Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Disfraces no inflamables y golosinas deben ser la preocupación de padres para Halloween

Informar a la comunidad las medidas que deben tomar en consideración para cuidar su salud y especialmente la seguridad de los menores, las autoridades sanitarias reforzarán las fiscalizaciones de locales y puestos de venta de confitería, disfraces y elementos decorativos de cara a la celebración de Halloween.
[…]

Por La Prensa Austral Martes 30 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
41
Visitas


Informar a la comunidad las medidas que deben tomar en consideración para cuidar su salud y especialmente la seguridad de los menores, las autoridades sanitarias reforzarán las fiscalizaciones de locales y puestos de venta de confitería, disfraces y elementos decorativos de cara a la celebración de Halloween.

Junto con inspeccionar los productos dispuestos en la Distribuidora Tío Rico, la seremi de Salud, María Isabel Iduya y personal del ente sanitario iniciaron la campaña que intensifica las fiscalizaciones a confiterías y locales de venta de elementos decorativos para Halloween que durante estos días incrementan las ventas de cara a dicha festividad.

Entre los aspectos que tienen que ser tomados en consideración al momento de comprar disfraces y todos los elementos que envuelven esta celebración, Iduya señaló que “los padres deben privilegiar la adquisición de productos en lugares establecidos y que cuenten con la adecuada rotulación e indicación de advertencia”. Luego enfatizó que se debe prestar especial atención a aquellos que requieran vigilancia de un adulto o que contenga piezas pequeñas y peligrosas para los niños, especialmente para los menores de tres años.

Iduya recordó que “el etiquetado debe contar con letra visible y estar en español” y que también “los juguetes deben estar fabricados de un material no inflamable”, enfatizando esta característica para los disfraces que se acostumbran en esta actividad, todo esto cumpliendo con el Decreto Supremo 114/2005 del Ministerio de Salud, sobre la seguridad de los juguetes.

Además del rotulado de los juguetes, Iduya afirmó que los padres deben poner especial atención “que los caramelos y dulces deben contar con un etiquetado que indique la información nutricional escrita en español y que los endulzantes y colorantes que contengan los productos deben estar permitidos por la autoridad sanitaria”.

Durante la inspección realizada al local de Distribuidora Tío Rico, en el centro de Punta Arenas, no fueron detectadas deficiencias en los productos que ahí se disponen, porque las autoridades continuarán con estos operativos durante los próximos días, invitando a la comunidad a presentar sus denuncias ante cualquier irregularidad o producto que no cumpla con estas especificaciones en la Oficina de Informaciones, Reclamos y Sugerencias (Oirs) de la seremi de Salud, ubicada en Balmaceda 661.