Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Enardecidos clientes irrumpieron a la fuerza en Parque Cementerio durante exhumación

Nuevo procedimiento reveló que cripta de mujer sepultada en febrero pasado tenía 2 metros de agua. Aun cuando su marido
aseguró que la tumba pertenece a la etapa II, la seremi de Salud precisó que la sepultura corresponde a la etapa I,
cuyo sector permanece cerrado por presentar problemas de drenajes.

Por La Prensa Austral Jueves 25 de Agosto del 2011

Compartir esta noticia
59
Visitas


Un ambiente de extrema tensión se vivió ayer en el Parque Cementerio Cruz de Froward con ocasión de un nuevo procedimiento de exhumación solicitado por familiares respecto de una mujer fallecida hace 6 meses. El desarrollo de este proceso, de por sí doloroso, se vería marcado por una serie de otros elementos externos que detonarían una de las jornadas más agitadas dentro del conflicto generado por las tumbas inundadas.

Las emociones aflorarían ya desde temprana hora, luego que la Corte de Apelaciones de Punta Arenas acogiera una orden de no innovar contenida en un recurso de protección presentado por Jorge Benimelli, quien de esta manera pudo asistir a la exhumación de su esposa, a quien sepultó el 6 de febrero pasado, pocos días antes de que se supiera que los nichos estaban invadidos por las aguas.

Aun cuando -según Benimelli y otros asistentes- el sector a exhumar correspondía a la etapa 2, sobre la cual la autoridad sanitaria levantó en mayo la prohibición de funcionamiento, y pese a tener una mayor altitud, existían fundadas sospechas de que el agua llegara al nicho.

Esta resolución judicial fue la segunda de su tipo en favor de un reclamante defendiendo su derecho a presenciar la exhumación de su deudo. Y llevó a que un centenar de afectados por el mismo problema se diera cita a las 17 horas para acompañar este momento y protestar en las afueras del Parque Cementerio. Tres horas antes, Benimelli junto a sus dos hijos, en presencia de un inspector de Salud, ya había confirmado que las aguas afloraban a dos metros de profundidad, en tanto su esposa yacía a dos metros y medio.

“El ministro se burló”

La protesta se inició tímidamente con cuatro mujeres con pancartas a la orilla de la carretera. La llegada de otras personas en un bus aumentaría la temperatura a aquella hora de la tarde.

La creciente exaltación, a los gritos de “¡estafadores, estafadores!”, llevaría a algunos a agolparse en el portón de acceso. Estos pugnaron por abrir las rejas, siendo tal la presión que éstas cedieron, sin que los vigilantes ni el administrador Renato Marambio pudieran impedir que todos los manifestantes ingresaran al camposanto. En medio de duros epítetos hacia los representantes de la empresa, éstos se dirigieron hacia el área de la exhumación para poder apreciar las condiciones del terreno.

Sin embargo, a solicitud del propio Jorge Benimelli y del senador Carlos Bianchi (a quien el propio afectado solicitó su presencia en el proceso), los manifestantes finalmente se devolvieron a la salida del cementerio, para no afectar la realización del proceso.

Un grupo de ellos incluso interrumpió brevemente el tránsito de la Avenida Carlos Ibáñez del Campo.

Pasadas las 18 horas, el propio senador Bianchi, al abandonar el recinto, admitió la situación compleja del momento, e instó a no culpar a los trabajadores del cementerio por lo ocurrido. Por otro lado, criticó la actitud de la empresa: “esa sí que la castigamos y esa sí que la sancionamos, porque hoy día quedó demostrado que a 2 metros, en el lugar más alto del cementerio, se vuelve a encontrar agua”.

Por otro lado, el parlamentario indicó que el informe de Salud debiera decir que se encontró agua en la cripta, por lo tanto es un tema grave.

Bianchi hizo ver que si John Dick, gerente de la Inmobiliaria, se reunió el lunes con el intendente, ello obliga que la autoridad también reciba a los afectados, ante lo cual él lo llamaría.

Sin embargo, indicó que lo que más le preocupa es el ministro de Salud, quien “se burló” de los afectados y en esta situación no cumplió nada del compromiso que asumió, el cual incluía bajar los elevados aranceles de exhumación. “Por eso es que vamos a tomar toda la acción centralizada en el propio ministro de Salud, al igual que el intendente”, y a contar de la próxima semana intentará reunirse con el secretario de Estado.

Afectados

“Esto es un dolor en que ellos han jugado por años con la gente, ellos saben que no es un tema de lluvia, ni de riego, que dejen de mentir”, expresó Sandra Muñoz, madre del pequeño Claudio Monje, cuya exhumación el 15 de febrero dio origen a este creciente descontento, que ya suma a un millar de usuarios que reclaman contra el cementerio parque.

Jacqueline Vladilo, quien tuvo la penosa misión de exhumar a sus padres sin poder presenciar dicho acto, señaló que el dolor no tiene precio al recordar las indecibles condiciones en que recibió sus restos. Ante ello, solicitó “que se cierre el parque, y que el Estado se haga cargo y saque a todas las personas que están aquí, ya que quién lo autorizó es el Servicio de Salud, y que se dejen de lucrar con el dinero y el dolor de las personas”.

Versión de Salud

A las 19,57 horas, a través de un comunicado, la seremi de Salud, María Isabel Iduya, confirmó que funcionarios del Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi participaron en la mencionada exhumación. Ello, conforme a lo establecido por el sumario sanitario que efectuaron a la inmobiliaria y que obliga la presencia de personal de dicha autoridad en tales procedimientos.

Agregó que según resultados preliminares se encontró la presencia de agua en la cripta de la tumba exhumada, y que, a diferencia de la versión de los afectados, “dicha sepultura se encuentra ubicada en el sector Uno del cementerio, que aún permanece cerrado por presentar problemas en el drenaje y que la empresa debe subsanar de acuerdo a cronograma presentado”.

Resaltó que lo anterior reafirma que su medida adoptada, “de no autorizar la apertura de este sector, hasta no verificar el cumplimiento de todas las medidas instruidas en el sumario sanitario y del cumplimiento total del cronograma, fue acertada”.

Reiteró su compromiso de velar el cumplimiento de las normativas en beneficio de los deudos y de la comunidad.