Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Destacó el enfermero de la seremi de Salud, Eduardo Velásquez “Acá la hepatitis B tiene una prevalencia tres veces mayor que en el resto del país”

En el marco del Día Mundial contra la Hepatitis, funcionarios del Hospital Clínico de Magallanes participaron en una capacitación que feu realizada por la seremi de Salud en conjunto con la dirección del centro asistencial. La jornada contó con las ponencias del médico gastroenterólogo, doctor Stanko Karelovic, el infectólogo Rodrigo Muñoz y el enfermero Eduardo Velásquez.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 4 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
63
Visitas


En el marco del Día Mundial contra la Hepatitis, funcionarios del Hospital Clínico de Magallanes participaron en una capacitación que feu realizada por la seremi de Salud en conjunto con la dirección del centro asistencial. La jornada contó con las ponencias del médico gastroenterólogo, doctor Stanko Karelovic, el infectólogo Rodrigo Muñoz y el enfermero Eduardo Velásquez.
En la oportunidad, el enfermero Velásquez destacó que les interesa capacitar y potenciar al interior de los equipos de salud la problemática de la hepatitis B, que en la región tiene una prevalencia que es tres veces mayor que en el resto del país. “Esto nos plantea desafíos de educación, de vacunación, de formas de prevención”, remarcó.
Enfatizó la necesidad de disminuir los factores de riesgo que se disminuyen en parte por la educación de forma importante. Planteó que “en la medida que aumenta la prevalencia, también crece el riesgo del personal de salud que está en contacto directo con los pacientes”.
La hepatitis es una inflamación del hígado causada por un virus. Existen cinco tipos: los A y E que son transmitidos por consumo de alimentos o agua contaminados. Los tipos B, C y D que pueden ser adquiridos a través del contacto con sangre infectada, contacto sexual no protegido.
El médico gastroenterólogo, Stanko Karelovic, explicó que en el caso del virus de tipo B, que es mucho más frecuente, en una fase inicial la persona tiene muchos síntomas, las personas se ponen amarillas, pero la probabilidad de que se curen es alta. Hay un porcentaje entre el 15% y el 20% que son portadores y mantienen el virus circulando, principalmente por contacto sexual.
La del tipo C, en cambio, explicó, tiene la capacidad de burlar el sistema inmunológico. En un 80% y 85% de los casos el virus no desaparece y provoca daños en el hígado de forma permanente y en la mayoría de los casos provoca cirrosis. En este caso existe la necesidad de tratarlos. “Esto fue incorporado al Ges (Garantías Explícitas de Salud) y nosotros tenemos un tratamiento”, destacó. Sin embargo, reconoció que el procedimiento no es efectivo en la totalidad de los pacientes.
En la región el número de casos de hepatitis A y C en la región son bajos, En el primer tipo, durante el 2013, tuvo una tasa de notificación de 0,6 por cada 100 mil habitantes, es decir un caso. En el segundo tipo, fue de 2,5 por 100 mil habitantes, lo que se traduce en 4 casos.
“El problema más serio lo tenemos con la hepatitis B, frente a los 39 casos del año pasado y una cifra similar el 2012. Debemos educar a la población respecto a los factores de riesgos y la forma de prevenir. Esta enfermedad puede desencadenar una cirrosis hepática o en un cáncer hepático. De aquí la importancia del autocuidado”, puntualizó Eduardo Velásquez.