Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

El primer enfrentamiento Storaker-Marinovic

Hace una semana, se vio al aún seremi de Gobierno, Miguel Schweitzer, salir sonriendo de un céntrico hotel. Aparentemente había almorzado allí.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 5 de Junio del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
48
Visitas


Hace una semana, se vio al aún seremi de Gobierno, Miguel Schweitzer, salir sonriendo de un céntrico hotel. Aparentemente había almorzado allí.

Eso no tendría nada de particular conocido el gusto del vocero gubernamental por la buena mesa, sino porque iba junto al diputado independiente, Miodrag Marinovic.

Un par de minutos después, el parlamentario se reunía con el intendente Arturo Storaker, en una cita donde, entre otros temas, se habría abordado el cambio de gabinete. Marinovic le habría pedido conocer las ternas de las propuestas que elevará a La Moneda, de lo cual se habría excusado la nueva autoridad argumentando que ese viernes aún no las tenía definidas.

Hasta ahí los lazos entre Storaker y Marinovic se desarrollaban con la necesaria formalidad y dentro del estilo del intendente de dialogar con todos y no ser confrontacional.

Por lo demás, el propio Marinovic le había dado la venia a Storaker para ser gerente general de la Empresa Portuaria Austral (Epa), cuando quería sacarlo de la carrera para suceder a la entonces intendenta Liliana Kusanovic.
Pero, el miércoles de esta semana el diputado asestó al gobierno regional un gran golpe, al reunirse con el Ministro de Salud, Jaime Mañalich, y anunciar la solución para el Establecimiento de Larga Estadía para Adultos Mayores (Eleam), que había concentrado las primeras páginas y el creciente descontento de los trabajadores de dicho centro y de los familiares que esperan poder internar a sus ancianos en las dependencias que están más de un año sin ser ocupadas.
Las declaraciones de Marinovic irritaron a muchos a nivel local, pues echaron por tierra todo un trabajo silencioso que estaba realizando la intendencia en conjunto con la gobernación provincial de Magallanes para buscar una solución y poner en marcha dicho centro lo más pronto posible.

De paso, Marinovic hizo anuncios sobre la construcción del nuevo recinto hospitalario de Puerto Natales y sobre el pronto nombramiento del director del Hospital Clínico Lautaro Navarro.

Así, Marinovic les ganó el “quien vive” y se presentó una vez más ante la comunidad como el gestor de la solución de un problema concreto que afecta a las personas más vulnerables.
Esta maniobra motivó reclamos de la intendencia a Santiago y fuertes signos de interrogación respecto de cuánto poder e influencia tiene aún Marinovic, tras la crisis del gas que le valió un distanciamiento con La Moneda.
La intervención certera de Marinovic fue vista, además, como una medida de salvataje de su pariente María Soledad Solo de Zaldívar, quien está al frente del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) y había sido fuertemente cuestionada por su nulo rol en la búsqueda y consecución de una salida al problema. Entre otros, el propio senador independiente, Carlos Bianchi, había aprovechado el tenso momento para pedir que se asuman las responsabilidades y que dejen el cargo, entre otros, la coordinadora regional de tal entidad.
El control del Senama se presenta como una eficaz herramienta electoral, pues gran parte de la población que vota en Magallanes corresponde al estrato de los adultos mayores.

Schweitzer, ¿el inamovible?

Como si este impasse no fuera poco, el intendente sigue sin resolver otro problema: no ha podido remover de su cargo al seremi Schweitzer, ya que éste cuenta con poderosos padrinos que avalan su permanencia en Magallanes.
Claro está que Storaker no tiene la fuerza política para enfrentarse a ellos y que busca sortear el problema de la manera que le reporte el menor costo posible.

“Yo estoy bien. No me muevo de aquí hasta que no me ofrezcan algo mejor”, habría respondido el vocero de Gobierno cuando se le consultó hace un par de semanas por su situación personal al interior de la intendencia. Incluso, se le llegó a plantear que su nombre sonaba para reemplazar al gobernador de Ultima Esperanza, Max Salas, y éste habría replicado que era una locación que no le interesaba.

“Total, soy el seremi de Gobierno mejor evaluado en el país”, no se cansaría de vanagloriarse Schweitzer, cuestión que no deja de llamar la atención si se considera su desafortunada “perfomance” como vocero gubernamental cuando Liliana Kusanovic lideraba los destinos de Magallanes.

Es que detrás de la permanencia de Schweitzer en la seremi de Gobierno están el presidente nacional de la Udi, Juan Antonio Coloma, y la mismísima ministra Ena Von Baer. Incluso, algunos especularon que ésta habría echado pie atrás a su viaje a la zona -para el Centenario de Puerto Natales- como señal de molestia con el intendente, ya que éste dijo la semana pasada que, entre otros, quería remover al bronceado funcionario.
Además, la amistad con su padre, Miguel Angel Schweitzer, llevan al timonel nacional de RN, Carlos Larraín, a entender que el seremi requiere un cargo acorde con su distinguida familia.

Así, finalmente, ha trascendido que Schweitzer sólo daría un paso al costado si Storaker le asegura una asesoría o un cargo ad hoc en la Empresa Portuaria Austral (Epa). Esto, luego de que él mismo hubiera pedido ser nombrado gerente de esta compañía, cargo para el cual se le habría advertido que no tiene los títulos profesionales ni la experiencia que se exigen.

Lo curioso es que uno de los mayores oponentes al desembarco de Schweitzer a la Epa sería un ex compañero en la intendencia regional, el otrora jefe de gabinete y director de la Epa, José Miguel Cruz.

Gestión exitosa
A más de un mes al frente de la intendencia, Storaker no ha podido avanzar tan rápidamente como esperaba. Entre otros aspectos, porque los partidos de la Alianza no han sido capaces de proponerle ternas con profesionales que cumplan con su expectativa de imprimir mayor ritmo a la región.

Recién ha estado en condiciones de elevar un par de ternas a La Moneda.

La autoridad también ha tenido que enfrentarse a conflictos no esperados, como “la toma” de la Umag.
Pero, aquí sí articuló una estrategia que le resultó totalmente exitosa, al sentarse prontamente a dialogar con los estudiantes de la Feum y buscar y ofrecer posibles soluciones al petitorio estudiantil.

Storaker se preocupó personalmente porque sus interlocutores fueran asertivos, demostraran al estudiantado que ha sido y será significativo el aporte del Gobierno Regional al desarrollo de la Umag y que se la jugará como intendente porque se logre un arancel diferenciado que favorezca a los universitarios de menores recursos.

Así, esta semana, que se había agriado con la intervención de Marinovic en torno al centro de larga estadía para adultos mayores, terminó con el solaz del anuncio de que mañana se depondrá el paro estudiantil en la Umag.

Schweitzer y los otros problemas tendrán que seguir esperando.