Necrológicas
  • Susana Barría Vigna

Dirigentes secundarios acusan a Carabineros de “uso desmedido de la fuerza”

– Asimismo, calificaron de “técnicas represivas fascistas” el proceder del Ministerio del Interior y de una “burla” la propuesta del Ministerio de Educación. También llamaron a la ciudadanía a unirse a la marcha del próximo martes, a partir de las 18,30 horas, desde la Diagonal Don Bosco.

Por La Prensa Austral Domingo 7 de Agosto del 2011

Compartir esta noticia
8
Visitas


Su total rechazo a lo que consideraron “técnicas represivas fascistas” por parte del Ministerio del Interior, así como el uso “desmedido de la fuerza”, por parte de Carabineros de Punta Arenas, durante la última marcha en demanda de una educación pública de mayor calidad -convocada a nivel nacional por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), y efectuada el jueves pasado desde Diagonal Don Bosco hasta la Plaza Benjamín Muñoz Gamero-, manifestaron ayer dirigentes del movimiento estudiantil secundario de la comuna, en conferencia de prensa realizada ayer, en la tarde, en el Liceo Juan Bautista Contardi.

“Manifestamos nuestra total desaprobación a las técnicas represivas fascistas que está aplicando el Ministerio del Interior, con Rodrigo Hinzpeter a la cabeza”, señaló Leonardo Tobar, alumno del Liceo Juan Bautista Contardi.
Afirmó, además, que durante la última marcha hubo, a su juicio, “un uso desmedido de la fuerza”, por parte de Carabineros.

“Escuchamos en la misma marcha: “Ahí está el del Industrial, ahí está el del Insuco, el del Contardi; atrápenlos”. Eso es una persecución tremenda”, dijo.

“Habían carabineros infiltrados. De hecho, a uno le sacaron su capucha y le encontraron elementos de Carabineros”, agregó Tobar.

“Además de los destrozos que hubo, no hubo más que la pintura en la intendencia que no corre por parte de los estudiantes. No nos hacemos responsables de eso, nos desligamos completamente”, prosiguió.

Radicalizan el movimiento
“El hecho que se haya radicalizado el movimiento, va de la mano con las respuestas que nos han dado los ministros, que son una total burla a las demandas que estamos exigiendo legítimamente: una educación sin fines de lucro y la desmunicipalización (de los establecimientos educacionales). Lo que quiere hacer el gobierno, por medio de superintendencias, es privatizar la educación”, señaló Tobar, finalmente.

Asimismo, los dirigentes indicaron que van a radicalizar aún más el movimiento, pero aclararon que ello no significa violentar.

“Jamás vamos a comenzar a agredir a Carabineros”, señaló, por su parte, Douglas Gallardo, del Liceo María Behety. “Lo que sucedió en la noche del jueves, fue un problema que escapó de nuestras manos, porque fue un movimiento aparte, que se generó al interior de la asamblea. Nosotros no planificamos lo que ocurrió”, añadió.

“Ninguno de los dirigentes estuvimos metidos en los desmanes que ocurrieron”, afirmó por su parte, Catherine Villegas, del Liceo Industrial. “Además, no puede compararse un rayado de pintura con la golpiza que le dieron carabineros a nuestros estudiantes, adentro de sus micros y comisaría. Una mancha en la pared no se compara con todos los golpes que recibieron. Nosotros, en ningún momento, violentamos físicamente a Carabineros”, agregó la adolescente.

“Queremos aclarar (además) que en ningún momento hemos llegado a un acuerdo con la intendencia. De partida, las reuniones que se establecen son conversaciones que no llevan a nada en concreto. Ya estamos cansados de que siempre sea lo mismo, de que siempre haya represiones, de que no haya un avance puntual (en la materia)”, afirmó, en tanto, Camila Lagos, del Colegio Punta Arenas.

Por su parte, Nicolás Saieh, del Instituto Superior de Comercio (Insuco), aseguró que personas que nada tenían que ver con el movimiento, que transitaban como peatones, también habrían sido agredidas por las fuerzas policiales, señalando que existe un video que lo demuestra.

Finalmente, Javier Ovando hizo un llamado a la ciudadanía a apoyarlos y unirse a la próxima marcha, convocada para el próximo martes 9, a las 18,30 horas, desde Diagonal Don Bosco hacia la plaza Muñoz Gamero. “La idea es que se convierta en un paro regional”, dijo.