios, fogatas y apagones de luminarias.

Por La Prensa Austral Sábado 12 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
25
Visitas


José, de 60 años, vive hace 30 en el barrio Croata, próximo a la plaza Progreso (entre Julia Garay Guerra y Ernesto Hobbs, y entre Sarmiento y Maipú) donde se ubicaba la cancha del Club Progreso.

El es uno de muchos vecinos que vivieron los efectos del desborde y aluvión del río de las Minas de marzo pasado, y con posterioridad vieron con muy buenos ojos la revitalización de iniciativas del municipio que se vieron retrasadas, como el mejoramiento de aquella tradicional plazoleta.

Sin embargo, aquella remodelación del parque ha convertido dicho espacio en un nido de jóvenes que llegan a ocasionar desórdenes e insultar a todo el mundo.

Incluso detrás de las tribunas abundan las cajas o envases de licores y basura.

Lo peor es que nadie les puede hacer nada, porque son menores de edad, e incluso también se puede ver a niñas. Estos grupos llegan al atardecer y frecuentan el lugar hasta las 3 ó 4 de la mañana. “Si uno llama a los Carabineros ellos se arrancan”, indica.

Otros vecinos mencionan una vez que estos muchachos cortan la luz del sector, y una persona que fue a preguntarles por qué ocasionaban daños en el lugar fue insultada con groserías de grueso calibre. Hay temor en los pobladores de que al ir a encararlos, estos adolescentes sean capaces de quebrarle un vidrio o romperle el auto.

Mala imagen

Está claro que se trata de elementos procedentes de otros sectores. Pedro González, quien reside allí por más de 36 años, señala que suelen trasladarse del parque de bicicletas de la Costanera, y llegan en grupos de 8 a 10 personas a beber a la plaza Progreso. Entre las 18 y 19 horas suelen congregarse en el lugar y se “toman” el parque, subiendo incluso a la techumbre de la multicancha a gritar, y cuya parte trasera la han rayado. Suelen quedarse hasta las 10 ó 12 de la noche y los fines de semana hasta las 3 de la mañana.

Laura Barría, otra residente del barrio, señala que estos adolescentes gritan, beben, rompen botellas y hacen fuego debajo de la gradería y a veces lo dejan prendido y se van. Esto no pasaba antes, e incluso han llamado a los Carabineros pero no han tenido respuesta.

Mejoras

Sobre los trabajos de mejora que se ejecuta en la plaza, Laura Barría, al igual que otros vecinos, se pregunta qué obras se realizarán allí, pues nadie les ha informado. Indica que “a veces van a trabajar y a veces no”, e incluso les da la impresión que se está desarmando la multicancha antigua.

Agrega que no se oponen a que haya una cancha, “pero que tenga vigilancia porque rayan todo, cortan el generador de luz de la multicancha y empiezan a beber y a hablar fuerte, que no dejan ni dormir a las 3 y 4 de la mañana”. Asimismo, faltan luminarias en Julia Garay, e incluso hay un poste que se enciende y apaga.

A su vez, González recuerda que antes estaba la cancha de fútbol del Club Progreso “que siempre se llenaba de gente, hacían competencia las juntas de vecinos, lo que ya se perdió. Ahora lo usa cualquiera y a veces cuando hay eventos en la Costanera y no hay estacionamiento nos vienen a dejar los vehículos acá”.

Al respecto, el ex concejal Antonio Ríspoli aclara que la Subsecretaría de Desarrollo Regional financia allí un proyecto para mejorar aquel espacio con juegos igual que la Plaza Sampaio, y hoy reparan la multicancha, en la cual además se cambiará el sistema de malla de los arcos. La idea es hacer algo similar a la Plaza Esmeralda.

Claro que para algunos vecinos no se justifica que se habla de una inversión de 63 millones de pesos, pues a lo más el proyecto costaría unos 15 millones de pesos, y desde noviembre no se ha hecho prácticamente nada.