Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

“El ejercicio de construir una memoria histórica sana está en desarrollo”

Personero llegó a Magallanes, para participar de la presentación del libro “Duro de matar”, donde
relata su vida política y experiencias, como sus seis años de exilio.

Por La Prensa Austral Sábado 13 de Septiembre del 2014

Compartir esta noticia
8
Visitas


El ex presidente del Senado y líder político del Partido Socialista, Camilo Escalona Medina, estuvo en Punta Arenas, con motivo de la presentación de su libro “Duro de matar”, escrito por los periodistas, Alvaro Peralta y Enzo Pistacchio.
El texto relata su vida política, su lucha por restablecer la democracia, además de experiencias como sus seis años de exilio.

– ¿Cuál es el sentido del libro “Duro de matar”?
– “El sentido del libro es rescatar el valor de la lucha por la democracia. Vivimos un tiempo en que hay mucho menosprecio hacia la historia reciente de nuestro país. Una fuerte subestimación a las dificultades que hubo para reestablecer en Chile la democracia. Y yo me he propuesto contribuir a rescatar los hechos como fueron, en este caso, a través de un relato biográfico, pero no es mi ánimo contar mi historia personal, sino que mi participación como actor político en el Partido Socialista en una etapa muy difícil y dura de nuestra historia reciente”.

– ¿Cree usted que puede haber una reconciliación en el país, luego de todo lo que sucedió?
– “Pienso que en nuestro país hay estabilidad institucional. Es decir, se logró lo más importante, dotar a la nación en su conjunto, de un sistema de convivencia que permite que las autoridades sean electas por voto universal, y no se ponen en duda esas elecciones. (…) Todo fue resuelto en la reforma constitucional de 2005. La disposición anímica respecto de los hechos del año 73, ya pertenece hoy a la conciencia de cada cual. Yo tengo una disposición al reencuentro, mi disposición anímica es rescatar la memoria histórica y tener el corazón abierto para trabajar por un Chile mejor. Eso corresponde a cada persona. Sin embargo, el proceso habido del 5 de octubre del año 88 en adelante, instaló la base institucional para que aquello fuera posible, que es el régimen democrático que actualmente tenemos en Chile”.

– En lo formal, existe una estabilidad institucional. Pero, cada 11 de septiembre, hay desmanes o actos como los ocurridos, que muchas veces son protagonizados por jóvenes que desconocen lo que en realidad sucedió…
– “Por eso mismo es el libro. Yo creo que los jóvenes que colocan petardos en el supermercado o en la estación del metro en Santiago, desconocen profundamente la figura de Allende. El no fue un ‘pone bomba’, fue un líder civil, que recorrió Chile innumerables veces haciendo pedagogía social. Aquí en Magallanes fueron testigos de ello, por eso me emociona estar acá, una tierra donde tantas veces estuvo Allende entregando su mensaje. Su proceso era construir una nueva sociedad en democracia, pluralismo y libertad. Es decir, todo lo antagónico a lo que sostiene la ideología totalitaria de quienes quieren derrumbar el Estado, porque pretenden instalarse a sí mismos en el poder. Esa concepción está en el polo opuesto del pensamiento político de Salvador Allende”.

– Cada vez que hay campaña electoral, se hace recuerdo de los hechos ocurridos desde el 11 de septiembre del ’73. ¿Cree que existe un aprovechamiento político al respecto?
– “Yo pienso que son hechos tan dramáticos, tan profundos, tan decisivos en la historia de Chile, que aquel que quiere sacar ventaja electoral no lo consigue. Creo que es inútil, porque son hechos que trascienden ese propósito. El año pasado, pese a que había campaña presidencial y parlamentaria, se hizo memoria. Algunos claro, exageraron y trataron de aprovecharlo, pero creo que el ejercicio de construir una memoria histórica sana está en desarrollo. Cuesta, ya van más de 40 años, y seguramente quedarán enfoques diferenciados de manera indefinida. Sin embargo, lo esencial, es que sepamos que cada cual tiene que aspirar a ejercer el poder en democracia, sin recurrir al uso de la fuerza”.