Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Diputados magallánicos califican de “inaceptables” declaraciones del seremi de Hacienda Arturo Lillo

Carolina Goic (DC) y Miodrag Marinovic (independiente) criticaron la, a su juicio, descoordinación entre las autoridades, pues mientras algunas, como el ex subsecretario de Hacienda, Rodrigo Alvarez (actual ministro de Energía), reconoció los $4.200 millones como recursos de la región, otras, como Arturo Lillo, afirman que nunca le pertenecieron.

Por La Prensa Austral Viernes 14 de Octubre del 2011

Compartir esta noticia
64
Visitas


Bastante molestos se encontraban ayer los diputados de la zona, Carolina Goic Boroevic (DC) y Miodrag Marinovic Solo de Zaldívar.

Ambos parlamentarios se han caracterizado por su constante seguimiento del caso, desde el inicio, y por su férrea defensa de los dineros de la Región de Magallanes.

Asimismo, ambos, en contacto telefónico desde Valparaíso y por separado, coincidieron en calificar de “inaceptable” las declaraciones hechas por el secretario regional ministerial de Hacienda, Arturo Lillo Díaz, en entrevista con este medio de comunicación, publicada en la edición de ayer, donde afirmó que los $4.200 millones de Zona Franca “congelados” desde el año 2007 en una cuenta corriente del Estado, “nunca fueron de la región”.

El diputado Marinovic, indicó, sin embargo, que no le llamaba la atención lo manifestado por Lillo, “porque es un funcionario de gobierno”.

Asimismo, hizo un llamado al sentido común y a la “lógica de todos los magallánicos” sobre la base de preguntarse si, acaso, no parecía razonable que los recursos o ganancias que genera un instrumento legal y propio de la Región de Magallanes, como es la administración y explotación de Zona Franca, beneficie, precisamente, a esta zona.

La diputada Goic fue, incluso, más allá, pues reiteró su empeño en que -además de que se garantice la devolución de dichos dineros a Magallanes-, la ley se flexibilice para que éstos se puedan utilizar no sólo en financiar nuevas inversiones, si no, también, en obras y programas sociales, como lo es, por ejemplo, el programa Residencia Juan Pablo II de la filial Punta Arenas del Hogar de Cristo, el cual, debido al considerable déficit financiero de la institución, a nivel nacional, será una de las casas de acogida para adultos mayores que se cerrará.

“El ministro de
Hacienda no es Dios”

Además, el diputado Marinovic, en su particular estilo, manifestó que no concordaba con el ministro de Hacienda (Felipe Larraín). “El no es Dios y para eso Chile tiene Contraloría y otras instancias. Y como yo no dependo del gobierno, si no de la gente que me eligió, he recurrido a la Contraloría General de la República”. Ello, con el fin de que exista un pronunciamiento definitivo respecto de la propiedad de estos dineros, que se encuentran empozados desde hace cuatro años.

Sobre lo aseverado por Lillo en cuanto a que los $4.200 millones se generaron dos años antes de que se legislara sobre el destino del 28% de las ganancias brutas por la administración y explotación de Zona Franca, Marinovic manifestó que “ésas son ‘tinterilladas’ de las cuales la autoridad no debiera hacerse cargo. La lógica y la razón está por sobre las cosas leguleyas, que le buscan ‘la quinta pata al gato’. (Por lo tanto) No me quedo con lo que dice el ministro de Hacienda”, agregando que va a esperar que la Contraloría resuelva a favor de la Región de Magallanes.

“Lamento que se aproveche un resquicio legal para vulnerar el espíritu de la norma, que apunta a que esos dineros son regionales”, sostuvo.

Finalmente, Marinovic destacó la discrepancia que existe entre las declaraciones del seremi Lillo y las del ahora ministro de Energía, Rodrigo Alvarez, quien cuando ejercía como subsecretario de Hacienda, el año pasado, más de una vez afirmó que los $4.200 millones de Zona Franca pertenecían a Magallanes (ver recuadro).

Descoordinación y pinponeo de autoridades

La misma sorpresa causó en la diputada Goic, quien advirtió “la descoordinación y pinponeo que existe entre las autoridades de gobierno”, recordando que hace tres semanas y media el subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Flores, aseguró que en lo que queda de este año se entregarán mil de los $4.200 millones de Zona Franca a Magallanes, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). “Me sorprende que exista otra versión de parte del seremi de Hacienda”, expresó.

Al respecto, afirmó que cuando se modificó la Ley Nº20.320 de diciembre de 2008 que prorroga los incentivos para el desarrollo económico de las regiones de Aysén y de Magallanes, y de la provincia de Palena, y que modifica la Ley de Zonas Francas contenida en el DFL (decreto con fuerza de ley) No 2 de 2001 del Ministerio de Hacienda, en lo que se conoció como la Ley Goic, “siempre se entendió que el espíritu de esta ley era reconocer que estos fondos pertenecían a la Región de Magallanes”.

Dicha ley establece en su artículo 35, que “los montos que a partir del año 2009 pague la concesionaria de la Zona Franca de Punta Arenas, en virtud de lo que dispone el contrato de concesión firmado entre las partes, cederán en beneficio del gobierno regional de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, los que serán incorporados en la Ley de Presupuestos, partida 05, capítulo 72, programa 02, inversión regional Región XII”.

La parlamentaria concluyó, también, haciendo un llamado a las autoridades regionales a “que el esfuerzo esté en hacer la pega y no perderse en interpretaciones que confunden a la ciudadanía”.

Ex intendenta
Eugenia Mancilla

Por su parte, la ex intendenta democratacristiana Eugenia Mancilla Macías (2006-2008), aludida en la entrevista por el seremi Lillo, quien señaló que cuando ella, como primera autoridad regional, recibió estos fondos, lo hizo en representación del fisco, precisó que ello ocurrió así, porque en el año 2007 se celebró un contrato de concesión en base a uno existente del año 1977, “época en la cual no existían los gobiernos regionales. Por lo tanto, el intendente siempre era representante del fisco”.

La ex intendenta agregó que ese mismo año (2007), se depositaron los $4.200 millones en una cuenta corriente del BancoEstado, los cuales se ingresaron a Rentas Generales de la Nación, “(pero) a la espera del respectivo decreto presupuestario del Ministerio de Hacienda para que se incorporaran al gobierno regional”.

Asimismo, indicó que estos dineros debían ser devueltos a través de un programa de inversión regional, “similar al Fondema (Fondo de Desarrollo de Magallanes) e independiente al FNDR, que tiene la limitante de que año a año los recursos que no se utilizan son retenidos por el ministerio (de Hacienda), lo que afecta (negativamente) la eficiencia en el gasto”.

Por lo mismo, y frente al argumento que esgrime Lillo de que los mencionados recursos estaban desde antes de la promulgación de la ley que establece que el 28% de las ganancias brutas de la administración y explotación de Zona Franca son de la región, Mancilla manifestó que se trataba de “un subterfugio, de un tecnicismo, que jamás ha operado. De lo contrario, el gobierno no habría percibido ni un peso”.

Para la ex intendenta, el monto involucrado ($4.200 millones) puede ser el factor que ha detonado todas estas discrepancias y confusión, ya que “antes los pagos anuales se ingresaban al presupuesto del FNDR, a través de un decreto”, sin mayores dificultades (éstos son del orden de los 800 a 850 millones de pesos).

En opinión de Mancilla, las declaraciones del seremi Lillo obedecen, por una parte, a un “error conceptual”, ya que de acuerdo a las leyes de excepción, que se crearon para favorecer a las regiones extremas dadas su condición de tal, todos los ingresos que se perciban por concepto de exención tributaria (entre otros beneficios), deben pertenecer y beneficiar a éstas, como en el caso de Magallanes.

Finalmente, Mancilla expresó que lo aseverado por Lillo era un “error político”, pues siempre el Ministerio de Hacienda “ha sido reticente a entregar dineros a las regiones” y que para zanjar el problema, bastaba con la voluntad política del gobierno de restituir estos dineros.