Necrológicas

Detenido con un kilo de marihuana confesó ser consumidor desde los 15 años

Encomienda llegó a nombre de su cónyuge. Mujer asegura que desconocía el actuar ilícito
de su pareja. El juez envió a la cárcel a Jorge Melo Baracán.

Por La Prensa Austral Sábado 11 de Junio del 2011

Compartir esta noticia
150
Visitas


A prisión fue enviado el hombre detenido con más de un kilo de marihuana, en el marco de un operativo de la PDI conocido como “Estrella del Sur”.

Jorge Melo Baracán, considerado por la policía como uno de los principales proveedores de droga en la región, fue formalizado ayer en el Juzgado de Garantía por el delito de tráfico sancionado en la Ley 20.000.

De acuerdo a lo expuesto en la audiencia, el sujeto de 55 años venía siendo blanco de seguimiento por parte de la policía durante varias semanas. La investigación había permitido establecer que Melo mantenía contacto con gente del norte del país, desarrollando el negocio ilícito a través del envío de encomiendas.

De esta manera, el pasado 6 de junio detectives de la Brigada Antinarcóticos de Punta Arenas coordinaron con colegas de la capital la diligencia que finalmente llevaría a la detención del imputado.

La encomienda había sido embarcada en San Bernardo, teniendo como destinataria la cónyuge de Melo. El paso siguiente fue sustituir la carga (864 gramos de marihuana) y preparar la entrega vigilada.

De esta manera, Jorge Melo fue detenido al momento de retirar la carga en Punta Arenas. Posterior a ello, se allanó el domicilio familiar en el Loteo Fermín Roca. Se encontraron al menos 6 bolsas con el alucinógeno (alrededor de 341 gramos), además de una balanza digital utilizada para la dosificación.

Tal como ocurrió al momento de la detención, ayer en la audiencia el imputado hizo uso a su derecho a guardar silencio.
El fiscal Eugenio Campos solicitó la prisión preventiva en base a la cantidad de droga incautada y a lo elevado de la pena (parte en 5 años). Por su parte, la defensa a cargo del abogado Ramón Bórquez rechazó la petición postulando la existencia de un delito de microtráfico.

Otros antecedentes dados a conocer en la audiencia indican que Melo (contratista de obras menores) reconoce ser consumidor desde los 15 años y que su cónyuge desconocía el actuar ilícito de su pareja.
Se fijaron 40 días para el desarrollo de la investigación.