Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

En dos días adquirió artículos por $6,9 millones con cheques robados

Autor enfrenta desde ayer juicio por los delitos de falsificación
y uso malicioso de instrumento privado mercantil.

Por La Prensa Austral Miércoles 24 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
41
Visitas


Once cheques, en 48 horas, habría girado Rubén Darío Bustamante Barrientos, quien ayer comenzó a ser enjuiciado por los delitos de falsificación y uso malicioso de instrumento privado mercantil falso. La persecución penal se encuentra a cargo del fiscal Felipe Aguirre por hechos ocurridos en diciembre de 2009, luego que el acusado girara cheques de un talonario robado, falsificando la firma y utilizando el carné del titular de la cuenta.

Según la acusación, el 11 de diciembre de 2009 el acusado se habría dirigido a diversos locales de la Zona Franca, adquiriendo entre otras especies, una cámara fotográfica y dos computadoras portátiles. Luego, habría concurrido a la estación de servicio Copec en Avenida Bulnes, al llegar al pasaje Retiro, donde adquirió combustible por la suma de 834.400 pesos, compra que repitió durante la misma jornada horas más tarde, esta vez adquiriendo 1.600 litros de petróleo por 824 mil pesos.

Al día siguiente, Bustamante habría arrendado un vehículo, también cancelando con documentos fraudulentos, dejando incluso uno de estos en garantía, para posteriormente trasladarse en el automóvil rentado de nuevo a la Zona Franca, esta vez adquiriendo un computador de escritorio, y dos televisores avaluados en un millón de pesos.

Finalmente, el acusado se habría trasladado a un supermercado de la misma Zona Franca, donde llenó dos carros con diferentes productos, principalmente licores de diversa denominación, carne en distintos cortes y algunos juguetes, productos que sumaron más de 1 millón 133 mil pesos. Pero fue en esta oportunidad donde los nervios habrían traicionado al acusado, ya que la cajera debió hacerle el cheque de pago, ya que el acusado habría inutilizado dos documentos al tratar de confeccionarlos, lo que levantó las sospechas de la mujer, quien dio cuenta a la supervisora. Fueron éstas las que solicitaron la presencia policial en el local. La policía encontró en poder del nervioso comprador el talonario de cheques denunciado por robo, la cédula de identidad de la víctima y uno de los computadores personales adquiridos previamente.

Frente a tales antecedentes, el fiscal está pidiendo una pena de 5 años por nueve delitos de falsificación y uso malicioso de instrumento privado, además de una condena de 300 días por usurpación de nombre y una multa de 16 UTM (634.384 pesos).

Hoy se realizaría la segunda jornada de juicio, y se estima que esta tarde pueda conocerse el veredicto de los jueces Pablo Miño, Luis Alvarez y José Octavio Flores en torno a este caso.