Necrológicas

Doctor Dante Hernández: “El ímpetu vital lo traía la María Alejandra”

El viernes último se conoció la conmovedora historia de María Alejandra Sáez Paredes, quien sobrevivió pese a todos los negativos diagnósticos médicos, debido a que pesó 427 gramos al nacer y midió 29 centímetros.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 20 de Noviembre del 2011

Compartir esta noticia
65
Visitas


El viernes último se conoció la conmovedora historia de María Alejandra Sáez Paredes, quien sobrevivió pese a todos los negativos diagnósticos médicos, debido a que pesó 427 gramos al nacer y midió 29 centímetros.

Hoy la menor tiene 12 años y mantiene una vida absolutamente normal, siento apoyada en todo momento por sus padres Miriam Paredes y Alejandro Sáez.

Uno de los pilares fundamentales para su recuperación fue el pediatra que la recibió el 11 de julio de 1999, Dante Hernández, quien manifestó sentirse enormemente orgulloso por su recuperación. “En el fondo es una satisfacción verla como está y haberla visto en algún momento cuando uno pensaba que era muy cuesta arriba su sobrevivencia”, remarcó el doctor.

Como explicó, sus primeros días luego de haber nacido fueron los más complicados, debido a que se le practicó un procedimiento especial al ser un “prematuro extremo”, permaneciendo internada en la Unidad de Neonatología del hospital regional. En este lugar los profesionales tenían muchas dificultades para, entre otras acciones, alimentarla, debido a que no mantenía vías venosas, debiendo suministrársele el alimento por sonda.

“Fueron muchas cosas que tuvimos que superar con ella y la verdad es que el ímpetu vital lo traía la María Alejandra”, enfatizó emocionado el doctor Hernández, quien agregó que, con el paso del tiempo y debido al estado de normalidad que presenta su paciente, hoy sólo debe controlarse dos veces al año.

Destacó, a su vez el pediatra, el trabajo de muchas personas e instituciones que hicieron posible la recuperación de María Alejandra, como el desarrollado por el Centro de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur, donde se trabaja con los niños “pre términos”, realizándoseles estimulación motora y sensorial.