Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia

El avance armamentista estadounidense tuvo su despliegue en Punta Arenas

Lo último en innovación bélica norteamericana se paseó por las tranquilas aguas del estrecho
de Magallanes, pudiendo ser apreciado por los impresionados magallánicos.

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
9
Visitas


Difícil de ignorar, la imponente figura del buque de asalto anfibio “USS America”, una de las embarcaciones más nuevas de la marina estadounidense, captó las miradas de todo el que pasara por la Costanera y sectores altos de la ciudad durante su permanencia en las aguas del estrecho de Magallanes.

En el marco de su viaje

inaugural, que tiene por objetivo reforzar el giro de Estados Unidos en el Pacífico, además de la realización de diversos ejercicios militares, la impresionante nave hizo gala de todas sus capacidades, la más impresionante de todas, acoger en su pista de aterrizaje al todavía más vistoso MV-22 Ospray, un avanzado transporte de rotores inclinables que combina características y habilidades de un avión y un helicóptero a la vez.

La Prensa Austral tuvo el privilegio de conocer una de las joyas de la armada norteamericana que, junto con lucir su capacidad combinada para realizar vuelos verticales y horizontales con velocidades muy superiores a las de un helicóptero normal, también tuvo la misión de trasladar hasta el buque a las autoridades que visitaron la región, entre ellos, el embajador de Estados Unidos en Chile, Michael Hammer, y el secretario de la Marina de Estados Unidos, Ray Edwin Mabus.

Calificado como “la plataforma del futuro”, por el contralmirante de la Armada estadounidense, Frank L. Ponds, el “USS America”, de aproximadamente US$2.500 millones fue concebido para la realización de misiones secundarias, según indicó el mismo Ponds, señalando que, por tanto, éste no se ubica en la primera línea del conflicto bélico, sino más bien, está pensado para la realización de causas humanitarias, restablecimiento del orden, entre otras, igualmente utilizado en misiones belicosas, tal es su lema: “Preparados para la guerra y para la paz”.

Si bien, algunos lo catalogan como un portaaviones, en estricto rigor no lo es, dado que su configuración no le permite, por ejemplo, recibir tanques o vehículos de guerra similares en su parte baja, como sí lo hace un típico portaavión.
No obstante, entre sus ventajas, destaca su impresionante capacidad, según menciona el capitán Christopher Mills, jefe aéreo del “USS America”: Podemos llevar hasta 32 helicópteros de rotor inclinable, aviones de caza tácticos y, al mismo tiempo, jets de despegue vertical”.

Llegó a la zona con alrededor de 1.400 efectivos, no obstante, tiene una capacidad aproximada de hasta 2.000 tripulantes en acciones habituales y de hasta 5.000 efectivos en situaciones de emergencia, siendo la encargada, durante su estadía en la región, de sostener a dos aviones MV-22 Ospray y otros dos helicópteros, MH-60S Seahawk.
No obstante, su tamaño –de 257 metros de eslora y 32 metros de manga- le permite albergar diferentes hangares para armamento bélico, además de una imponente cocina y comedores, salas de juego, un minimarket e, incluso una pequeña parroquia.

El pasado miércoles, el buque “levó anclas” para reiniciar su viaje por aguas nacionales tomando rumbo hacia el puerto de Valparaíso, donde el buque hará su próxima recalada y ejercicios militares. Posteriormente seguirá su camino hacia Perú, Colombia y Brasil, esperando concluir su ruta en San Diego, California.