Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

Dirigentes del Magisterio denunciaron que hubo presiones para que profesores no se sumaran al paro

La Escuela Juan Williams fue uno de los establecimientos que funcionó con absoluta normalidad.

Por La Prensa Austral Jueves 6 de Noviembre del 2014

Compartir esta noticia
9
Visitas


Para pedir respuestas al gobierno sobre la Agenda Corta, más de 250 docentes (de acuerdo a estimación de Carabineros) marcharon ayer en Punta Arenas desde la Plaza Don Bosco hasta la Plaza de Armas Muñoz Gamero. Esto significó que la mayoría de los colegios municipales no tuvieran clases: la misma situación se vivirá en esta jornada.
Los cinco puntos clave de la llamada Agenda Corta de los profesores, corresponden a la titularidad de quienes trabajan a contrata, un bono de incentivo voluntario al retiro, el descongelamiento del ingreso mínimo docente, poner fin al agobio laboral (Simce, evaluación docente, entre otros) y buscar una reparación a la deuda histórica.
De acuerdo a lo señalado por el Magisterio, “resolver la Agenda Corta es ayudar al proceso de reformas en este país. Este no es un paro en contra de la Presidenta o de la Reforma Educacional, es en apoyo a nuestras demandas, porque nosotros estamos por las reformas, pero necesitamos solución a nuestras demandas. Esperamos y tenemos nuestros teléfonos abiertos para reanudar el diálogo”.
Plantean que si no se solucionan sus demandas durante este mes, no servirá tener un buen acuerdo con el gobierno porque ya será tarde y muchos serán despedidos. “Insistimos, la reforma va a avanzar si resolvemos estos temas de la Agenda Corta”.
Sobre la adhesión al paro de actividades de este miércoles, Flor Oyarzo Paredes, presidenta regional del Colegio de Profesores, puntualizó que Magallanes es una de las regiones con mayor participación.
“En la provincia Antártica la adhesión es del 100 por ciento, en Tierra del Fuego del 100%, en Ultima Esperanza de un 81% y en Magallanes estamos sobre el 91%”, dijo Flor Oyarzo durante la marcha.
A su juicio es lamentable que como gremio hayan tenido que llegar a esta instancia y se mostró esperanzada de lograr los acuerdos necesarios que permitan deponer las movilizaciones.
Por su parte, la presidenta comunal del Colegio de Profesores, Teresa Bórquez, destacó el nivel de convocatoria, rescatando el ánimo de los docentes de los distintos establecimientos que se sumaron a esta movilización. “Los colegas que hoy se restan son por temores de no ser contratados nuevamente, porque una de nuestras demandas tiene que ver con la situación de quienes están a contrata”, subrayó.
Acusan presiones
En la oportunidad, los dirigentes acusaron la existencia de presiones en las movilizaciones, para que estos no se sumen.
Uno de los pocos colegios que no se sumó al paro de actividades fue la Escuela Juan Williams, donde la asistencia de los docentes alcanzó el 100%. Allí llamaron a los padres a enviar a sus hijos a clases porque se está funcionando con absoluta normalidad.
Consultada la directora de dicho colegio, Alma Alvaradejo Ojeda, por qué no se plegaron a la paralización, ésta respondió: “Cuando asumí el cargo manifesté a los padres y/o apoderados que ante este tipo de situaciones, sus hijos continuarán recibiendo educación de parte de sus docentes”, remarcó.
A través de un comunicado, la Escuela Williams informó que hubo una asistencia de alrededor de un 87% de estudiantes, mientras que la totalidad de profesores concurrió a cumplir con sus labores libremente, debido a que tienen un compromiso de trabajo en equipo con los menores y esto se refleja en su lema: “calidad y equidad para el desarrollo humano””.
La dirección del colegio precisó que “nosotros sí discutimos los temas gremiales y de la reforma, pero lo hacemos fuera del horario de clases, en nuestro caso ocupamos los consejos, como una manera de evitar que los niños y jóvenes se vean afectados en sus estudios”, enfatizó Alvaradejo Ojeda.