Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

Durante 4 horas mecánico fue esposado a un fierro en cuartel PDI por una multa que había pagado hace 7 meses

Eran las 6 de la mañana del viernes 17 de octubre, cuando tres funcionarios de la PDI llegaron hasta su domicilio particular y procedían a la detención de Sergio Vargas Arcos, un mecánico de 34 años de edad. Sin conocer las razones del porqué era arrestado, fue trasladado hasta el cuartel policial de calle Errázuriz, donde por espacio de 4 horas y media permaneció esposado a un fierro, sin siquiera poder ir al baño. Recién a las 10,30 horas un detective le explicó que su detención obedecía un mandato judicial por el no pago de una multa ascendente a 2 UTM, por el delito de manejo de vehículo motorizado en estado de ebriedad, hecho cometido en septiembre de 2013.
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 22 de Octubre del 2014

Compartir esta noticia
57
Visitas


Eran las 6 de la mañana del viernes 17 de octubre, cuando tres funcionarios de la PDI llegaron hasta su domicilio particular y procedían a la detención de Sergio Vargas Arcos, un mecánico de 34 años de edad. Sin conocer las razones del porqué era arrestado, fue trasladado hasta el cuartel policial de calle Errázuriz, donde por espacio de 4 horas y media permaneció esposado a un fierro, sin siquiera poder ir al baño. Recién a las 10,30 horas un detective le explicó que su detención obedecía un mandato judicial por el no pago de una multa ascendente a 2 UTM, por el delito de manejo de vehículo motorizado en estado de ebriedad, hecho cometido en septiembre de 2013.
En ese momento la indignación de Sergio Vargas Arcos creció de intensidad debido a que en el acto demostró que la supuesta multa impaga había sido cancelada el 14 de marzo de 2014, vale decir siete meses antes de que el Tribunal despachara la orden de detención.
Pese a lo anterior, Vargas debió esperar una hora y media más para que el Juzgado de Garantía de Punta Arenas decretara una contraorden al personal aprehensor de la PDI, para recuperar su libertad.
El mecánico afectado llegó hasta La Prensa Austral para hacer público su malestar por este mal procedimiento policial, donde, hizo hincapié, “fui tratado como un verdadero delincuente”.
Pidió a los tribunales ser más cuidadosos al momento de despachar las órdenes de arresto y los instó a revisar sus procedimientos, para no afectar a personas inocentes.