Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Empresa sanitaria calificó de una irresponsabilidad rumor que advertía contaminación del agua potable

El seremi de Salud, Oscar Vargas, descartó esta situación señalando que realizaron
diversos análisis que permiten concluir que no hay riesgo sanitario.

Por La Prensa Austral Miércoles 9 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
150
Visitas


Como una acusación infundada, calificó Aguas Magallanes los mensajes detectados a través de las redes sociales que alertaron a la comunidad sobre la contaminación en el vital elemento con fecas de ratón. Este hecho fue desmentido categóricamente por la empresa sanitaria, Armada y la seremi de Salud.
Christian Adema Galetovic, gerente regional de Aguas Magallanes, enfatizó que el proceso de producción de agua potable cumple con toda la normativa sanitaria, siendo sometido a un estricto control interno y es fiscalizado periódicamente por la Superintendencia de Servicios Sanitarios y por el Servicio de Salud Magallanes, por lo que consideró una irresponsabilidad hacer circular un rumor absolutamente infundado.
En este contexto, señaló que son una empresa certificada. “Tomamos el agua de los ríos, de la laguna Lynch y del río de las Minas, la procesamos y la transformamos en agua potable”, reiterando que se trata de un proceso que está certificado y su laboratorio cuenta con una acreditación del Instituto Nacional de Normalización. “En la red tomamos muestras y verificamos que se cumpla con la normativa, por ejemplo que se cumplan con los niveles de cloro que impiden problemas bactereológicos”, se señaló.
A raíz de los rumores infundados que circularon por Internet, la empresa sanitaria estudia iniciar acciones legales, aunque sobre la marcha reconoció que resulta complejo determinar el origen de este mensaje para determinar responsabilidades.
Fiscalizaciones
En tal sentido, el secretario regional ministerial de Salud, Oscar Vargas Zec, planteó que parte de las funciones esenciales de su cartera, es la realización semanal de muestreos del agua potable desde diversos puntos de la red de abastecimiento, análisis bacteriológicos y fisicoquímicos, los que no han presentado ningún tipo de presencia de bacterias o de otro elemento que pueda representar un riesgo para la población de Punta Arenas.
No obstante, Vargas señaló que ayer profesionales fiscalizadores efectuaron una visita inspectiva a la planta de agua potabilizadora de la empresa sanitaria, la cual no presentaba ninguna situación anómala como presencia de roedores o indicio de los mismos, verificando que la propia empresa cuenta con un servicio de control de plagas para evitar la presencia de roedores. A su vez, se revisaron las mediciones que efectúa la propia empresa del agua potable, las cuales también estaban en cumplimiento de las normas. En forma paralela los fiscalizadores tomaron muestras de agua de la propia planta para su posterior análisis de laboratorio.
El seremi llamó a la tranquilidad a la comunidad, aclarando que el agua potable de Punta Arenas se encuentra apta para el consumo y, a su vez, invitó a la población a un uso responsable de la información que es difundida a través de las redes sociales.
La denuncia
A través de las redes sociales de Facebook y Twitter, se lanzó la advertencia sobre que el agua en Punta Arenas estaba contaminada con fecas de ratón aludiendo de que esta información habría sido obtenida de un comunicado de la Armada. En un par de horas la información fue compartida una decena de veces viralizándose a través de las redes sociales.
Frente a esta situación la comandancia en jefe de la Tercera Zona Naval, emitió un comunicado desmintiendo categóricamente su vinculación con la falsa información difundida. “La institución no cuenta con la capacidad técnica, ni le compete la función de efectuar muestreo y análisis de las aguas contaminadas”, enfatizó la Armada.
Planta de tratamiento
En relación al tratamiento que recibe el agua, Sergio Muñoz, gerente de Infraestructura y Operaciones de Aguas Magallanes, explicó que “se realiza un proceso de purificación completo, tiene la ventaja de pasar por una floculación (proceso químico en que con la adición de floculantes, se aglutinan las sustancias presentes en el agua, facilitando su decantación), sedimentación, filtración directa, más la desinfección que acredita que el agua es potable”.
Puntualizó que de acuerdo a la norma 409, el agua potable debe contener un mínimo de 0,2 milígramos por litro de cloro en los terminales intermedios y un máximo de 2. “Nosotros estamos entre 1,2 y 1,5, con lo cual aseguramos que en los extremos de la red tenemos agua lista para consumo”, sostuvo.