Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

El polémico paso por Punta Arenas del “principal operador político” de Piñera

Cristián Barra se reunió con exponentes de la Alianza regional

Por La Prensa Austral Domingo 23 de Octubre del 2011

Compartir esta noticia
44
Visitas


“Don Lucho, le habla Cristián Barra del Ministerio del Interior. Le quiero hacer extensivo un saludo del Presidente Piñera. El ha estado en cuatro oportunidades en la mina, preocupado siempre y su compromiso es que lo vamos a sacar lo antes posible…”.

Estas no fueron las palabras del entonces ministro de Minería, Laurence Golborne, durante el primer contacto telefónico con los 33 mineros atrapados en la mina San José.

No, fue parte de la conversación que, tras el referido primer contacto en agosto del año pasado, protagonizó en vivo y en directo para todo el país el que es conocido hoy como “el principal operador político” del Presidente Sebastián Piñera: Cristián Barra.

Quien fuera inicialmente nombrado Jefe de la División de Gobierno Interior de La Moneda, hoy realiza labores como Coordinador de Gobiernos Regionales y Provinciales”.

Y, aunque pocos en la ciudad supieron, lo cierto es que desde la semana pasada la intendencia comenzó a afinar detalles para la reunión que sostendría el intendente Arturo Storaker junto a otros exponentes de la Alianza con Barra.

La cita, que se verificó a principios de esta semana, reunió a Barra con Storaker, los gobernadores provinciales y los presidentes de la Udi y de RN, en la Casa de los Intendentes.

Previo a ella, se pidió a algunos aliancistas llevar una nómina con las personas de la Concertación que aún están en cargos políticos y/o de importancia en el organigrama regional.

El paso de Barra por Punta Arenas se enmarcó en un programa de visitas a regiones que busca responder a la solicitud formulada desde las más altas esferas de la Alianza: sacar de puestos revelantes a personas ligadas con la Concertación, en el entendido que por culpa de muchas de ellas el gobierno de Sebastián Piñera no ha lucido como debiera, existiendo la seria sospecha de que en varios lugares éstas están entrabando derechamente el accionar y la ejecución de las políticas públicas de la actual administración.

“Caravana de la muerte”
Por eso y como en algunos casos se registró algún ruedo de cabezas, se bautizó al periplo de Barra como “la caravana de la muerte”, en alusión al recorrido que realizó una comitiva del Ejército de Chile en 1973, encabezada por el general Sergio Arellano Stark, quien, por orden de Augusto Pinochet, tenía la misión de agilizar y revisar los procesos de los detenidos tras el golpe militar. El paso por varias ciudades del país de este grupo significó el asesinato de un centenar de opositores al régimen militar.

Aunque no fue el único tema que se trató, la permanencia de concertacionistas en el gobierno regional amparados por algunos seremis de gran relevancia e influencia en las decisiones del intendente habría llevado a Barra a decir: “Seremi que no es capaz de hacer cambios, seremi que tiene que irse”.

Polémica por visita
Como es su costumbre, Storaker conminó a los asistentes a mantener en absoluta reserva lo tratado en dicha reunión, lo que viene pidiendo prácticamente desde que asumió y que en más de alguna reunión de gabinete ha calificado como “cerrar la llave”.

Pero, sus palabras parece que no tuvieron efecto, ya que, previo a ellas, en esferas urbanas se sabía perfectamente que Barra venía a Punta Arenas y, producido el encuentro con el “principal operador político de Piñera”, el medio electrónico Diálogo Sur dio cuenta de él.

Esto revolucionó a “La Moneda chica”, sobre todo porque en dicho portal se entregaban antecedentes sobre Barra, los mismos que, cuando había asumido la referida jefatura en marzo del año pasado, fueron denunciados por parlamentarios de la oposición y por medios nacionales; sus fracasos comerciales y problemas con la justicia derivados de ellos, una demanda por hurto y prohibición de salir del país por deber la pensión de alimentos.
Los emisarios de siempre y hasta altas autoridades regionales habrían presionado para que dicha información desapareciera del ciber espacio.

Barra, ex candidato a diputado de RN por el distrito 49, fue contratado en La Moneda por un sueldo que en abril del año pasado figuraba en la página de Gobierno Transparente por casi $6 millones 700 mil. Esta cifra fue corregida en mayo y rebajada a poco más de $4 millones.

Su esposa Mónica Fuschlucher declaró en su momento que el cargo que ostentaba Barra en La Moneda no fue un premio de consuelo de Piñera y del senador Alberto Espina, sino que el propio Mandatario habría reconocido que era uno de los hombres más capaces que estaban en política. Luego, se supo que tiene sólo certificado de enseñanza media.

Consultado por Diálogo Sur, el intendente Storaker restó importancia a la reunión de Barra en Punta Arenas.