Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Emocionados, chilenos en Río Gallegos votaron para las primarias de la DC

Bajo un calor sofocante, pero contentos con la oportunidad de poder, por primera vez desde territorio argentino, participar en una votación chilena, se mostraron ayer en Río Gallegos los compatriotas que decidieron participar en las primarias presidenciales de la DC.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 20 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
30
Visitas


Bajo un calor sofocante, pero contentos con la oportunidad de poder, por primera vez desde territorio argentino, participar en una votación chilena, se mostraron ayer en Río Gallegos los compatriotas que decidieron participar en las primarias presidenciales de la DC.

“Mi emoción es por mi país. Aunque uno haya vivido lejos, siempre lo siente cercano… Quiero volver a vivir allá, en Castro… ¿Votar en el exterior? Sí, sería totalmente bueno que se aprobara. ¡Claro que sí!”.

Así expresó ayer su emoción –la que le llevó, incluso, a derramar algunas lágrimas- Julio Segundo Villegas, tras emitir su sufragio en Río Gallegos.

Villegas llegó solo en una silla de ruedas hasta la sede de la Asociación Centro Chileno, ubicada en la avenida Presidente Néstor Kirchner.

Don Julio (de 58 años) fue uno de los 51 connacionales que viviendo en Río Gallegos y en Río Turbio supieron de este proceso eleccionario y decidieron con gusto y mucha emoción participar en él.

En el caso de Río Gallegos, sufragaron 41 personas, 21 lo hicieron por la senadora Ximena Rincón y otros 20, por el ex alcalde de Peñalolén, Claudio Orrego.

En Río Turbio, sólo nueve chilenos votaron: cinco lo hicieron por Orrego y cuatro, por Rincón.

Siempre conectados

En Río Gallegos, se habilitó una urna en la sede de la Asociación Centro Chileno, hasta donde con gran dificultad llegó, entre otros, Julio Villegas.

Tan interesado estaba en participar, que no permitió que su imposibilidad de caminar fuera un obstáculo para concurrir al lugar de votación habilitado en la capital de la provincia de Santa Cruz.

“Por mi condición, venir acá no es fácil. Tuve que esperar más de una hora alguna locomoción y no pasó ninguna. Así es que tuve que juntar mi platita para pagar un taxi y llegar acá”, contó.

El Magallanes pudo entrevistar a varios de los votantes, quienes coincidieron en expresar que, pese a vivir más de 20, 30 y hasta 40 años fuera del país, se sienten muy ligados a él, que su condición de chilenos la llevan marcada a fuego y que esperan que este primer ejercicio realizado por la DC sirva de aliciente para que los legisladores y el gobierno de turno retomen el proyecto de ley que permitiría a los compatriotas que viven en el exterior poder participar en las elecciones presidenciales, concurriendo a sufragar en los respectivos consulados de los países donde están viviendo.

La falta de propaganda y de difusión del proceso, tanto como el calor sofocante que reinaba fueron algunos factores que se esgrimieron para explicar por qué no fue más masiva la concurrencia.

Graciela Pavez (66 años) llegó a Río Gallegos en 1976 y se mostró muy contenta por tener la oportunidad de votar, así como Juan José Mancilla (67 años), quien lleva 29 años viviendo en dicha ciudad.

Ambos coincidieron en señalar que esperarían que las autoridades y los legisladores consideren realmente darle a los chilenos en el exterior el derecho a votar.

También entre los que concurrieron a sufragar fueron Luis Eugenio Reipán Silva (38 años) y su padre Luis Reipán Saldivia (58 años).
“Es una gran alegría”, subrayó Luis Reipán, quien dijo que, pese a estar 18 años viviendo en Río Gallegos, no se pierde la vinculación con Chile y que, aunque pueden algunos trasladarse a Punta Arenas para ir a votar cuando hay elecciones, ello toma más tiempo y cuesta más. Indicó que, por eso, sería bueno que todos los chilenos que están en el extranjero pudieran tener derecho a emitir su sufragio. “Siempre nos interesa todo lo que pasa en Chile”, señaló y admitió “cierta emoción” por haber podido participar en este proceso.

Lamentó que no haya existido mayor difusión de estas primarias, indicando que se enteró por un amigo que se podía votar en Río Gallegos y en Río Turbio.

Eliana Alvarado lleva 30 años viviendo en Argentina y estaba contenta con tener la oportunidad de votar porque por falta de dinero no ha podido trasladarse a Punta Arenas para hacerlo cuando se han registrado elecciones.

“Esto es importante. Agradezco a esta tierra que me acogió, pero uno siempre tiene su patria y mi patria es Chile”, remarcó.
Cristina Franco, quien hizo las veces de vocal de mesa junto a Constanza Gutiérrez, lleva nueve años en Río Gallegos y le encargaron coordinar el proceso.

“Poder votar es algo muy importante para la gente que está fuera de su país. Siempre estamos pendiente de todo lo que pasa y queremos ser parte del proceso de elección de nuestras autoridades”, señaló.

Rosalía Catelicán (69 años) es la madre de un connotado ex preso político ya fallecido: José Díaz.

“Estoy en Argentina desde que Pinochet me echó”, respondió jocosamente, para, luego, admitir con pena que tuvo que salir del país para proteger a su hijo, quien fue apresado a los 15 años y objeto de apremios y tortura.

“Todo eso me trae malos recuerdos”, señaló.

“Por eso, estoy muy agradecida de esta tierra que nos acogió, pero no me voy a olvidar nunca de mi patria y voy a ser chilena toda la vida, en las buenas y en las malas”, indicó.

Doña Rosalía dijo que estaba “contentísima” por la posibilidad de votar y que esperaba que esto sea un estímulo para que se apruebe el derecho a voto de los chilenos en el exterior.

También estaban contentos de poder emitir su voto Juana Caro (53 años) y Mariano Acuña (63 años). La primera señora lleva 36 años viviendo en territorio argentino y el segundo, 42 años.