Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Detienen a “carteristas” que atacaron a siete mujeres, pero fiscal decretó su libertad

Las víctimas confesaron su temor y preocupación luego que los autores no fueran formalizados.

Por La Prensa Austral Martes 6 de Septiembre del 2011

Compartir esta noticia
92
Visitas


Estupor e indignación eran dos elementos en común que ayer marcaban el estado de ánimo de parte de las numerosas víctimas de una banda de “carteristas” procedente de Temuco, Valdivia y Santiago, cuyos implicados fueron dejados en libertad ayer, a poco menos de un día de ser detenidos por la PDI.

Justo coincidiendo con septiembre, período en el cual aumentan las aglomeraciones de público y recrudece la acción de este tipo de delitos, la Brigada Investigadora de Robos (Biro) de la Policía de Investigaciones logró recuperar el domingo diversas especies, avaluadas en alrededor de un millón de pesos, que permanecían en poder del mencionado trío de antisociales.

Los implicados fueron detenidos alrededor de las 15 horas del domingo en una céntrica casa de pensión de la ciudad. Los tres tenían antecedentes policiales por hurto, e incluso sobre uno de ellos pesaba una orden de detención.

El comisario Luis García, jefe de la Biro Punta Arenas, señaló que tenían ayer siete delitos aclarados (seis por hurto y uno por robo en lugar no habitado) en los cuales participaron estas personas, los cuales llevaban en la región no más de 10 días. El “modus operandi” de los antisociales era frecuentar locales con alta afluencia de público como el patio de comidas del mall Espacio Urbano Pionero, restoranes, supermercados, el Madero Pub o la disco Kamikaze. Una vez allí, estudiaban a sus potenciales víctimas y en forma concertada las despojaban de sus carteras, especies o efectos personales aprovechándose de la confianza o el descuido con que actuaban.

De esta manera fue como se hicieron de una considerable cantidad de artículos con la intención de reducirlos, tales como ropa de marca, teléfonos celulares, prendas femeninas, carteras, zapatillas, un televisor plasma (adquirido minutos antes en ABCDin por una persona) y un data show, entre otras.

En libertad

El oficial indicó que su captura se logró gracias a que una víctima de su accionar llamó a la PDI desde el interior del patio de comidas del mall al darse cuenta que desconocidos le habían sustraído su cartera, dejada minutos antes en un asiento.

La posterior captura de uno de los implicados, el cual fue sometido a control de identidad, llevaría a establecer que había dos personas más que operaban con él, las que también fueron detenidas.

Se trata de Jonathan Jiménez (24), Marco Arenas (26) y Jean Paul Matus (22).

Pese a la contundente evidencia incautada que los incriminaba, en una decisión conjunta adoptada por los fiscales Fernando Dobson y Wendoline Acuña, los imputados fueron dejados en libertad alrededor de las 13 horas de ayer, al no contarse con los elementos suficientes para poder formalizarlos ante el Juzgado de Garantía. En todo caso la investigación prosigue su curso hasta recabar los antecedentes necesarios para llevar a los imputados ante el juez respectivo. Sólo Jiménez Treufo debió responder ante la justicia debido a que en su contra pesaba una orden de aprehensión por un delito cometido en el norte del país.

Dolor e impotencia

Entre las víctimas de los carteristas, el padre de la joven E.M.C. indicó a este medio que su hija perdió su cartera en la discotheque Kamikaze el sábado en la noche. Sólo se dio cuenta cuando se la sacaron, sin saber quien fue. En ella tenía sus celulares, su chequera y dinero, perdiendo 50 mil pesos y una tarjeta de crédito de una tienda.

El familiar se mostró asombrado por la cantidad de especies incautadas, ya que “es primera vez que veo una cuestión así”. Por ello, lamentó que pese a existir pruebas a la vista, los avezados sujetos quedaran en libertad. Estimó que si fueran juzgados en Santiago otro sería el resultado, pues allá “sería imposible que los dejaran libres”.

Asimismo, se mostró partidario de que pudiera dejarse constancia por estos delitos tanto en Carabineros como en la PDI, al suponer que ambas instituciones actúan coordinadamente.

En el caso de L.M.D., empleada, ella fue víctima el domingo de la sustracción de su cartera desde una de las mesas del patio de comidas de Unimarc en Bories. Sobre todo sintió mucho la pérdida de 150 mil pesos, que era parte de un préstamo que le había solicitado a su jefe “para comprar un autito”, y que destinaría a comprar víveres y unas zapatillas a su hijo. Al menos recuperó las fotos de sus hijos y su cédula de identidad, y alcanzó a bloquear sus tarjetas de crédito.

Por otro lado, lamentó que al ir donde un guardia para ver la filmación, éste le indicara que las cámaras del sector donde estaba no funcionaban.

Se mostró muy dolida como empleada a quien le cuesta ganar los pesos, e hizo la denuncia para que “por último paguen por lo que hicieron”. Ante el dolor de que alguien le sustraiga el fruto de su trabajo con el que busca darle bienestar a su hijo, señaló preocupante que antisociales como éstos anden sueltos.

La madre de otras de las afectadas, de iniciales L.V.R., señaló que a su hija y una amiga también les robaron la cartera el sábado en la disco Kamikaze: “ocurrió en cosa de minutos, estaban todas juntas (andaban sus dos hijas con tres amigas) y siempre dejan en un lugar la cartera y ellas bailan alrededor”. El hecho ocurrió mientras una de ellas fue al baño y tomó su cartera, en tanto el resto de ellas cometió la imprudencia de desplazarse un poco de sus pertenencias.

No alcanzaron a darse cuenta quién las robó. Su hija perdió 22 mil pesos y la amiga 80 mil en efectivo. A esta última incluso le había pasado algo similar la semana anterior en el mismo local.

La familiar calificó como algo terrible que liberaran a los implicados, y con desi-lusión expresó: “esto no es justicia, entonces cómo es la justicia, si los encontraron con todo”. No dejó de admitir su miedo al preguntarse “qué habría pasado si la hubiesen asaltado en la calle y le hubieran disparado o usado un cuchillo”.

La PDI hizo un llamado de prevención a las personas que decidan concurrir a un lugar de libre acceso público, para que no pierdan de vista sus enseres porque de lo contrario podrían ser víctimas de este tipo de delito.